Un día con amigos y con la Virgen

Con un poco de retraso, hasta ayer no conseguí las fotos, intentaré hablaros del plan que tuvimos el martes pasado en Tajamar, aprovechando el día festivo que nos proporcionaba nuestro Patrón San Isidro Labrador.Un día con amigos y con la Virgen Opus Dei

Comenzamos algunos en Misa de nueve en San Alberto Magno, después desayuno departiendo qué progama utilizar para visualizar ficheros en formato PDF para las dichosas PDA's. A las once y media nos esperaba un duelo deseado de fútbol 7 con ánimo de revancha para algunos: Vallecas contra Filabres. En los últimos partidos tenemos comida la moral a los chicos de Filabres y esta vez no sería menos. En los momentos importantes se nota la veteranía de nuestro equipo y esta se impone claramente a la juventud de los rivales. A destacar la colación de Félix y Paco Pepe, para correr ya están Pablo y Mariano, la solidez defensiva de José y si encima añadimos el toque sutil de Santos y la plena sincronización de movimientos en los desmarques y la defensa zonal que impidieron llegar claramente a los dominios de nuestros porteros, seguimos utilizando ocasionalmente la táctica de al gol cambio. Al final se recurrió a lo de quién meta gol gana (había que comer) y lo metimos nosotros y ¡¡¡ganamos!!!.

Un día con amigos y con la Virgen Opus Dei

Mientras los mayores se divertían en un campo, en el otro tenía lugar otro choque mucho más divertido e interesante: el de los pequeños. El que escribe esto realizó labores de colegiado y la conclusión que saqué es que prefiero pitar a los grandes. El partido dio comienzo con un cinco contra cinco y negándose los niños -tajantemente- a que se les recortara las dimensiones del campo pues se sentían capaces de jugar en él. Con el tiempo fueron llegando más, en la medida que sus padres también lo hacían. En esta imagen se ve a Álvaro, Pablo, Álvaro Monje, Jesús y Mª Carmen y al fondo el otro equipo con César, Víctor, Cristian, Javito y Alberto, en diálogo con el árbitro (parecen tranquilos ¿verdad?, como cambian cuando hay un balón por medio). A estas edades, los chicos comienzan a ir dejando ver posibles rasgos de su carácter y las ganas por competir y ganar hasta en encuentros de "exhibición".

Entre medias nos dieron las doce, había que rezar el Regina Coeli. Tiempo muerto y propuesta a los peques para hacerlo: ¡¡¡sí!!!. Esto no me sorprendió nada, lo que me sorprendió es que se lo supieran -alguno es muy crío- y tengo que reconocer mis limitaciones de memoria, Alvarito finalizó con un Santa María esperanza nuestra asiento de la sabiduría, pues ruega por nosotros, añadí.

Con empate a tres en el marcador llegaron más amigos para la causa, en bloques de hermanos: Almudena, Rodrigo, Javier, Nacho (también dice que se llama Ignacio, Iñaki no), Edu, Andrés, Eva, Jesús, María, Koldo … Al final, el árbitro comenzó a tener algo de fatiga mental, además de arbitrar había que intentar que algunos se movieran algo y que otros respetaran las reglas de juego. Definitivamente el colegiado, después de casi una hora de juego, optó por una opción alternativa pensando en un pequeño, y creo que merecido, descanso: a tirar penaltis, mucho más sencillo de organizar … pero no, nada más lejos de la realidad. Se agradecen desde estas líneas la colaboración de los ¿porteros? Álvaro Monje, Koldo y Pablo Lorenzo jr. a la hora de colaborar cuando lanzaban los pequeñajos y estos coseguían hacer gol. Lo positivo de esto es un nuevo concepto de entretenimiento que aprendí y posiblemente una fuente para ganar dinero: el de árbitro-canguro.

A la vez, en los campos de arriba, las madres celebraban unos entretenidos partidos de voleibol, en equipo de tres contra tres. Sólo faltaba la arena de una playa brasileña para el marco de la depurada técnica que manejaban en saques y mates sobre la red. ¡Qué bien aprovecharon esos minutos! La carencia de medios técnicos de este blog, no permite adjuntar una crónica de lo sucedido exactamente, sólo algunas quejas del balón con el que jugaban por los golpetazos que recibía.

Un día con amigos y con la Virgen Opus Dei

Terminado el deporte, otro tipo de competición se aproximaba: el de la tortilla mejor hecha por padres. Lo consiguió Miguel Ángel Melchor, no se conoce exactamente el % de votos que obtuvo, pero la verdad es que todas estaban buenísimas y para aquellos que tenemos el paladar que hace a todo (o muy salado o muy soso para darnos cuenta de algo) todas merecían premio. Se acompañaron las tortillas con una barbacoa de carnes preparadas por Luis y Carlos, además de entremeses, ensaladas y ensaladillas y otros complementos culinarios cárnicos. Todo regado con diferentes tipos de bebidas, incluso agua.

Un día con amigos y con la Virgen Opus Dei
Después un ratito de tertulia y a continuación una romería a la Virgen. Esto es finalizar bien una jornada familiar entre amigos. Para este fin de semana está prevista otra romería a Buendía, ¡qué buenos recuerdos de juventud!
Un día con amigos y con la Virgen
5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *