Masonería

Es una competencia con intención de desmoronar a la masoneria, porque existen rituales oculto y grados al estilo Frac-mason, que el gran arquitecto del universo nos guarde.
No hay ningún ritual oculto. No hay grados de estilo masón.

Ya cuando Franco la Obra fue investigada por el tribunal de represión de la masonería, por una falsa acusación. El inspector que tuvo que investigar el caso se quedó muy tranquilo al ver cómo los del Opus Dei rezaban el Rosario. También dijo que no podían ser masones, porque vivían y amaban la castidad.

Vota esta noticia
 

Una web en contra

He visitado *** y la verdad me han imprecionado los testimonios que ahi se encuentran, pero más los que han sido directores o convivieron con San Josemaría. ¿Es cierto que las tertulias eran planeadas?. Podría hacerte miles de preguntas, tengo muchas inquietudes,dudas, sobre la Obra. Realmente si no estuviera canonizado el fundador no creeria en su santidad. Pues no te impresiones tanto… que no merece la pena.

Repiten las mismas críticas que se decían contra el Opus Dei en los años 1930 y 1940.

Ya los boletines de la Falange, en plena Dictadura Franquista, acusaban al Opus Dei de ser una secta y otras lindezas.

Nunca nos hemos llevado bien con los partidos únicos. Y date cuenta de que en esa página web a veces no hay posibilidad efectiva de llevar la contraria, ya que "admiten todas las opiniones menos las equivocadas". Te aconsejo la lectura de lo que nos contó Evaristo.

Vota esta noticia
 

El hecho de que algunos miembros de la obra estuvieran presentes en la vida pública española ¿no pol

Entrevista realizada a San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, por Jacques Guilleme-Brulon. Publicada en Le Figaro (París), el 16-V-1966.
Ni en España ni en ningún otro sitio…
Insisto en que cada uno de los socios del Opus Dei trabaja con plena libertad y con responsabilidad personal, sin comprometer ni a la Iglesia, ni a la Obra porque ni en la Iglesia ni en la Obra se apoyan para realizar sus personales actividades. Gentes formadas en una concepción militar del apostolado y de la vida espiritual, tenderán a ver el trabajo libre y personal de los cristianos como una actuación colectiva. Pero le digo, como no me he cansado de repetir desde 1928, que la diversidad de opiniones y de actuaciones en lo temporal y en lo teológico opinable, no es para la Obra ningún problema: la diversidad que existe y existirá siempre entre los miembros del Opus Dei es, por el contrario, una manifestación de buen espíritu, de vida limpia, de respeto a la opción legítima de cada uno.

Vota esta noticia
 

Franco y el Opus Dei, otra vez.

Leyendo acerca de la obra me encontre con algo realmente desmotivante, es cierto que el fundador de la obra, fue el guia espiritual de Franco, el cruel dictador Español?. Además, leí que el Opus había apoyado directamente la dictadura de Augusto Pinochet en Chile y otras más en América látina. Esto es realmente desconcertante y contradictorio ¿Por qué? Nada más lejos de la realidad. No te creas todo lo que leas. Investiga: busca la verdad sin miedo.

El fundador del Opus Dei dijo por escrito en el año 1.966, por tanto Franco y sus secuaces pudieron leerlo, estas palabras:

En pocos sitios hemos encontrado menos facilidades que en España. Es el país —siento decirlo, porque amo profundamente a mi Patria— donde más trabajo y sufrimiento ha costado hacer que arraigara la Obra. Cuando apenas había nacido, encontró ya la oposición de los enemigos de la libertad individual y de personas tan aferradas a las ideas tradicionales, que no podían entender la vida de los miembros del Opus Dei: ciudadanos corrientes, que se esfuerzan por vivir plenamente su vocación cristiana sin dejar el mundo.

y por si fuera poco, también estas otras palabras:

En su expansión internacional, el espíritu del Opus Dei ha encontrado inmediato eco y honda acogida en todos los países. Si ha tropezado con dificultades ha sido por falsedades que venían precisamente de España e inventadas por españoles, por algunos sectores muy concretos de la sociedad española.

Entre esos sectores "concretos" estaban determinadas facciones falangistas y ciertos elementos del movimiento nacional.

Algunos de los actuales progresistas españoles, "demócratas de toda la vida", que siempre han vivido bajo el paraguas del poder, jamás osaron pronunciar palabras similares en vida del dictador.

Ahora sí, ahora que Franco está muerto es muy fácil desmontar sus pedestales y criticarle.

Pero en 1966 sólo algunos se atrevían.

Te aconsejo, en cualquier caso, la lectura de este texto, con muchos datos, sobre Franco y el Opus Dei. También puedes leer aquí algo sobre Chile y Pinochet.

Vota esta noticia
 

Más sobre Franco y Hitler

Hola, muchas gracias por este espacio, que cuando menos, es informativo, quisiera saber si es verdad que el Papa Pío XII estuvo vinculado al III Reich de Hitler e incluso alabó ese régimen que desprendió el holocausto. Recordemos el ultrcatolicismo de Adolf Hitler, que fue similar al nacionalcatolicismo de Franco. Supongo, asimismo, que en la época de Franco el Opus gozó de grandes privilegios, de hecho en su útlima etapa huo gran mayoría de ministros opudesitas, los llamados tecnócratas. Muchas gracias, no se sienta molesto, pero son dudas y su espacio me parece ejemplar aunque siempre haya lugar a la discrepancia. Saludos.

Pío XII nunca hizo nada a favor de los nazis. Escribió una encíclica tumbativa sobre el nazismo y se dedicó a salvar judíos en Roma. Lo que tú dices es una calumnia lanzada por unos pocos y que no se sostiene, después de estudiar los documentos históricos. Por darte un dato, el gran rabino de Roma, el principal jefe de los judíos de la Ciudad Eterna, se convirtió al catolicismo después de la guerra.

Sobre la comparación que haces entre nazis y españoles, te diré que el régimen de Hitler era de todo menos católico. Eran unos animales. En España los católicos se opusieron a las tendencias fascistas y nazis, entre ellos, como no podía ser de otra manera, san Josemaría, que vio venir de lejos la absoluta maldad de sus planteamientos. A veces ha pasado desapercibido que un grupo numeroso de los masacrados por Hitler fue el de los sacerdotes católicos polacos.

Sobre Franco y el Opus Dei tampoco das un dato sano, pero seguro que no es culpa tuya. Te recomiendo estas preguntas:

  • Franco y el Opus Dei.
  • Franco y el Opus Dei, otra vez.
  • He oído algo sobre algunas actitudes del fundador del Opus Dei no muy favorables con respecto a los judíos y favorables a Hitler y los nazis.
  • Vota esta noticia
     

    ¿Todos los miembros del Opus Dei de esa época, presentes en la vida pública, apoyaron el régimen de

    "Franco. Historia y biografía" (2 vols.), de Brian Crozier. Ed. Magisterio Español, Madrid, 1969. T.o.: "Franco. A biographical history", London, 1967.
    "El Opus Dei ofrece ya [en esa época] una amplia diversidad de opiniones. Rafael Calvo Serer, por ejemplo, uno de los más destacados pensadores de la Obra es un monárquico entusiasta, mientras que Ullastres se muestra frío hacia la restauración. Otros matices de opinión van, desde el autoritarismo de derechas hasta una socialdemocracia cristiana de izquierdas."p. 246. "Los españoles entre la religión y la política: el franquismo y la democracia", de José Andrés-Gallego, Antón M.Pazos, Luis de Llera, Unión Editorial, 1996.
    "La gente del Opus Dei que se decidía por alguna opción de gobierno al comenzar los años sesenta prefería más bien la opción monárquica, que era a la postre la que abría el portillo más ajeno a lo confesional y a lo estatista; había además algunos carlistas, unos pocos demócratas y muchos que no optaban por nada, como la mayoría de los mortales, y comenzaba a abrirse entre los jóvenes camino el ideal de la socialdemocracia, a la sazón en boga en media Europa. Dicho de otra manera: los miembros de la Obra compartían las mismas opciones políticas, y en parecida proporción, que predominaban entre los demás católicos españoles.
    Con tres excepciones que -casi- brillaban entre ellos por su ausencia: una, las posturas de izquierda o próximas a la izquierda, que, sin necesidad de llegar al marxismo o al anarquismo, suscitaran recelos sobre su heterodoxia, aunque no fueran estrictamente heterodoxas; otra, la falangista 'auténtica', de ideario estatista (aunque había falangistas); la tercera, la del partido único católico y, por tanto, la de la democracia cristiana." p.138.

    "Lecciones de Historia Reciente de España: Franquismo y Transición democrática", de VV.AA. Centro de Estudios de Humanidades, Las Palmas de Gran Canaria, 1993.
    "Abundan declaraciones de los directivos del Opus Dei y de los mismos protagonistas, que niegan tajantemente la vinculación entre su pertenencia a aquella institución de la Iglesia y sus militancias políticas, que respondían a su personal libertad y responsabilidad. Y tratándose de una organización y de unas personas honorables, que además carecían de motivos para ocultar la verdad, la insistencia en esa supuesta instrumentalización sólo puede ser justificada en virtud de prejuicios muy arraigados. El profesor Tierno Galván, que sólo sacando las cosas de quicio puede ser considerado como parcial en esta materia, no tuvo inconveniente en reconocerlo así:
    'El Opus Dei es una realidad que no voy a encubrir ni a denunciar. Existen personalidades políticas instaladas en el Poder y en la Administración, mientras que otros están en la oposición, y supongo que habrá otros en el limbo (…) Dicen -seguramente con razón- que no son un movimiento dirigido por una cabeza o un cónclave, sino que no tienen otra comunidad que la espiritual y en todo lo demás son libres' ("Don Quijote", 31.X.1968).

    Giusseppe Romano, en Vittorio Messori, Opus Dei. Una investigación. Ediciones Internacionales Universitarias.
    "Otra nota discordante la encontramos en la vida y en la obra de Rafael Calvo Serer, docente universitario, intelectual, editor y director de periódicos: uno de los hombres más relevantes en la vida cultural española de la posguerra. Miembro del Opus Dei, Calvo Serer se convierte en un monárquico liberal, orgullosamente adversario del régimen franquista. En 1953 es expulsado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas por haber publicado en París un ensayo crítico hacia la política interior del gobierno español. En 1966 es editor del diario Madrid, hasta que cinco años después la censura impone su cierre. Calvo Serer, que había tenido que enfrentarse a numerosas acusaciones y procesos judiciales, se ve obligado a exiliarse en París. Al regresar a España sufre graves dificultades, y se le impide volver a abrir su periódico. Estará entre los fundadores de la Junta Democrática (entre los cuales se hallaba también Santiago Carrillo, secretario del Partido comunista Español), que prepara en la clandestinidad la llegada de la democracia a España. (…)
    Otro miembro del Opus Dei en el diario Madrid, del que era director, es Antonio Fontán. Así describe el clima que se vivía en el periódico: "Nosotros los del diario Madrid nos veíamos como los abogados de la libertad pública, sobre todo de la libertad de asociación política, sindical y de opinión (…). Se pretendía fundamentalmente la introducción de una democracia parlamentaria, de elecciones libres y de un abanico de partidos políticos. La libertad no debía concederse poco a poco, sino en modo global" . Conviene hacer notar que Fontán, catedrático de filología clásica, uno de los más conocidos opositores de Franco, en el nuevo clima posfranquista fue elegido senador y a continuación presidente del Senado. Como tal participó de modo decisivo en la elaboración de la Constitución democrática de España."

    "Juan Carlos I. La restauración de la Monarquía" de Javier Tusell, ed. Temas de Hoy, 1995. pp.473?474.
    "A finales de mayo de 1968 el diario 'Madrid' sufrió la primera sanción grave, siendo suspendida su publicación durante varios meses. Dentro del mundo periosdístico español, este diario se había convertido con el paso del tiempo en la máxima expresión del monarquismo disconforme con el régimen; representaba también el testimonio del cambio producido en la ideología de su principal inspirador, Rafael Calvo Serer (…). Si se cita el caso de 'Madrid' se debe a que su suspensión constituyó el principio de una serie de medidas contra el monarquismo".

    "José Luis L. Aranguren. Medio siglo de Historia de España" de Feliciano Blázquez. Ed. Ethos, Madrid, 1994.
    "Primero, [Calvo Serer] desde las páginas del diario de la tarde Madrid, que él, desde 1966, había convertido en el órgano más beligerante de oposición al franquismo, y que sería materialmente destruido por el entonces ministro de Información y Turismo, Sánchez Bella", p. 136, nota.

    "Lo que el Rey me ha pedido" de Pilar y Alfonso Fernández?Miranda, Plaza & Janés, 1995.
    "Las diversas fuerzas políticas de la oposición antifranquista, situadas abiertamente extramuros del Estado, iniciaron en 1974, cuando se vislumbraba el inminente fallecimiento de Franco, un proceso de reorganización y convergencia que les permitiera aunar fuerzas y presentar un frente unido para la lucha política que se avecinaba.
    En marzo de 1974 se constituía la Junta Democrática bajo la hegemonía del Partido Comunista de España e integrada además por la Asociación Socialista de Andalucía, el PSI de Tierno, el PTE, CCOO, independientes radicales (García Trevijano, Calvo Serer y Vidal Beneyto), asociaciones de barrios y grupos de intelectuales." p.43.

    Vota esta noticia
     

    ¿Por qué tenemos una convivencia tan puñetera?

    Al margen de que la beatificación sea justa o injusta, lógica o disparatada, ¿no encuentra una actitud atávica en el español de echar por tierra todo lo suyo? ¿Por qué tenemos una convivencia tan puñetera? Me viene a la memoria una anécdota del fundador que ilustra un poco lo que me dice. (…) Un día, vestido de sotana, cogió un taxi y comenzó a charlar con el taxista de lo que había ocurrido en España, de la inutilidad de la lucha y del desastre que había ocasionado a tantas familias. Josemaría postulaba el diálogo, el enfrentamiento verbal ante las distintas posturas ideológicas, pero que éstas nunca explotaran en un río de sangre.

    El taxista permaneció callado ante los comentarios de Josemaría. Al final del trayecto, le preguntó el taxista: ¿Estuvo usted en Madrid durante la guerra? "Sí", le contestó Escrivá. "Lástima que no le hubieran descerrajado cuatro tiros".

    Escrivá le pagó la tarifa y al salir le entregó un billete de cinco duros. "¿Tiene usted hijos? ¿Sí? ¿Cuántos? ¿Tres? Bueno, pues ese dinero para que se compren unas chucherías." Esa reacción, me parece, es muy significativa del talante que tenía hacía la vida.

    Alvaro del Portillo, Suplemento Semanal (Madrid), 10.5.92 (entrevista de Tomás García Yebra)

    Vota esta noticia
     

    Franco y el OpusDei en la guerra civil

    es cierto que Escriva Balaguer estaba de acuerdo con lo que hacia Franco durante la guerra civil?

       

    Para no hablar sin datos, creo obligada la lectura del tomo II de la última biografía de Andrés Vázquez de Prada, que dedica cientos de páginas a narrar la vida de san Josemaría durante la guerra civil, con testimonios, datos, cartas, archivos, etc. Por cierto, que al acabar la guerra, el Franco y el Opus Dei.  

    Vota esta noticia
     

    ¿Pero cuántos miembros del Opus Dei fueron ministros en los gobiernos de Franco?

    Giusseppe Romano, en Vittorio Messori, "Opus Dei. Una investigación". Ediciones Internacionales Universitarias. Sobre la "impresionante supremacía del Opus Dei en los gobiernos franquistas", nada hay más elocuente que las cifras desnudas.
    Son éstas: de 116 ministros nombrados por Franco a lo largo de once gobiernos, desde 1939 hasta 1975, sólo ocho eran miembros de la Obra, de diversas tendencias políticas. El primer gobierno español en el que hay miembros del Opus Dei es el nombrado el 25 de febrero de 1957. Ocho ministros entre 116, a lo largo de cuarenta años. De ellos, uno muere tres meses después del nombramiento y otros cuatro ocupan el cargo sólo en un gabinete.

    Vota esta noticia
     

    Franco de nuevo.

    ¿Por qué esa obsesión en alejarse de la "sombra" del franquismo? ¿Por qué tantas ganas de desmarcarse del mismo aun cuando sus gabinetes tuvieron gente de la prelatura? Mire, con todos sus errores, entre ellos, que no era un Estado democrático, Franco defendió un Estado Católico, Apostólico y Romano frente a unos desmanes intolerables de la República.  Mucho que hoy somos de centro-derecha y hemos progresado, tomamos parte, y nuestro antecesores, en una época en la que como dice Ricardo de la Cierva no había demócratas y la República de Azaña y LArgo Caballero era una amenaza. Ahora hemos avanzado y evolucionado, aunque otros sigan queriendo hoy día la caza de brujas de los católicos, mas aunque no sería de recibo hacer apología de tiempos pasados, tampoco reneguemos de por lo qué luchamos hace 60 años… ¿O sí?

    Es que a mi Franco me cae de pena, qué quieres que te diga. La tiranía es una cosa que no soporto, sea de izquierdas o de derechas. Pero esa valoración de Franco es cosa mía: en el Opus Dei cada uno piensa en temas políticos como le da la real gana.

    Comprendo, sin embargo, eso que dices: muchos de los que colaboraron con el régimen de Franco fueron luego precisamente los que supieron hacer una transición democrática ejemplar.

    Mientras que otros, que en teoría estaban fuera del régimen, no sólo no dieron la cara en vida de Franco, sino que hasta cenaron con otro general, el que organizó el golpe de Estado del 23-F, a ver si así llegaban a tocar algo de poder, incluso dentro de un gobierno presidido por un militar. Cosas de la vida. Es antológico el caso del jefe de informativos de la televisión del General, hoy progre de toda la vida.

    Sobre las torcidas interpretaciones acerca de el Opus Dei en la época de Franco, te remito a este otro enlace.

    Vota esta noticia