Fui a Glenard de pequeña

Fui a Glenard de pequeña Opus Dei Anne Dooley vive en Dublín, Irlanda. Después de la Universidad trabajé durante once años como agente de seguros. Estoy casada con Gerry, y tenemos tres niños pequeños.  Ahora me dedico a tiempo completo al trabajo del hogar. Soy cooperadora porque pensé que era la mejor manera de devolver todo el bien que he recibido de la Obra desde que soy pequeña. Mis padres conocieron el Opus Dei hace muchos años, y en mi época de estudiante frecuenté los medios de formación en Glenard, una residencia universitaria.

Vota esta noticia
 

¿Un católico tiene que tener muchos hijos?

No necesariamente un católico/a tiene que tener muchos hijos, congenerosidad, de acuerdo a sus circunstancias (económicas, profesionales), a su país, a su pareja, etc., etc.
Limitar o espaciar el número de hijos esuna decisión de la pareja, adoptada frente a Dios, con la conciencia bienformada y con responsabilidad.

(En mi opinión personal, el término “muchos hijos” es relativo, en el tiempoy en el espacio).
Este tema, ha sido, por motivos familiares, estudiado por suservidor, durante veinte años, tristemente he encontrado una variedad deopiniones inmensa, entre gente que supuestamente debe pensar igual.
La cultura de muerte ha difundido ideas que aparentemente soncorrectas, y están en un error inmenso. Me propuse a escribir en una solahoja todo un resumen, situación que me costó mucho trabajo, pues si es muyextenso la mayoría de la gente no lo lee. Pero me presento ante unnumerario, que estoy seguro estudia a diario nuestra religión, y por lotanto podrá analizar todo lo que se exponga.

RESUMEN:
Para el creyente existen las siguientes fuentes de verdad: ElAntiguo Testamento, Los Evangelios, los Hechos de los Apóstoles y laTradición. Pero para el católico la única interpretación verídica a estasfuentes, es la que contiene la iluminación del Espíritu Santo en el Magisterio de la Iglesia.
El tema de número de hijos que debe tener una familia está tanmanipulado y deteriorado que gente de la Iglesia está divida. Pero para elcatólico sencillo es muy fácil y claro: “LO QUE EL PAPA DIGA”, ya que es unaprueba de fe en el Evangelio: “Lo que ates en la tierra atado será en elcielo y los que desates en la tierra desatado será en el cielo”.
En la Biblia encontramos muchos pasajes a favor de lavida: En el Génesis: Creced, multiplicaos y SED FECUNDOS.
La mujer como VID FECUNDA alrededor de su mesa.
Es de llamar la atención que en no existe en las fuentes de verdadpara un católico NINGUNA ALABANZA A LA FAMILIA PEQUEÑA, y sí muchasalabanzas a la familia numerosa.
Nada más en el Catecismo de la Iglesia Católica existen trecealabanzas a la fecundidad y a la familia numerosa, en los siguientespuntos: 372, 1080, 1604, 1607, 1642, 1643, 1652, 2363, 2366, 2367, 2369,2371, 2373.
Los más relevantes son:
372 los padres somos cooperadores en la creación
1080 la fecundidad es una bendición
1604 EL AMOR CONYUGAL ES BUENO, MUY BUENO A LOS OJOS DE DIOS Y DEBE SER FECUNDO.
1607 la hermosa vocación del hombre y de mujer de ser fecundos
1652 los hijos son el don más excelente del matrimonio
2371 dar la vida no se limita a este mundo, sino mira al destinoeterno
2373 LA SAGRADA ESCRITURA Y LA PRACTICA TRADICIONAL DE LA IGLESIAVEN EN LA FAMILIAS NUMEROSAS COMO UN SIGNO DE BENDICION DIVINA Y DE LAGENEROSIDAD DE LOS PADRES.
Hay en el Catecismo de la Iglesia Católica una sola mención, NO COMOALABANZA a la “regulación de la natalidad” por medios naturales, PERO POR RAZONES JUSTIFICADAS, no por razones producto del egoísmo.

SSJUAN PABLO II en Denver expresó: “Hemos avanzado mucho en el conocimientode los métodos naturales, pero estamos muy atrasados en la formación de lasconciencias de esos matrimonio que quieren vivir este tipo de castidad”
SSJUAN PABLO II en Montevideo(7-V-88): “Traed muchos invitados al banquetede la vida”
Una de las últimas menciones que hizo SSJUAN PABLO II dice: “es malo elmiedo que se ha inculcado a la mujer a la concepción de una nueva vida”.
PIO XII (Nov. 1951): Los matrimonios que usan solamente los días agenéticoscon la finalidad de no concebir, NO ES BUENO POR RAZON DE SU FINALIDAD.
El 2 de Nov. de 2005 S.S.BENEDICTO XVI alabó especialmente a la familiasnumerosas.
El Cardenal Karol Woytyla en su libro Amor y Responsabilidad escribe: “Elresentimiento va más lejos: no solamente deforma la imagen del bien, sinoque para que el hombre no se siente obligado a elevarse…reconoce como bienlo que le convine y le es más cómodo, desacredita los valores…”pag. 158
Nuestra cultura de muerte, empieza en la no vida, desacreditando lafecundidad como un bien y una bendición.

ACEPTO LOS HIJOS QUE DIOS ME MANDE: el día de nuestra boda.
“La carencia de hijos no es falta de dinero, falta tiempo, o de recursos,sino única y exclusivamente FALTA DE FE”

Mons. Chaput en carta pastoral,misma que SSJUAN PABLO II alabó en su viaje a Denver.
Una estadística curiosa:90.9% de los santos son hijos de familia numerosa
—————————-HASTA AQUÍ EL RESUMEN

Análisis del comentario que encontré en Internet:
“No necesariamente un católico/a tiene que tener muchos hijos”:
Creo que está en contraposición del Génesis: SEDFECUNDOS, lo dice en forma imperativa, no en forma opcional: NO DICE SIDESEAN SEAN FECUNDOS.
“de acuerdo a sus circunstancias (económicas, profesionales), asu país, a su pareja, etc.,”

En número de hijos es CUESTION DE FE, no decircunstancias; gracias a Dios, María Santísima no se fijó en lascircunstancias, pues decir al Arcángel Gabriel SI, era muy arriesgado,desposada y sin haber co-habitado con el cónyuge, eso equivalía a serapedreada hasta la muerte, pero si el esposo se retira en silencio es lavergüenza para la familia, además la situación económica no buena, etc. etc.es más práctico quedarse donde se está, ¿no cree?
Aquí es donde está el punto a estudiar. María Santísimanos dejó el ejemplo a seguir sin lugar a dudas en todas las circunstanciasde nuestra vida: La Inmaculada Concepción siempre escogía entre dossituaciones que agradaban a Dios, “LA QUE MAS LE AGRADABA”. Esa debe de serla norma de cualquier católico. Y también en este caso, de anticoncepcióndebemos preguntarnos:

a) PRIMERO: Le es agradable a Dios en este caso en particular.
b) SEGUNDO: Le es lo más agradable a Dios entre todas lasopciones que tengo.

“adoptada frente a Dios, con la conciencia bien formada y conresponsabilidad”.
Efectivamente, frente a Dios y la conciencia bien formada, perfecto,pero un católico profundo, no puede estar con la conciencia bien formada yen contra de lo que el Papa dice.
Responsabilidad, copio textualemente lo que dice la encíclica HumanaeVitae, que para mí es ley, sin discusión:
10.- …………………. “En relación con las condiciones físicas,económicas, psicológicas y sociales, la paternidad responsable se pone enpráctica ya sea con la deliberación ponderada y generosa de tener unafamilia numerosa ya sea con la decisión, tomada por graves motivos y en elrespeto de la ley moral, de evitar un nuevo nacimiento durante algún tiempoo por tiempo indefinido”. ……………
Obsérvese que primero habla de familia numerosa, los cónyugesque tienen una familia numerosa son RESPONSABLES. En su libre Amor yResponsabilidad de Karol Wojtyla afirma que cuando un matrimonio decide yano tener más hijos se observe en forma responsable que no se hace daño alresto de la familia. Esta definición de responsabilidad parece estartotalmente en contra de todas las definiciones actuales.(En mi opinión personal, el término “muchos hijos” es relativo, en el tiempoy en el espacio).
Esta “relatividad” lleva a un subjetivismo tremendo, la verdad seconvierte en verdad para mí, que puede ser verdad diferente para Ud.
Observemos: En el principio de la Cristiandad, el ser profeso deesa fe, conllevaba al Circo Romano, costaba la vida y Nuestra Iglesia fueenriquecida con la sangre de muchísimos mártires. Palabra clave: Heroico.Cuando existe una beatificación o canonización esta palabra sale a relucir,como la carta de presentación ante el Juicio Divino. FUE HEROICO. Al primeroque escuché que las mujeres son heroicas en dar la vida, fue a SS JUAN PABLOII, y nunca he leído que diga que una mujer fue heroica por tener pocoshijos. Si así fuera, el Catecismo de la Iglesia Católica debería de sercambiado, quitando alabanzas a la fecundidad. En lo personal, creo que lasmujeres de muchos hijos tendrán en el cielo un lugar muy especial. Con todorespeto, agradezco a Dios que los primeros mártires no se sujetaron altiempo y espacio.

El segundo misterio luminoso del Rosario habla de la “AUTOREVELACIONDE JESUCRISTO EN LAS BODAS DE CANA”.
Por intercesión de Santa María, Jesucristo:
Inicia su vida pública,
Ayuda a un matrimonio,
Elevando a sacramento la unión conyugal
Haciendo del lecho conyugal un altar, donde los esposos se ofrecenmutuamente para agradar a Dios
Empezando la evangelización de la humanidad en la familia,
Dando a la familia una importancia vital en la economía de lasalvación
Convirtiendo a María Santísima en Reina de la Familia, Madre de laFamilia, Esperanza de la Familia y Protectora de la Familia.
En pocas palabras SI LA FAMILIA ESTA BIEN, LA SOCIEDAD ESTA BIEN. SILA FAMILIA ESTA MAL, LA SOCIEDAD ESTA MAL. Es por ésto que Satanás estásumamente interesado en acabar con la familia, desde su concepto hasta sumisión. Por lo tanto es necesario estar muy alerta en cualquier opinión, ymás cuando una persona la da, advirtiendo que es miembro de una sociedad queestudia y ha hecho mucho bien a nivel mundial. La gente sencilla puedepensar que lo que Ud. afirma lo afirma el Papa. Por favor, mucho cuidado. Con todo respeto, cuando se habla de este tema que es misión de lafamilia, como católicos debemos alabar trece veces a la familia numerosa ydespués hablar sin alabar del concepto de métodos naturales, pues así estáen el Catecismo que para un católico profundo ES LEY.

Por último, pido disculpas si en algo he estado agresivo, pero despuésde veinte años de entregarme concientemente a este tema, obvio puedo ser unpoco falto de tacto. Me extendí con Usted, pues se que sí lo va leer y sicree que en algo estoy en un error suplico, por misma vía me lo indique paraque me instruya. Para terminar realizo un pequeño comentario a la continenciaperiódica, de la que tantas personas de Iglesia hablan como la panacea.
Para muchos católicos que se ven de gran profundidad, afirman quetener muchos hijos es lujurioso, no generoso, (tengo un análisis de estafalsa frase), que le es más agradable a Dios la abstención que laprocreación. Debo de decir que yo mismo no sabía por donde empezar, perotras el descubrimiento de la frase que SS Pío XII afirmó y transcribí en elresumen, decidí estudiar el punto. Primero recé e hice una romería a laVilla, Santuario Mariano en México, D.F., donde por cierto la Sma. VirgenMaría se apareció y dejó su imagen en estado gestante, una mujer embarazada,que para el tema me es muy interesante, además de otros conceptos que siquiere podremos estudiar en un futuro. Al poco tiempo de mi romería aparecióen mi casa, que es casa de Ud., el libro de Amor y Responsabilidad de KarolWojtyla. En la pág. 274 afirma que la continencia periódica es buena para unmatrimonio cuando es virtud, y para que sea virtud, es necesario que sufinalidad no sea la anticoncepción. Si su finalidad en la anticoncepción,entonces es un método anticonceptivo más. Claro, su análisis es muyprofundo.
Para terminar, la rectitud de conciencia, según lo que he estudiado,consiste en que por medios naturales la anticoncepción debe de ser unaconsecuencia, nunca una finalidad.
Me despido, suplicando se me perdone tanta enjundia.

Estoy de acuerdo contigo. Claramente no conseguí explicar todo lo que tu dices en unas pocas líneas. Si hubo algo confuso, pido disculpas.
No tengo nada que objetar.
Da gusto tener lectores tan preparados.

Vota esta noticia
 

¿Realmente es necesario ser tan radical para seguir a Jesucristo?

Si un chico o una chica se hace del Opus Dei, automáticamente queda aislado de su familia y emprende un camino que le separa cada vez más de ella. ¿Realmente es necesario ser tan radical para seguir a Jesucristo? ¿Alguien se ocupa de recordarles que no están exentos de cumplir el cuarto mandamiento?
San Josemaría denominaba al cuarto mandamiento el "dulcísimo precepto", queriendo expresar con ese adjetivo que –aun siendo un mandato divino de obligada aceptación– resulta fácil y hasta produce dulzura su cumplimiento.
Lo enseñó a sus hijos constantemente. Hay cientos de narraciones –en primera persona– del afán diario del fundador para que los miembros de la Obra estuviesen al tanto de las necesidades de sus familiares, escribiesen a sus padres con frecuencia y procurasen darles muchas alegrías.

Esta manera de actuar constituye una experiencia vivida con inmenso gozo por miles de fieles del Opus Dei y por sus familias.

No son pocos los casos en los que la vocación al Opus Dei se "transmite" con gran naturalidad dentro de una familia: se "contagia" de padres a hijos e incluso a nietos.

Otras veces ha sucedido al revés: el ejemplo de los hijos que se entregan a Dios remueve a los padres y les hace acercarse a la Obra y –si tienen vocación– responder a la llamada de Dios.
Como en muchas otras realidades de carácter vocacional en la Iglesia, Dios pide a algunas personas –pocas– una disponibilidad total, que implica dedicarse con todas las energías a una determinada tarea apostólica.

El ejemplo de esto no hay que buscarlo muy lejos y lo vemos plasmado en la vida del mismo Jesucristo.

Si hasta aquí se entiende lo que va dicho, entonces la pregunta se da por contestada y se puede pasar a la siguiente.

Si alguien no entiende que una persona se pueda dedicar con todas sus fuerzas a Dios, podría pensar que hay bastante gente que se dedica con todas sus fuerzas a las cosas más variopintas: una carrera profesional plagada de éxitos, una buena posición económica, una afición, un deporte, una ciencia, una mujer, un hombre, un sistema operativo, una causa justa, etc.

Si todas esas cosas merecen la pena –no hemos citado adrede las innumerables cosas menos nobles a las que algunos y algunas dedican sus vidas– habrá que deducir que Dios, que es el sumo Bien y la suma Belleza, quizá merece poder elegir a un puñado de hombres y mujeres, llamarlos y hacerlos "suyos" con el resello de una peculiar vocación en la Iglesia.

Esto, lejos de ser un desastre, es como recibir en casa el "gordo de la lotería". Es un honor inmenso para el que recibe esa llamada y también para los padres y familiares de esa persona.
Vota esta noticia
 

He tenido 11 hijos

He tenido 11 hijos Opus Dei Modesta Nazario vive en Atlacomulco, México. En su casa tiene un pequeño criadero de pavos. Conocí Toshi en 1964. Era un dispensario médico y se daban clases de alfabetización y de doctrina católica: allí aprendí muchas cosas que me han servido para sacar adelante mi familia.

He tenido once hijos, cuatro se murieron cuando eran pequeños. Dios nos ayudó a mantener a los otros con lo poquito que ganaba mi esposo fabricando vajillas de barro, con tortillas que yo misma preparaba y lo que nos ayudaban en Toshi. Cuando Pedro murió, los hijos empezaron a sacar el trabajo adelante. Ahora, yo puedo llevar a Toshi legumbres y algunas monedas. Pero sobre todo, ofrezco a Dios por la labor del Opus Dei el rezo del Ángelus, tres padrenuestros y dar de comer a los animalitos. También he podido ayudar a la edificación de la iglesia de mi pueblo.

Vota esta noticia
 

Necesito esa formación

Necesito esa formación Opus DeiLiliana de Zárate madre de trece hijos. Tucumán, Argentina. Sacar adelante un matrimonio no es fácil.

A veces, pienso que yo no podría hacer frente a las dificultades propias de una familia numerosa como la nuestra, si no fuera por la fuerza que nos viene de Dios. Todos los meses trato de asistir al retiro y a la dirección espiritual. Necesito esa formación para tener presente a Dios mientras hago las cosas de la casa. Me gustaría hacerlo todo -ocuparme de mi marido, de los chicos, de lavar, barrer y cocinar- como lo haría la Virgen.

Vota esta noticia
 

Mi hijo es sacerdote de la Obra

Mi hijo es sacerdote de la Obra Opus Dei

Mi hijo es sacerdote de la Obra (Elsie Taylor de Varea vive en Rosario, Argentina.)

Nací en 1915. Tengo ascendencia escocesa y americana y soy anglicana. Desde muy joven formé parte del equipo de natación del Club Atlético Rosario con el que llegué a participar en torneos. Allí conocí al que sería mi marido. Cuando Eduardo, uno de nuestros hijos, decidió estudiar Ingeniería Agrónoma en Buenos Aires, fue a vivir a una residencia universitaria, confiada al Opus Dei. Encontró buenos amigos y, siendo todavía estudiante, abrazó la fe católica. Poco después pidió la admisión en la Obra. Hoy es sacerdote. Yo estoy contenta, porque lo veo siempre contento.

Vota esta noticia
 

Sexualidad

ES VERDAD QUE LAS PAREJAS QUE PERTENECEN AL OPUS DEI (SUPERNUMERARIOS) MANTIENEN RELACIONES SEXUALES SOLO PARA FECUNDAR Y QUE NO LAS TIENE POR PLACER?
En el Opus Dei se entra individualmente, por vocación divina, por lo que no se puede hablar estrictamente de "parejas" que son del Opus Dei.

Aclarado eso, otra cosa: el Opus Dei no tiene una enseñanza propia sobre el matrimonio y la vida conyugal: sigue la doctrina de la Iglesia Católica. Y, a su vez, la Iglesia Católica sigue la moral natural, que cualquier persona de buena voluntad puede entender.

Tú mismo comprenderás que tu visión de la sexualidad humana es muy elemental. Creo que es fácilmente comprensible que el acto conyugal tiene muchas dimensiones, dentro de su carácter unitivo y procreativo. En un momento determinado alguna de ellas puede tomar mayor peso, pero las más importantes deben estar siempre presentes.

Un pequeño cálculo numérico me conduce a pensar, según tu razonamiento, en familias de miles de hijos… Creo que exageras.

Vota esta noticia
 

Vocación de los hijos

No debe verse con inquietud la posible vocación de un hijo simplemente porque no hay certeza absoluta de que sea su camino, o ante la incertidumbre de que pueda no ser fiel a su vocación. Esa incertidumbre se da en todas las elecciones de la vida: desde el matrimonio a la vida profesional. Hay unos plazos para el discernimiento de la vocación, como existe el noviazgo antes del matrimonio. El temor al riesgo que entraña toda vocación es comprensible, pero ese riesgo existe siempre en casi todas las decisiones importantes de la vida.

Si, por la razón que sea, unos padres piensan que su hijo carece de la madurez necesaria para la entrega, lo normal será comentarlo con confianza a las personas que mejor lo conocen. En estas edades de continuo cambio, es arriesgado pensar que uno mismo es el único que lo conoce bien. Es mejor contrastar opiniones. El Fundador del Opus Dei decía: "… los papás hacéis muy bien de ver las cosas de tejas abajo. De modo que cuando veis el porvenir de los hijos, tenéis obligación de pensar en las cosas terrenas; y si los hijos os vienen con una novela demasiado sobrenatural, y les hacéis un poco de probatina de acuerdo con el confesor –con el confesor del chico, se entiende– pues hacéis muy bien; hacéis muy bien porque debéis acompañar a vuestros hijos en todo el camino de su vida"

El Fundador del Opus Dei habla familiarmente de una probatina, no de una prueba.

Vota esta noticia