El sacerdocio en el Opus Dei

Hay un tema que me parece muy interesante, y me gustaría, si puedes, que expliques: aparte de sentir la llamada de Dios, algo esencial, ¿cómo son las formas para llegar a ser sacerdote de la Obra?

entre algunas cosas me refiero a cómo una persona puede ir a estudiar a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, etc. Creo que comprendes, pues se habla mucho de todas las formas de vivir la Obra pero poco como sacerdote. Es obvio, porque la institución es eminentemente laical, pero los sacerdotes están. Te agrdecería mucho que lo comentes.Un abrazo.

Dentro de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, asociación de clérigos intrínseca e inseparable de la Prelatura del Opus Dei, hay sacerdotes en dos situaciones bien diversas: unos están incardinados en la Prelatura (su ordinario es el Prelado del Opus Dei) y otros están incardinados en sus diócesis (su ordinario es el obispo diocesano).

Están incardinados en la Prelatura los miembros Numerarios y Agregados del Opus Dei que reciben la ordenación sacerdotal. Estos fieles de la Obra se ordenan para servir a la toda la Iglesia cumpliendo su misión específica, que normalmente les lleva a dedicarse a la atención de los apostolados del esta página, donde hay varias preguntas sobre el asunto.

La Obra es eminentemente laical, pero también es esencialmente sacerdotal, como parte de la Iglesia que es. El sacerdocio es absolutamente necesario en el Opus Dei. Cuando la Obra fue fundada, en el alma sellada por el carácter sacramental de San Josemaría, sacerdote joven, ya estaba esta dimensión imprescindible.

Sin embargo, en la Obra los sacerdotes no forman clase aparte, ni el hecho de recibir la llamada al sacerdocio se ve como una “coronación” de la vocación al Opus Dei: es otro modo de servir, que asumen con alegría.

Vota esta noticia
 

“Entregar la vida al sacerdocio es una cosa estupenda, maravillosa”

Entregar la vida al sacerdocio es una cosa estupenda, maravillosa Opus DeiArmando Lasanta se ordenó en 1990. Es párroco de Alberite, un pueblo de 2.000 habitantes en la Rioja.

(Testimonio extraído del folleto informativo "La alegría de los hijos de Dios" de Alberto Michelini)

Me ha hecho un gran bien el ejemplo del fundador del Opus Dei que siempre decía: lo primero, las normas de piedad, el trato con el Señor en la oración, la celebración de la Santa Misa, el cuidar los pequeños detalles en el trato con las personas, la asistencia a losenfermos… He aprendido de él la importancia de estar siempre alegre, de transmitir optimismo, de ser positivo en medio de las contradicciones de la vida. Todo es para bien, decía y él mismo era maestro del buen humor.

Otra gran inquietud que también he heredado de su experiencia es buscar vocaciones sacerdotales. Ayudar a que los chavales, los jóvenes, descubran que, si Dios les llama, lo que dé sentido a su vida puede ser entregarse a Dios a través del sacerdocio. Hacerles ver que entregar la vida al sacerdocio es una cosa estupenda, maravillosa. Yo mismo fui fruto en cierto modo de la inquietud apostólica del sacerdote de mi pueblo…

También he aprendido del fundador del Opus Dei que la formación tiene que ir encaminada al trato con Jesucristo. Que la gente ame a Jesucristo, que se acerque a Él. Para eso, el Sagrario de la iglesia tiene que ser el centro de la vida, no sólo del sacerdote, sino también del pueblo; que sientan al Señor en el Sagrario como una referencia, Alguien a quien pueden visitar y acudir. Procuro recordar a todos que debemos recibir la Comunión con el alma limpia, después de haberle pedido perdón en el sacramento de la confesión, cuando es necesario. Y luego, el trato con nues tra Madre la Virgen. En una tierra como ésta de La Rioja, que es tan amante de nuestra Madre, les animo a ponerla también a Ella como centro de sus vidas, junto al Señor en el Sagrario.

Por mi parte, gracias a los medios de formación que recibo en la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz he ido adquiriendo un amor cada vez mayor a la iglesia, al Papa y al magisterio. Me conmueve descubrir la gran fidelidad del Papa a Jesucristo. Es un hombre que se gasta por la Iglesia.

Vota esta noticia
 

¿No parece que los curas están un poco obsesionados con el sexo?

¿No parece que los curas en general, y los del Opus en particular, están un poco obsesionados con el sexo? ¿Por qué tanto cuidado y tanto miedo?
Quizá el que estás obsesionado con el sexo eres tú, porque los curas del Opus Dei, igual que San Josemaría, su fundador, hablan sobre todo de la santificación del trabajo.

Te recomiendo que leas las obras escritas por el fundador del Opus Dei. Y si quieres, luego comentamos.

Vota esta noticia
 

Soy sacerdote diocesano

Soy sacerdote diocesano, un amigo me dijo que en internet había multitud de paginas sobre el Opus Dei. No soy de la Obra pero todo lo que puedo decir es que sus miembros colaboran en todo lo que propone la Diocesis de un modo admirable. Conozco varias Comunidades Religiosas que estan 'enamoradas' de San Josemaría y del Opus Dei.

Pienso que la Canonización de san Josemaría es un regalo que Dios ha hecho a la Humanidad para el tercer milenio. gracias y adelante con esta Obra de Dios.

Creo que esta es la opinión más corriente entre las personas que conocen la Obra. Pero que quede claro que todo eso lo hace Dios: la gente del Opus Dei no es mejor que los demás, tienen muchos fallos en sus vidas, pero procuran examinarse, pedir perdón y seguir adelante, con una fuerza que es de Dios y que se recibe en la oración y en los sacramentos.

Que Dios te ayude en tu vida de sacerdote.
 

Vota esta noticia
 

Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz

La Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz es una asociación de clérigos intrínsecamente unida al Opus Dei . Está formada por los clérigos de la prelatura —que son socios natos— y por otros presbíteros y diáconos diocesanos. El prelado del Opus Dei es el presidente de la sociedad. Los clérigos diocesanos que se adscriben a la sociedad buscan recibir ayuda espiritual para alcanzar la santidad en el ejercicio de su ministerio, según la ascética propia del Opus Dei. Su adscripción a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz no conlleva la incorporación al presbiterio de la prelatura: cada uno sigue incardinado en su propia diócesis y depende sólo de su obispo, también en lo que se refiere a su trabajo pastoral, y sólo al obispo da cuenta de esa labor.

Como en el caso de la incorporación de fieles laicos a la Prelatura del Opus Dei, para que un sacerdote sea admitido en la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz ha de tener conciencia de haber recibido una llamada de Dios a buscar la santidad según el espíritu del Opus Dei. Esto comporta algunas condiciones: amor a la diócesis y unión con todos los miembros del presbiterio diocesano; obediencia y veneración al propio obispo; piedad, estudio de la ciencia sagrada, celo por las almas y espíritu de sacrificio; esfuerzo en promover vocaciones; afán por cumplir con la máxima perfección los encargos ministeriales.

La ayuda espiritual que proporciona la sociedad se dirige a estimular en los socios la fidelidad en el desempeño de sus deberes sacerdotales, así como a fomentar la unión de cada uno con su propio obispo y la fraternidad con los demás sacerdotes. La autoridad de la Iglesia, en diferentes documentos, por ejemplo en varios textos del Concilio Vaticano II y en el Código de Derecho Canónico, ha recomendado este tipo de asociaciones sacerdotales.

Los medios de formación específicos que reciben los sacerdotes diocesanos de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz son análogos a los que reciben los fieles laicos de la prelatura: clases doctrinales o ascéticas, retiros mensuales, etc. Además, cada uno se procura personalmente los medios comunes de formación prescritos para los sacerdotes por el derecho de la Iglesia y los mandados o recomendados por el propio obispo.

Las actividades espirituales y formativas de los socios de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz no interfieren con el ministerio que les haya confiado su obispo. La coordinación de esas actividades compete al director espiritual de la Prelatura del Opus Dei, que no se cuenta entre los cargos de gobierno en la prelatura.

A la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz pertenecen unos 2.000 diáconos y presbíteros incardinados en distintas diócesis de todo el mundo.

Vota esta noticia
 

Mi hijo es sacerdote de la Obra

Mi hijo es sacerdote de la Obra Opus Dei

Mi hijo es sacerdote de la Obra (Elsie Taylor de Varea vive en Rosario, Argentina.)

Nací en 1915. Tengo ascendencia escocesa y americana y soy anglicana. Desde muy joven formé parte del equipo de natación del Club Atlético Rosario con el que llegué a participar en torneos. Allí conocí al que sería mi marido. Cuando Eduardo, uno de nuestros hijos, decidió estudiar Ingeniería Agrónoma en Buenos Aires, fue a vivir a una residencia universitaria, confiada al Opus Dei. Encontró buenos amigos y, siendo todavía estudiante, abrazó la fe católica. Poco después pidió la admisión en la Obra. Hoy es sacerdote. Yo estoy contenta, porque lo veo siempre contento.

Vota esta noticia