Tolerancia con las diferencias

¿Por qué no pueden ser tolerantes con las diferencias entre los seres humanos? ¿Dividir y segregar es lo que predicó Jesús?
En el Opus Dei no se promueven divisiones ni segregaciones entre seres humanos, al contrario. Como miembros de la Iglesia, que es "comunión", los miembros del Opus Dei nos sentimos hermanos de todos los cristianos y de todos los hombres, y procuramos promover por todo el mundo que la gente ame a Dios y al prójimo.

Y sobre la tolerancia, me gustaría hacer algunas consideraciones. Entre las frases de Groucho dignas de antología está aquella de: “Señores, estos son mis principios. Si no les gustan, tengo otros”. Si eso es para ti la tolerancia…

Creo que son compatibles la tolerancia y tener convicciones. Tú tienes convicciones: si no, no habrías preguntado varias veces (y en ese tono). Pienso que hay que saber conjugar ambas cosas: convicciones y tolerancia, pues ésta última se basa precisamente en la previa existencia de convicciones opuestas o, más bien, de personas con convicciones opuestas: y es ahí donde tiene sentido la tolerancia. Porque si, al final, la tolerancia se convierte en ausencia de convicciones, lo que resulta es un relativismo absoluto… e intolerante porque no admite que la gente tenga convicciones. Y la ley de la selva… que al final se convierte en la ley del más fuerte, y eso es penoso. Si no hay valores, si la gente no puede tener convicciones, esa sociedad está muerta y acabará en manos del más poderoso, que dominará totalitariamente. Ya lo hemos visto, por desgracia, en el siglo veinte. De modo que, desde mi punto de vista, tolerancia y convicciones, no sólo no se oponen, sino que se complementan perfectamente.

Tolerancia con las diferencias
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *