Mi enfermedad es un tesoro

Mi enfermedad es un tesoro Opus DeiVictorine Kouadio estudia Informática en la Universidad. Vive en Abidjan, Costa de Marfil. Estaba en Bouaké, en la universidad, cuando enfermé de leucemia.

Tuve que ir a Abidjan al tratamiento, y una amiga me invitó a un retiro. Al pasar el tiempo, gracias a la formación que he recibido, me fui dando cuenta de que mi enfermedad es un "tesoro" y me dije a mí misma que podría cooperar con mis oraciones, que podría ayudar a llevar a muchas almas a la santidad. Lo que he aprendido ha ayudado también a mi familia, que veía en mi enfermedad una desgracia. Gracias a las oraciones de todos, esa manera de pensar está cambiando, y han redescubierto la importancia de la fe católica.

Vota esta noticia