Vídeo: el espíritu del Opus Dei

Muchos me preguntáis acerca del Opus Dei: cuál es su espíritu y como formar parte del Opus Dei.

Para que podáis tener una idea más clara, os dejo un video en el que San Josemaría explica que es el Opus Dei. Espero que os guste 🙂

Vota esta noticia

3 ideas sobre “Vídeo: el espíritu del Opus Dei

  1. Nuria, qué corto se quedó tu tío, de verdad. Y tu eres más que un trozo de cielo. He convivido muchos años con una Numeraria médico con esclerosis múltiple, cuánto he aprendido de ella. No es el momento de explicar, pero ahora tengo varias personas alrededor con Alzheimer, uno de los males de moda… Y se nota cómo el dolor y las limitaciones nos enseñan mucho de la verdadera vida en la tierra. Un abrazo, (Venezuela)

  2. Hola, me llamo Nuri; he escuchado las diversas opiniones que distintas personas tienen sobre el Opus Dei y quisiera dejar la mia:
    Tenia un tio Supernumerario del Opus Dei; durante mis años del “¿porque…?, que todos hemos tenido, le pregunté que era el “Opus”; el me contestó que era un grupo de gente buena que quería hacer el bien a los demás: se quedó corto.
    Seguí creciendo y adquiriendo experiencias, como el costearme los estudios universitarios, dando clases particulares por las tardes y estudiando de noche, en una ciudad lejana a la de mis padres.
    Soy fiel del Opus Dei, que es un camino de santificación en el trabajo profesional y en las circunstancias ordinarias de un cristiano.
    He desarrollado mi vida profesional (la que mi Esclerosis Múltiple me ha permitido), en paises de habla inglesa en el Tercer Mundo y en el Magreb.
    Ahora, mis piernas son las ruedas de mi silla eléctrica, mi modo de comunicarme con las amistades hechas en esos queridos países es mi ordenador, tuve que dejar el trabajo profesional a muy temprana edad y ahora vivo con mis padres (también del Opus Dei): mi padre con Alzheimer y mi madre con una gran artrosis esperando en la lista a que le toque poder ponerle una prótesis que le permita caminar. Entre los tres ayudamos a mis dos hermanos con dos hijos cada uno, que no “pueden”económicamente, por lo que no que da nada a fin de mes para contratar a una persona que nos ayude en las labores domésticas: luchamos por ser santos siendo “un hijo de vecino”más y confiando plenamente en la ayuda del Cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *