Tumba y Resurrección de Jesucristo

Copio una noticia interesante relacionada con la que salió ayer: La Resurreción de Jesús

 

«una farsa publicitaria», afirma el arqueólogo judío Amos Kloner

Envuelto por el gran interés que producen las cosas relacionadas con Jesucristo, el año pasado National Geographic regaló al mundo el «evangelio de Judas» (que tenía poco de Judas y menos aún de evangelio), un texto gnóstico que dejó inamovibles los cimientos de la fe en Cristo.

Ha pasado casi un año y en todos estos meses hemos sido testigos de una persecución constante y aguerrida contra todo lo que dice cristianismo: desempleo de una azafata de la British airlines por portar un crucifijo, expulsión de una estudiante católica, belenes a la basura en España, moniciones a conductores cristianos de tv en Inglaterra, intolerencia (en nombre de la «tolerancia laica») hacia la opinión cristiana en temas éticos y sociales, exclusivas sacrílegas e innobles por un diario italiano… Y como coronamiento, precisamente en el periodo cuaresmal, Discovery Channel presenta el «hallazgo de la tumba de Jesús». Ya no les ha sido suficiente tratar de ir «talando» árbol por árbol; ahora, otra vez, se ha pretendido incendiar todo el bosque.
Se trata de una maniobra para vender

Muy poco le ha importado al canal que el arqueólogo judío de la universidad de Bar-Ilan y arqueólogo oficial del Distrito de Jerusalén, Amos Kloner, quien descubrió y supervisó las excavaciones de la tumba en 1980, haya declarado que la afirmación de que sea la tumba de Jesús «no esté basada en ninguna prueba y sea sólo una maniobra para vender». Obviamente la consideración del descubrimiento no se queda en la mera tumba sino en la afirmación de que las osamentas ahí encontradas sean las de Jesús y su familia.
Ciertamente el argumento no es nada novedoso. Ya la BBC había producido un documental similar 11 años atrás. La fantasía cinematográfica no ha sido menor, pero baste recordar aquella producción de hace algunos años («The body») con Antonio Banderas como protagonista. Llama la atención que sea Discovery Channel, cadena íntimamente ligada a la BBC y quien de ordinario no ofrece ruedas de prensa para anunciar los contenidos de sus series, quien se haya tomado la iniciativa. Hace un año la BBC se vio obligada a no reproducir la caricatura «Papa Town» donde se ridiculizaba al papado y la curia romana. El 14 de septiembre de 2006 la misma cadena fue, según Forum Libertas, la primera que empezó a difundir la tergiversación del mensaje pontificio en Ratisbona con las consiguientes repercusiones en el mundo musulmán. En octubre pasado el Daily Mirror publicó un artículo de Simon Walters donde el autor asegura, con base en declaraciones de un ex redactor de la BBC, que los ejecutivos de esta empresa están dominados por prejuicios anti-cristianos.

Contra Jesús es lo único que los une

Más allá del disfraz de «investigación científica» con el que se presenta el «hallazgo de la tumba de Jesús», está el considerar la intencionalidad de fondo. Cuando un trabajo está verdaderamente hecho por profesionales, periodismo e investigación deben llevar a la verdad; deben llevar a informar para aclarar las mentes de los que reciben el fruto serio de un proceso de trabajo y no para confundir con hipótesis que se aprovechan de la falta de preparación del auditorio y del morbo mediático que suscitan conferencias de prensa como la dada el lunes en Nueva York. Se aplica aquí aquello que escribió Guardini: «Es trágico ver que el mundo, desgarrado por el odio, se une por unos breves instantes contra Jesús». Seguramente que, como el «evangelio de Judas», sólo dejará con los bolsillos llenos a los implicados en la promoción y difusión de la serie.
Vota esta noticia