Pregunta ingenua sobre el cielo.

Si me voy al Cielo… ¿estaré toda la eternidad alabando a Dios, tocando trompetas y cosas por el estilo?  Porque si el paraíso es alabar eternamente la gloria de Dios, voluntariamente me voy al infierno. Luego, no me interesa adecuar mis actos a sus normas religiosas. Lo que no significa que lo que busque sea desdicha y caos para mis hermanos humanos. Hay un amor que me parece más adecuado en el plano temporal en el que vivimos inmersos, y eso es el amor fraternal hacia nuestros prójimos. La satisfacción de sus necesidades y alivio de penurias son preocupaciones más urgentes que preparar nuestros "antecedentes" post-muerte carnal.

En consecuencia:

Si el servir a mi prójimo significa vulnerar normas religiosas y con ello irme al infierno, bendito sea el infierno, albergue de malos hombres y de aquellos que sacrifican su alma por el bien de su hermano humano.

Creo que no entiendes una cosa básica: la fe cristiana no vulnera ninguno de los valores humanos, sino que los potencia.

Además, con la gracia de Dios, su cumplimiento se hace más sencillo.

Y además, por la revelación, creemos que estamos llamados a una vida plena después de la muerte, que no es otra cosa que un Amor que sacia sin saciar: Dios en toda su belleza, y la compañía de todos aquellos que pasaron por la tierra amando.

No me digas que prefieres el infierno… acompañado de todos los que pasaron por la vida odiando y rabiando. No te creo… me exiges demasiada fe.

Vota esta noticia