¿Por qué aguantaron tanto los ex?

Espero que estas preguntas aclaren esas dudas, no mías… que gracias a Dios tengo claras, pero sí que se pueden hacer personas que lean este blog, y al tiempo lean la información que se da desde la web oficial de la Prelatura; y, lo que es peor, la que se escucha en los mentideros oficales de los "ex-obreros" (que por cierto si tan mal los trataron, no sé cómo algunos aguantaron entre 15 y 30 años en la Obra; vamos, si tan malos eran sus compañeros y tan mal se lo hacían pasar, algo fallaba en sus cabezas, yo me hubiese largado a los 15 dias) Un saludo, espero que tu retiro te sentase bien (cinco dias fuera fue tu retiro anual, ¿no?)

(Esta pregunta, junto con otras dos -¿Hay clases en el Opus Dei? y ¿La élite del Opus Dei son los numerarios?- vienen de la misma persona, pero las he respondido en tres posts diferentes, para que no fuese una respuesta demasiado larga)

Sobre los ex-obreros te diré que yo también me quedo perplejo al ver que algunos "aguantan" tantos años pasándolo fatal, antes de dejar de ser del Soy un numerario del Opus Dei)

Vota esta noticia
 

¿Por qué algunos ex se quedan resentidos?

¿Por qué algunos ex se quedan resentidos? No parece que ocurra en otros lugares. Por mucho que hagas, siempre habrá algún resentido. El mismo Jesús tuvo entre sus más íntimos un resentido (Judas, el “resentido” por antonomasia) que le denunció ante los poderosos y consiguió que el Mejor y más Amable Personaje de todos los tiempos fuese apresado, torturado y crucificado.
Antes de nada, aclarar, porque es de justicia, que la inmensa mayoría de los que han sido del Críticas al Opus Dei: una respuesta personal)

Vota esta noticia
 

Los ex

Querido blogger, ¿qué me dices de los ex del Opus Dei? (te llamo de tú de intento, por la respuesta que diste a una de las preguntas hace dos días). Muchos van por ahí diciendo cosas malas del Opus Dei. Dicen de todo. Y ellos son personas que han estado dentro; metidos en eso como tú. Esto es algo que me deja perplejo siempre que lo veo. Hace unos días descubrí tu blog y me ha vuelto a llamar la atención que también haya gente en el Opus Dei que esté a gusto. ¿Por qué algunos como tú están contentos con el Opus Dei, y otros no dejan de echar pestes del Opus Dei?

No es que tenga una experiencia extraordinaria, pero cada vez voy conociendo a más gente que es o que fue del Opus Dei. Te responderé basándome en lo que he visto. Para empezar, me gustaría decirte que las personas que han sido del Opus Dei, y ya no lo son, se merecen mucho respeto y comprensión. Por eso no me parece adecuada la expresión “echar pestes del Opus Dei”. Creo que casi todos actúan de buena fe. Pensando que están ayudando a otros, para que no les “engañemos” los del Opus Dei, como les pasó a ellos. Aunque, en el fondo el que “engaña” –o el que llama, como se quiera decir- es Jesucristo. Él es quien da la vocación (cualquiera que sea). Además, pienso que no debemos juzgar a nadie, porque el que juzga es el Señor. Me parece que la actitud correcta ante las críticas de estas personas es perdonar, disculpar, sonreír y rezar por ellas. Esto es lo que trato de hacer yo siempre. Un ejemplo muy bueno de perdón es el de Juan Pablo II, que fue a la celda donde estaba Ali Agca -el hombre que le había disparado unos días antes-, para decirle que le perdonaba, como puedes ver en la foto. Él respondió a las balas con cariño y oraciones. Al odio con amor y comprensión. Pienso que es un modelo formidable, que todos hemos de imitar. La pregunta es: ¿por qué han dejado de ser del Opus Dei? Creo que no se puede generalizar, porque la vida es rica en matices. Hay tantas historias como personas: algunos lo dejaron porque se dieron cuenta de que no era lo suyo, y están muy contentos. Otros porque no habían llegado a conocer del todo la Obra (no olvides que no se puede amar lo que no se conoce), y veían en su vocación una especie de carga insufrible. Supongo que habrá algunos –a los que comprendo plenamente-, que lo han hecho porque la vida es dura, y todos tenemos pasiones que nos tiran para abajo. Ser fiel cuesta, porque los hombres tenemos en nosotros los más grandes ideales, mezclados con las más profundas bajezas. Y, junto a estos motivos, puede haber muchos otros: en esta vida hay de todo. También hay algunos que lo dejaron y no están contentos: estos son los menos. Pero como son los que más ruido hacen, parece que son los únicos. Por otro lado, hay mucha gente que fue del Opus Dei y tiene un gran cariño a la Obra. Yo conozco a varios de ellos: unos echan una mano desinteresadamente en las labores del Opus Dei. Otros donan dinero, para tratar de paliar el gran déficit de las actividades. Otros traen a sus hijos por el club donde yo trabajo, y dicen que rezan para que sus hijos tengan vocación de numerarios (de estos conozco a varios). Todas estas cosas no se van publicando por ahí, no quedan recogidas en las estadísticas, pero son igualmente ciertas y, desde luego, más numerosas. Por último quiero decirte que pienso que, si un marido no dijese que su mujer es, para él, la mejor que hay en el mundo, ya estaría empezando a agrietar su fidelidad. Por eso creo que, para mí, el Opus Dei es el mejor sitio para vivir y el mejor sito para morir. Estoy encantado con mi vocación. Conozco a muchos otros en mi misma situación, que podrían hacer un blog como este contando sucesos parecidos. (tomado de Soy un numerario del Opus Dei)

Vota esta noticia
 

Preguntas variadas sobre el OpusDei y los ex

(tomado de Soy un numerario del Opus Dei)

Respondo aquí tres comentarios de la misma persona a unas preguntas que me hizo:

A la respuesta de ¿La élite del Opus Dei son los numerarios? me dice:

Bueno, bueno…
En esta pregunta no te has lucido tanto pero a mí me vale.Pero te recuerdo que un panadero o un albañil si pueden ser diputados y de eso te puedo dar fe sin ser notario.Pero es verdad que en la Obra de Dios los cargos son cargas, la responsabilidad es terrible si no contásemos con la ayuda de la oración.
Lo de la formación es más discutible, te recuerdo que aunque no es normal un panadero o un albañil pueden tener una formación más que buena y un licenciado por mucha carrera es un cateto con muchas matemáticas en su cabeza.

Estoy de acuerdo contigo en que un panadero o un albañil pueden ser diputados. Pero, de hecho, no parece que haya muchos. De eso también te puedo dar fe sin ser notario.
Se me acaba de ocurrir un motivo más: aunque un panadero -o un albañil- pueden tener más formación que un catedrático, sería un poco chocante que un panadero con una formación "más que buena" esté dando charlas, o llevando la dirección espiritual, a catedráticos o licenciados "catetos".
No lo digo porque sea una profesión de menor rango, ni nada de eso: yo creo que la categoría de una profesión depende de cómo trabaje la persona que la desempeña.Me parece que será más santo -o mejor persona- el que mejor haga su trabajo, el que lo haga con más amor de Dios; sea panadero o licenciado.

A la respuesta de ¿Por qué aguantaron tanto los ex del Opus Dei? me dijo:
Gracias Antonio, creo que con esta respuesta has aclarado muchas y sobre todo has dado una vez mas una norma de respeto hacia los que han preferido dejar su vocación.

De nada.
Creo que lo mejor, ante los que dejan su vocación y atacan al Opus Dei, es comprender, perdonar, disculpar, sonreír…
Esto es lo que siempre nos enseñaba San Josemaría Escrivá, el fundador del ¿Hay clases en el Opus Dei? el comentario fue:
Nuevamente te has superado.La pregunta es verdad que tenia mala idea pero te has superado y “cum laude”.
Esta claro que en la Obra de Dios o más conocida como Opus Dei, la vocación es la misma lo que varía es la forma en que se vive y sobre todo la entrega que se puede hacer a ella, como tu muy bien dices por causas del trabajo, personales o las que sean.

Gracias.

Vota esta noticia
 

Fui numerario y me considero “honorably discharged”

He leido tu blog y tu web, y me han parecido interesantes. Inclui en MY FAVORITES tu seccion dudas y textos. Vivo en Estados Unidos, pero soy Mexicano. Tu seccion dudas y textos me han servido mucho. En Estados Unidos es dificil encontrar libros en español.

Yo fui Numerario. Cuando termine el centro de estudios, los directores hablaron conmigo. Se vio que era mejor para mi no continuar alli. Yo no soy de los resentidos; sabes a quienes me refiero. Yo me considero “honorably discharged,” como los soldados Americanos que son liberados del ejercito con honor.

Tengo un Bachelor of Science in Mathematics; voy a regresar a la universidad, para terminar un Master of Science in Mathematics. Lei que eres Fisico: eres colega del gremio.

Regards, M.T.

Efectivamente, soy colega en el gremio.
Me alegro de que te haya ayudado la página y de todo lo que me cuentas.
Casi todos los que han dejado del ser de la Obra están muy contentos y agradecidos con el Opus Dei. Te lo digo porque conozco muchos casos de personas a las que les ha ocurrido.
En cambio los que están descontentos son muy pocos, pero hacen mucho ruido. Yo personalmente sólo conozco a uno descontento, y conozco a un montón de gente que ha dejado el Opus Dei.
Si escribieses un testimonio más detallado hablando de lo agradecido que estás a la Obra, estaría muy bien. Lo colgaré en la web, para que muchos otros puedan leerlo.
Gracias por todo.
Antonio.
Vota esta noticia
 

Los ex del Opus Dei

Querido blogger, ¿qué me dices de los ex del Opus Dei? (te llamo de tú de intento, por la respuesta que diste a una de las preguntas hace dos días). Muchos van por ahí diciendo cosas malas de vosotros. Dicen de todo. Y ellos son personas que han estado dentro; metidos en eso como tú. Esto es algo que me deja perplejo siempre que lo veo. Hace unos días descubrí tu blog y me ha vuelto a llamar la atención que también haya gente en el Opus que esté a gusto. ¿Por qué algunos como tú están contentos, y otros no dejan de echar pestes del? No es que tenga una experiencia extraordinaria, pero cada vez voy conociendo a más gente que es o que fue de la Obra. Te responderé basándome en lo que he visto.
Para empezar, me gustaría decirte que las personas que han sido del Opus Dei, y ya no lo son, se merecen mucho respeto y comprensión. Por eso no me parece adecuada la expresión “echar pestes”. Creo que casi todos actúan de buena fe. Pensando que están ayudando a otros, para que no les “engañemos”, como les pasó a ellos. Aunque, en el fondo el que “engaña” –o el que llama, como se quiera decir- es Jesucristo. Él es quien da la vocación (cualquiera que sea).

Además, pienso que no debemos juzgar a nadie, porque el que juzga es el Señor. Me parece que la actitud correcta ante las críticas de estas personas es perdonar, disculpar, sonreír y rezar por ellas. Esto es lo que trato de hacer yo siempre. Un ejemplo muy bueno de perdón es el de Juan Pablo II, que fue a la celda donde estaba Ali Agca -el hombre que le había disparado unos días antes-, para decirle que le perdonaba, como puedes ver en la foto. Él respondió a las balas con cariño y oraciones. Al odio con amor y comprensión. Pienso que es un modelo formidable, que todos hemos de imitar.
La pregunta es: ¿por qué han dejado de ser del Opus Dei? Creo que no se puede generalizar, porque la vida es rica en matices. Hay tantas historias como personas: algunos lo dejaron porque se dieron cuenta de que no era lo suyo, y están muy contentos. Otros porque no habían llegado a conocer del todo la Obra (no olvides que no se puede amar lo que no se conoce), y veían en su vocación una especie de carga insufrible. Supongo que habrá algunos –a los que comprendo plenamente-, que lo han hecho porque la vida es dura, y todos tenemos pasiones que nos tiran para abajo. Ser fiel cuesta, porque los hombres tenemos en nosotros los más grandes ideales, mezclados con las más profundas bajezas. Y, junto a estos motivos, puede haber muchos otros: en esta vida hay de todo.
También hay algunos que lo dejaron y no están contentos: estos son los menos. Pero como son los que más ruido hacen, parece que son los únicos.
Por otro lado, hay mucha gente que fue del Opus Dei y tiene un gran cariño a la Obra. Yo conozco a varios de ellos: unos echan una mano desinteresadamente en las labores del Opus Dei. Otros donan dinero, para tratar de paliar el gran déficit de las actividades. Otros traen a sus hijos por el club donde yo trabajo, y dicen que rezan para que sus hijos tengan vocación de numerarios (de estos conozco a varios). Todas estas cosas no se van publicando por ahí, no quedan recogidas en las estadísticas, pero son igualmente ciertas y, desde luego, más numerosas.
Por último quiero decirte que pienso que, si un marido no dijese que su mujer es, para él, la mejor que hay en el mundo, ya estaría empezando a agrietar su fidelidad. Por eso creo que, para mí, el Opus Dei es el mejor sitio para vivir y el mejor sito para morir. Estoy encantado con mi vocación. Conozco a muchos otros en mi misma situación, que podrían hacer un blog como este contando sucesos parecidos.

Los ex del Opus Dei
4 (80%) 1 voto
 

¿Por qué algunos ex se quedan resentidos?

¿Por qué algunos ex se quedan resentidos? No parece que ocurra en otros lugares.
Por mucho que hagas, siempre habrá algún resentido. El mismo Jesús tuvo entre sus más íntimos un resentido (Judas, el “resentido” por antonomasia) que le denunció ante los poderosos y consiguió que el Mejor y más Amable Personaje de todos los tiempos fuese apresado, torturado y crucificado.

Antes de nada, aclarar, porque es de justicia, que la inmensa mayoría de los que han sido del Opus Dei no guardan ningún resentimiento. Hay un trato afectuoso y una oración recíproca entre ellos y la Obra. Por eso te agradezco que uses el adjetivo “algunos”, ya que se ajusta plenamente a la realidad.

En el caso de los pocos que están resentidos… la tuya es una buena pregunta… para que la contesten ellos. Yo espero que con el tiempo se pueda llegar a una reconciliación, cosa que ha sucedido ya varias veces. Pero le pido a Dios que todos (así, todos) quieran rectificar.

Dices que no hay “ex” resentidos en otros lugares… hombre, claro que los hay. “Ex-miembros” resentidos hay, por lo general, un grupito en cada organización, sea religiosa, empresarial, política, periodística, deportiva, etc. Si eres de España, te sonará el caso reciente de unos diputados regionales que dejaron a su grupo en minoría, y una larga lista de “ex” de todo tipo: futbolistas, periodistas… la lista sería interminable. También, por desgracia, los medios de comunicación están repletos de vergonzosas declaraciones de “ex” compañeros y “ex” compañeras de personajes conocidos, que tienen “morbo” y audiencia precisamente por eso: no por su valía, sino por la valía de los atacados.

Y así sucede, por desgracia, en todos los ámbitos, incluida la Iglesia. Entre los más férreos enemigos de la Iglesia ha habido varios que han sido curas o religiosos y que no han llevado nada bien ese cambio de vida: basta conocer un poco la biografía de ciertos “columnistas” de prensa que se autodenominan “católicos progres” y “expertos vaticanistas”, cuyo incomprensible placer consiste en criticar siempre al Papa y a los obispos.

Si te interesa el tema, te recomiendo el capítulo VI del libro “PIEDRAS DE ESCÁNDALO”, de José Miguel Cejas (Ediciones Palabra, Madrid, 1992). Aquí te dejo un párrafo introductorio:

“Los Fundadores han tenido que padecer con frecuencia una tribulación cuyo precedente se encuentra en las mismas páginas del Evangelio: la defección de alguno de sus hijos espirituales. Se podrían citar numerosos ejemplos sobre este particular, que constituye un antiguo fenómeno en la vida de la Iglesia y de las fundaciones eclesiásticas. Baste con recordar las famosas cartas de San Bernardo a los monjes que abandonaban el monasterio (SAN BERNARDO, Obras, "Epistolario", BAC, Madrid 1947). A lo largo de la historia de la Iglesia no ha sido extraño que alguno de esos hombres y mujeres se haya convertido, con el tiempo, en un detractor de sus antiguos Fundadores o de las Instituciones a las que pertenecieron. Se recuerdan con detalle algunos ejemplos entresacados de las vidas de Santa Teresa, de San Francisco de Sales y de San Josemaría Escrivá”.

Vota esta noticia
 

¿Se debe corregir a los directores?

Hola, no he podido evitar tomar la invitación a "¿alguna pregunta más?" en lo que respecta a una frase incluida en una pregunta-respuesta de tu página: ¿Qué valor tienen los testimonios críticos que aparecen en Internet contra el Opus Dei? ¿Y los libros "críticos" escritos por ex-miembros?

Has respondido: (…)Se agradecen las sugerencias y las críticas para mejorar las cosas. Cuando los fieles se incorporan (…) SE COMPROMETEN a hacer corrección fraterna a todos, pero ESPECIALMENTE A LOS DIRECTORES. Me ha llamado la atención que los fieles "se comprometan a" "corregir a los directores" y etc…para que así, entre todos, podamos aprender los unos de los otros.

Por favor, es evidente que esta táctica es muy hábil para descubrir en la propia casa al traidor de turno, y luego, hacerle moobing para que se vaya, y encima, que una vez fuera no pueda abrir la boca. No lo disfracéis de aprendizaje…o de Obra!!

Si en vez de comprometernos a corregir a los directores nos comprometiésemos firmemente a callarnos y a tragar con todo… entonces, ¿te parecería mejor?

He hecho muchas correcciones a los directores: a la cara, después de haber rezado por ellos y hablando con claridad y con caridad. Me ha ido muy bien, me lo han agradecido siempre. No me consideran un “bicho” peligroso ni nada por el estilo.

¿Por qué te parece mal que en la Obra se corrija a los directores? ¿Prefieres las organizaciones donde está prohibido llevar la contraria a los jefes? En ese caso, sé libre, respira aire fresco, te invito a descubrir el apasionante mundo de la libertad. Mis principios no están a merced de ningún jefecillo tirano, ni en la Obra ni fuera de ella. A los tiranos, en cualquier organización sensata, procuran echarlos a la calle y se podría decir, con dolor, pero con realismo, que “gracias a Dios, se fueron”, porque, si no quieren rectificar su tiranía, están haciendo daño a la gente.

Dices que “una vez fuera no pueden abrir la boca”: hombre, eso no es serio. Algunos están hablando todo el día, como sabes, pero no admiten que otros opinen distinto. ¿Te suena el caso de Evaristo?

Vota esta noticia