Al contrario de lo que esperaba

Al contrario de lo que esperaba Opus DeiUlf Ekstam. En otoño de 1996, participé en un curso en la Universidad de Helsinki, dado por un colega francés. Un día, comiendo juntos, la discusión se centró en la religión, tema que empezaba a interesarme desde hacía poco tiempo.

Empezamos a vernos con más frecuencia. Este colega me invitó a un curso de doctrina cristiana y a retiros. Después de un año, me decidí a ser cooperador para poder ayudar, a mi manera y según mis capacidades. Al contrario de lo que esperaba, la formación que recibo no apunta a separar mi vida del mundo, sino más bien a aumentar mi participación activa en la sociedad y a hacer obras buenas.

Vota esta noticia