Una web antiOpus

Hola, hola,
Estoy muy triste, el otro día deje un comentario (¡con buena intención!) y me he llevado una desagradable sorpresa. No lo has contestado. Trataba sobre la fiabilidad de la web ***.

Aún tengo la esperanza de que contestes.
Hasta pronto,Raquel No sé a qué comentario te refieres: recibo muchos de esa web. Como casi todos dicen lo mismo los leo en diagonal y los borro. Tal vez pensé que el tuyo era uno de ellos, porque no le presté mucha atención.

Sobre la web que me dices en tu correo te diré algunas cosas:
– Creo que, para conocer mejor a una mujer, no es lo más indicado preguntarle a su ex-marido, que no hace más que hablar mal de ella (algo parecido se puede decir de esta web).
– Pienso que lo mejor es no hablar de ella; hacerle el vacío, por eso he sustituido el nombre de la web por ***. Cuanta más publicidad se de a esta web es peor.
– He de confesarte que sólo me he metido en esa página una vez en mi vida (y durante menos de cinco minutos: más que suficiente). Y no creo que vuelva a hacer subir el contador de visitas de esa página.
– Los constructores de esa web son mis lectores más asiduos: me escriben mensajes sin cesar.

Supongo que lo que acabo de decir levantará polémicas, aunque no he dicho todo lo que pienso sobre el tema.
Lo siento, pero pefiero decir las cosas claras.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *