Medios de comunicación del Opus Dei

El Opus Dei realiza una amplia labor de comunicación y dedica abundantes recursos para mantener cauces informativos en todos los países en los que se encuentra presente. Entre sus actividades más destacadas pueden citarse: a) Edición de un Boletín Oficial (Romana), de periodicidad semestral, con datos sobre la actividad del Prelado, nombramientos, nuevos Centros, iniciativas apostólicas, etc. Esta es la única publicación oficial del Opus Dei.
b) Mantenimiento de un Web site (http://www.opusdei.org), en diecinueve idiomas, con secciones de noticias, reportajes, preguntas frecuentes, lista de correo, atención de las consultas realizadas a través del e-mail y otros servicios.
c) Oficinas de Información en países de los cinco Continentes. La relación completa, con su dirección postal y electrónica, número de teléfono, etc.
d) Presencia en el Annuario Pontificio, Guías diocesanas, directorios eclesiásticos, guías telefónicas, agendas de la comunicación y otros documentos de consulta.
e) Edición de publicaciones de amplia difusión, con informaciones sobre las Causas de Beatificación y Canonización del Fundador del Opus Dei y de otros fieles de la Prelatura.
f) Edición de folletos, dossiers de prensa y otras publicaciones, disponibles en las Oficinas de Información y en los Centros del Opus Dei.
g) Producción de vídeos informativos.

Las instituciones asistenciales y educativas en las que el Opus Dei interviene de algún modo -mediante acuerdos para la prestación de determinados servicios formativos, etc.- hacen constar claramente esta relación con la Prelatura en folletos y publicaciones.

Los fieles del Opus Dei son conocidos como tales en su entorno familiar, profesional y social. En su calidad de ciudadanos corrientes, visten y se comportan de acuerdo con su condición y su situación profesional, absteniéndose de signos extraños que manifiesten de modo antinatural aspectos de su intimidad o de sus creencias. En sus curricula o tarjetas de presentación aluden a los datos por los que son identificados civil y profesionalmente, no a circunstancias de su vida privada que ningún ciudadano normal menciona ante quienes no comparten con él una relación estrictamente personal. Sin embargo, si un fiel de la Prelatura no fuera reconocido como miembro del Opus Dei por quienes tienen un trato asiduo con él, cabría pensar en un fracaso de su vocación. En la práctica, el impulso evangelizador que acompaña necesariamente a quien practica el espíritu del Opus Dei se manifiesta de modo patente en su conducta. El compromiso radicalmente cristiano que asumen los fieles de la Prelatura no puede pasar inadvertido, aunque se expresa con toda naturalidad, sin signos estridentes.

De acuerdo con las normas más extendidas entre instituciones de diversa naturaleza, el Opus Dei no difunde datos personales de los fieles de la Prelatura, sin consentimiento de los interesados. Esta pauta de conducta, además de proteger aspectos de la intimidad de estas personas, viene exigida en algunos países por las normas que regulan el uso de datos automatizados. Esto no obsta para que los datos de fieles de la Prelatura consten en los correspondientes registros (mercantiles, de asociaciones, etc.), cuando promueven iniciativas asistenciales y educativas con una finalidad apostólica. Las fundaciones, asociaciones y sociedades que constituyen con este propósito están sujetas a las leyes vigentes de cada país, también en lo que concierne a la responsabilidad de sus titulares y gestores.

Las normas por las que se rige la Prelatura del Opus Dei son públicas y están recogidas en los Estatutos del Opus Dei.

Vota esta noticia