Vivir para los demás

La frase de Einstein: “solo una vida vivida por los demás merece la pena ser vivida”, nos puede servir para reflexionar sobre la actitud de los demás y la nuestra propia.
Por un lado, resulta fácil traer a nuestra memoria personas conocidas, por haber dedicado su tiempo y su vida a los demás. También conocemos, cada uno en nuestro ámbito, personas que se dedican con generosidad a ayudar a los que tienen a su lado.

La felicidad se aleja de nosotros, cuando la perseguimos egoístamente, en cambio se nos acerca, cuando dedicamos nuestro tiempo y nuestra mejor sonrisa, a los que nos rodean.

Si cada día pensamos un poquito más en los demás, y un poquito menos en nosotros mismos, podemos estar seguros que estamos contribuyendo, a que nuestra sociedad esté siendo más humana.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *