Uno nunca sale indemne de un viaje al corazón del sufrimiento

Esta frase que recoge el título la tomé del libro de Maire de Hennezel. Suya también es el comentario que hacía a un enfermo: ¿Sabes, querido Bernard, que eres una de las personas que más cosas me ha enseñado? Te he visto vivir y luchar contra tu enfermedad, he visto cómo te transformabas. Me has demostrado que una persona puede mirar la muerte a los ojos y seguir viviendo y dándole sentido a su vida.

Uno nunca sale indemne de un viaje al corazón del sufrimiento
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *