Urbi et Orbi

Urbi et Orbi Opus Dei

Leyendo y escuchando las reseñas sobre los mensajes del Papa, siempre se resalta más cuando habla de hambre, de paz, de enfermedad, de pobreza, … Pocas veces la prensa se hace eco cuando el Papa nos habla de la necesidad que tenemos de Dios y de buscarle y de tratarle con intimidad.

En el mensaje de ayer, es para pensar y para responderse individualmente, las preguntas referentes a si el hombre, en pleno tercer milenio, tiene necesidad de un Salvador. Sin entrar en profundizar mucho, lo dejo para , sólo me gustaría resaltar dos puntos: uno en el que nos anima a ser coherentes, diciéndonos que "tenemos que proclamarlo no sólo con las palabras, sino también con toda nuestra vida, dando al mundo testimonio de comunidades unidas y abiertas, en las que reina la hermandad y el perdón, la acogida y el servicio recíproco, la verdad, la justicia y el amor". Y por último, me recuerda al ¡no temáis a Cristo! de Juan Pablo II, cuando finaliza "¡Él es el Salvador del mundo! No temáis, abridle el corazón, acogedlo, para que su Reino de amor y de paz se convierta en herencia común de todos".

El Papa constantemente habla de amor. El amor a Dios y al prójimo van unidos, el uno sin el otro, para un cristiano, no se entiende bien.

Para leer las palabras del Papa ayer pincha aquí.

Urbi et Orbi
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *