Opus Dei: documentos secretos internos

El equipo de Opus Dei: anti ha realizado un estudio sobre un documento encontrado en la web. Aquí os presentamos las conclusiones y comentarios al documento. En cursiva aparecen los textos encontrados en internet y en letra normal las aportaciones de Opus Dei: anti Bibliografía recomendada:
El secreto del Opus Dei
El supuesto secreto del Opus Dei es un tópico trasnochado
Documentos internos de la Obra
Opus Dei documentos
El folio secreto del santo del Opus Dei
El secreto del Opus Dei
Libros sobre el Opus Dei
Opus Dei libros
¿Es secreta la pertenencia al Opus Dei?

Publicamos también los documentos internos (el Catecismo, glosas, meditaciones, constituciones, cuadernos, vademecums…). Documentos que se ocultan no sólo a los que no pertenecen a ella, sino a muchos de sus miembros, que desconocen su existencia. Servirán de ayuda para quienes, antes de entrar, deseen saber por qué normas y criterios, se va a regir su vida dentro del Opus Dei.

La existencia de estos documentos no se oculta a los miembros de la Obra. Todos ellos conocen su existencia. Aunque no todos los usan, sino únicamente algunos de los miembros. Algunos también son conocidos por personas que no son de la Obra.
El Catecismo de la Obra lo estudian todos los miembros del Opus Dei y algunos que todavía no lo son, pero tienen interés en serlo. Es un documento que explica mediante preguntas, los puntos fundamentales del espíritu del Opus Dei.
Las glosas y vademécums son indicaciones sobre el modo de desarrollarse la labor del Opus Dei con personas jóvenes, matrimonios, etc. Estos documentos los leen los que están encargados de dirigir esas actividades.
Los libros de meditaciones se leen todas las mañanas en los centros del Opus Dei, para ayudar a hacer oración a los miembros (los numerarios hacen media hora de oración juntos todas las mañanas). También asisten a la lectura de este libro los que todavía no son miembros del Opus Dei, pero han manifestado sus deseos de serlo en un futoro, o los que están más "metidos" en el centro.
Los cuadernos y constituciones explican el espíritu del Opus Dei de forma desarrollada (los cuadernos ocupan más de 12 tomos de unas 200 páginas cada uno). Un resumen de los mismos se puede encontrar en el catecismo. Estos documentos los consultan personas de la Obra y otros que todavía no lo son. Uno de los cuadernos habla sobre la vocación: éste lo leen miembros de la Obra y otros que no lo son, pero que se están planteando su vocación.

"…para predicar y enseñar esta doctrina, no he necesitado nunca de ningún secreto. Los socios de la Obra abominan del secreto…" (Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer, 34).

Pues eso, nada de secretos.

Para entender la falsedad de las acusaciones de secretismo citamos el siguiente texto escrito por un miembro del Opus Dei (es la respuesta a la pregunta que se encuentra en Documentos internos de la Obra):

"Esos documentos son recopilaciones de experiencias, y cualquiera que los lea con algo de calma y sin esquemas preconcebidos, ve que son de pluma y procedencia muy diversa, en los que el redactor expresa con mayor o menor fortuna en cada ocasión algunas recomendaciones para diversos tipos de asuntos y situaciones.

Como tú dices, hay párrafos que son un poco antiguos, que efectivamente merecen una revisión, y quizá no se ha prestado a eso la atención que se debía, quizá porque en la Obra la vida va por delante de las glosas sobre cómo la vamos viviendo…

De todos modos, esos documentos no dicen exactamente lo que tú dices. No citas textualmente, sino que haces una interpretación… y se podrían hacer otras, y la mejor es la que se hace si se sitúa todo en su contexto, creo.

En todo caso, me alegro que me hagas esta pregunta. No se ajusta a la verdad decir, ya sé que tú no lo dices, que todas esas cosas sean normas oficiales de obligado cumplimiento. Prueba de ello es que no es infrecuente que vayan cambiando, incluso que se vayan haciendo ediciones nuevas, como ha sucedido ya varias veces.

Comprendo que algunos de los aspectos que se tratan allí pueden no entenderse. Es lógico, si piensas que todas las cosas tienen un contexto, una vida, fuera del cual quedan muertas, como sin vida. Y el Opus Dei, como parte de la Iglesia, es sobre todo vida, juventud, corazón, buen humor, amor a Dios y un cariño enorme por las personas, por cada persona.

Comprenderás que la publicación de esos documentos internos, que no es la primera vez que sucede, presentados como un catálogo de preceptos agobiantes, es situarse en un ámbito imaginario, forzando la vida, que es mucho más rica que unos rígidos esquemas. En alguna pregunta anterior se trata el tema de las "rigideces" y el daño que hacen las personas "rígidas", si no moderan sus impulsos".
(tomado de Crí­ticas al Opus Dei: una respuesta personal)

Opus Dei: documentos secretos internos Opus Dei>CUADERNOS 11: FAMILIA Y MILICIA
Roma, 1998

(Imagen escaneada de la primera página)

INTRODUCCIÓN

La lucha, hijo mío, es estar continuamente en guerra 1. Mediante una vocación específica, personal, el Señor nos ha llamado al Opus Dei, y nos ha asignado un puesto en el frente, donde combatir una continua guerra: tú contra ti mismo, yo contra mí mismo 2. Una guerra en la que nunca peleamos solos. Siempre nos sentimos cubiertos por el fuego de una poderosa arma: la oración de toda la Obra. Por la Comunión de los Santos, nos sabemos parte de un ejército bien compacto. Notamos el aliento de otras almas que viven con las mismas aspiraciones y deseos que nosotros, que pelean día a día con el mismo objetivo, y que, por encima de las diferencias de cultura, de lugar o de tiempo, también cuentan con nuestro apoyo sobrenatural.

La Obra, a la vez que milicia, es una familia unida con lazos más fuertes que los de la sangre, con unión de corazones, de voluntades, de afanes… 3. Desde el primer momento, quienes se acercaban a nuestro Padre experimentaban el cariño de un corazón paterno y materno. Después, en casa de la Abuela, encontraban el mismo aire de hogar cristiano que ahora se respira en nuestros Centros y allá donde se encuentre un fiel del Opus Dei, levantando la temperatura espiritual de los que le rodean 4.

[…]

Nos parece un texto metafórico muy adecuado para explicar el espíritu del Opus Dei a sus miembros.

——————————————————————————–

Guión orientativo para las clases de Catecismo de la Obra en las Convivencias de Supernumerarios de 2006 (nn. 1-46)

1. GUIÓN PARA LOS NN. 1-17

Los comentarios que se adjuntan, serán más útiles en la medida en que se consiga adaptarlos a la preparación de los asistentes; no se trata de un guión de clase para su uso inmediato: se requiere una labor previa de asimilación y síntesis, para explicar después lo que convenga con esa orientación. Para facilitar este trabajo el guión se divide en dos partes. En la primera, se ofrecen algunas ideas generales que pueden servir —a quien ha de explicar estas sesiones— para enmarcar más ampliamente el comentario específico a cada uno de los números del Catecismo. Si conviene explicar estos contenidos con más detenimiento, puede usarse esta Parte I como índice de una sesión introductoria.

La explicación de estas ideas —que prepara y complementa el estudio personal— deberá ayudar a:

a) entender con claridad que la realidad originaria del Opus Dei y su configuración jurídica como prelatura personal no guardan entre sí una relación puramente pragmática. Esta configuración no es simplemente una forma jurídica más práctica, o que ofrezca alguna ventaja, más o menos accidental, respecto a otras posibilidades: se trata de la «configuración jurídica adecuada» a la realidad del Opus Dei, en el sentido de que la figura jurídica de prelatura personal no sólo acoge perfectamente los rasgos esenciales de la naturaleza que Dios ha querido para la Obra, sino que ofrece el cauce más natural y directo para su manifestación y eficacia;

b) conocer con precisión y profundidad las características más importantes de esa configuración, sin necesidad de descender a cuestiones jurídicas de detalle o a una casuística superflua.

Las ideas contenidas en una y otra parte, en todo caso, son orientativas: quien se encargue de comentar esos puntos ha de procurar adaptarse a las capacidades de los oyentes, a su edad, a su formación teológica y canónica, y debe asegurarse de que todos entiendan1…

Es una explicación práctica muy útil para la preparación de las clases.

——————————————————————————–

Opus Dei: documentos secretos internos Opus DeiCUADERNOS 12: APOSTOLADO DE LA OPINIÓN PÚBLICA

ROMA, 1999

(Imagen escaneada de la primera página del libro)

INTRODUCCIÓN

En 1946, nuestro Padre escribió una carta en la que, con gran visión de futuro, animaba a sus hijas e hijos de todos los tiempos a servirse de los medios de comunicación, para poner a Cristo en la cumbre de todas las realidades humanas. Quería impulsarnos a que con sentido de profunda humildad -fuertes en el nombre de nuestro Dios y no en los recursos de nuestros carros de combate y de nuestros caballos (cfr. Ps. XIX, 8)-, estuviésemos presentes sin miedo en todas las actividades y organizaciones de los hombres, para que Cristo esté presente en ellas .

En este nuevo volumen de Cuadernos se recogen bastantes párrafos de aquella carta y otras enseñanzas de nuestro Fundador sobre el apostolado de la opinión pública. Una de las ideas que palpita en estos textos es que este apostolado es tarea de todos. Desde todas las profesiones, afirmaba nuestro Padre, se puede llegar a influir en la vida de los órganos de la opinión pública. La vibración apostólica de mis hijos, al ver la trascendencia de este apostolado, sugerirá a cada uno -en la esfera de sus iniciativas- la manera de ayudar.

[…]

En este texto se habla de intentar llevar a todos los hombres hacia Jesucristo. Aquí se comprueba, una vez más, que el Opus Dei es una pequeña parte de la Iglesia, porque sus fines son los mismos que los de la Iglesia.

——————————————————————————–

Carta Vos autem
de 16 de julio de 1933

1 VOS AUTEM dixi amicos, quia omnia quaecumque audivi a Patre meo, nota feci vobis (Ioann. XV, 15); os he llamado amigos, porque os he hecho saber cuantas cosas oí de mi Padre. Aquí tenéis, hijas e hijos de mi alma, unas palabras de Jesucristo Señor Nuestro, que nos señalan el camino que hemos de seguir en nuestra labor apostólica. Dios nos ha llamado para llevar su doctrina a todos los rincones del mundo, para abrir los caminos divinos de la tierra, para hacer que conozcan a Jesucristo tantas inteligencias que nada saben de El, y —al querernos en su Obra— también nos ha dado un modo apostólico de trabajar, que nos mueve a la comprensión, a la disculpa, a la caridad delicada con todas las almas […]

[…]

Un escrito en el que, una vez más, se habla de dar a conocer Jesucristo. De hacer que todos los hombres le conozcan. Con comprensión y cariño hacia todos.

——————————————————————————–

CUADERNOS 8: EN EL CAMINO DEL AMOR
ROMA, 1989

INTRODUCCIÓN

Nuestra vida en la Obra es un largo viaje, que dura lo que nuestros años sobre la tierra. Un camino comenzado por amor, que del amor se alimenta, y que alcanzará su término -si somos fieles- en el Amor que no tiene fin.
Ser caminantes hacia Dios es la verdad más profunda de nuestro ser y de nuestra existencia. Verdad que cada uno de nosotros ha sellado con un compromiso de amor, al responder a la llamada divina -veni, sequere me! (1), ven y sígueme- con la entrega que hicimos a Dios en el Opus Dei. Desde entonces, sin haber cambiado nada exteriormente, todo ha adquirido nueva luz y armonía en nuestra alma. El trabajo profesional, los lazos de familia y de amistad, las relaciones sociales y profesionales, son para nosotros, por mandato imperativo de Cristo, modo y camino de santidad, realidades santificables y santificadoras, como tantas veces nos enseñó nuestro queridísimo Padre.

[…]

Todas las realidades de la tierra pueden llevar a encontrarse con Dios, pueden ayudarnos a ser buenos cristianos.

——————————————————————————–

EL BUEN PASTOR
José María Escrivá, 12-III-1961

Del tomo de meditaciones internas “Mientras nos hablaba en el camino”, páginas 143-155
Roma, 2000

Un día de retiro, una jornada en la que el Señor nos concede especialmente gracias para considerar nuestro fin: santificarnos y santificar. Pero hoy yo querría señalaros una vez más cuál es el espíritu nuestro en un medio maravilloso de santificación, en un medio que está instituido por Jesucristo, porque es sacramento: la Confesión. Y, a partir de esa institución divina, deseo haceros algunas consideraciones sobre otro medio que es también una muestra de cariño materno de la Obra: la dirección espiritual con el Director, la charla fraterna.

Como de costumbre, me he traído unos libros, fichas y papeles. Algunas veces sucede que, después, durante la meditación, me voy por otros caminos y no les hago caso. Pero a este libro sí le hago caso, siempre, porque es el Evangelio, y yo no pretendo hablar más que palabras de vida, las de Jesucristo Nuestro Señor

En esta homilía se palpa la santidad de Josemaría Escrivá de Balaguer, que sólo pretendía hablar de Dios. El único objetivo de su vida fue ser fiel a lo que Dios quería de él.

——————————————————————————–

Carta Res omnes
de 9 de enero de 1932

1 RES OMNES […] no queremos librarnos de las trabas —santas— de la disciplina común de los cristianos. Queremos, por el contrario, ser con la gracia del Señor —que me perdone esta aparente falta de humildad— los mejores hijos de la Iglesia y del Papa […]

2 […] Instaurare omnia in Christo (Ephes. I, 10), dice San Pablo a los de Efeso, renovad el mundo en el espíritu de Jesucristo, colocad a Cristo en lo alto y en la entraña de todas las cosas. Venimos a santificar cualquier fatiga humana honesta: el trabajo ordinario, precisamente en el mundo, de manera laical y secular, en servicio de la Iglesia Santa, del Romano Pontífice y de todas las almas […]

[…] Comprenderemos la emoción de aquel pobre sacerdote, que tiempo atrás sintió dentro de su alma esta locución divina: et ego, si exaltatus fuero a terra, omnia traham ad meipsum (Ioann. XII, 32); cuando seré levantado en alto sobre la tierra, todo lo atraeré a mí. A la vez, vio con claridad la significación que el Señor, en aquel momento, quería dar a esas palabras de la Escritura: hay que poner a Cristo en la cumbre de todas las actividades humanas. Entendió claramente que, con el trabajo ordinario en todas las tareas del mundo, era necesario reconciliar la tierra con Dios, de modo que lo profano —aun siendo profano— se convirtiese en sagrado, en consagrado a Dios, fin último de todas las cosas […]

[…]

Aquí manifiesta S. Josemaría que la única finalidad del Opus Dei es servir a la Iglesia y servir al Papa. El Opus Dei está para servir a la Iglesia como la Iglesia quiere ser servida.

——————————————————————————–

Carta Videns eosde 24 de marzo de 1931

1 VIDENS EOS […] Me conmueve, hijos queridísimos, contemplar a Jesús que ejercita su poder divino y hace un milagro maravilloso, para ir al encuentro de los suyos, que se fatigan remando contra el viento por llevar la barca a donde el Señor les ha dicho.

Cumplimos también nosotros un mandato imperativo de Cristo, navegando en un mar revuelto por las pasiones y los errores humanos, y sintiendo a veces dentro de nosotros toda nuestra flaqueza, pero decididos firmemente a conducir a término esta barca de salvación que el Señor nos ha confiado. Se levanta quizá en ocasiones, de lo profundo del corazón, ante la fuerza del viento contrario, la voz de nuestra impotencia humana: ten misericordia de mí, oh Dios, porque me persiguen, me combaten y me hacen sufrir constantemente. Sin cesar me persiguen mis enemigos; y son muchos, en verdad, los que me combaten (Ps. LV, 2-3). El no nos deja, y siempre que ha sido necesario se ha hecho presente, con su omnipotencia amorosa, para llenar de paz y de seguridad el corazón de los suyos: Jesús les habló luego, y dijo: buen ánimo, soy yo, no tenéis que temer. Y se metió con ellos en la barca, y cesó el viento (Marc. VI, 50-51) […]

[…]

El Fundador del Opus Dei recurre a ejemplos del Evangelio, como solía hacer, para acercar a todos los miembros del Opus Dei a Jesucristo.

——————————————————————————–

Intención mensual (julio-septiembre 2006)

im 396

La intención mensual general para julio-septiembre es:

Patronos: Santa María, Regina apostolorum.

Ante el interés por la Obra que se ha despertado en la opinión pública, procuremos dar a conocer a mucha gente nuestro espíritu, llegando al trato personal, de modo que se produzca un gran incremento en el número de las personas que se incorporen a la labor apostólica y empiecen una dirección espiritual.

[…]

La intención mensual es algo en lo que se pone especial empeño durante unos meses. Con la intención mensual se demuestra la unidad de la Obra: todos los miembros piden a Dios durante ese tiempo con intensiadad para que salga adelante esa intención. Las intenciones tienen habitualmente una finalidad apostólica.

——————————————————————————–

Carta Singuli diesde 24 de marzo de 1930

1 singuli dies … […] Todos los días (…) deben presenciar nuestro afán por cumplir la misión divina que, por su misericordia, nos ha encomendado el Señor. El corazón del Señor es corazón de misericordia, que se compadece de los hombres y se acerca a ellos. Nuestra entrega, al servicio de las almas, es una manifestación de esa misericordia del Señor, no sólo hacia nosotros, sino hacia la humanidad toda. Porque nos ha llamado a santificarnos en la vida corriente, diaria; y a que enseñemos a los demás —providentes, non coacte, sed spontanee secundum Deum (I Petr. V, 2), prudentemente, sin coacción; espontáneamente, según la voluntad de Dios— el camino para santificarse cada uno en su estado, en medio del mundo […]

[…]

Como se puede ver, el empeño de las personas del Opus Dei es cumplir con la Voluntad de Dios para ellos.

——————————————————————————–

PARECERSE A NUESTRO PADRE
Editorial de Crónica, junio 1985, pp. 590-596

Nosotros hemos recibido una preciosa herencia de nuestro Fundador: el encargo de hacer el Opus Dei. Lo llevaremos a cabo, si cumplimos la condición que nos explicó repetidamente: haremos el Opus Dei en la tierra, si somos nosotros mismos Opus Dei (1). Y ser del Opus Dei significa dar cumplimiento al designio de Dios, que nos ha elegido antes de la constitución del mundo, para que seamos santos en su presencia (2), siguiendo este camino de santificación en el trabajo profesional y en el cumplimiento de los deberes ordinarios del cristiano (3), en el que El mismo nos ha puesto…

(1) Del Padre, Tertulia 26-VI-1977 en Crónica, 1977, p. 763.
(2) Ephes I,4.
(3) Oración para la devoción privada a nuestro Padre.

[…]

Cada cristiano se hace santo cumpliendo el plan que Dios tiene para él (su vocación). Los fieles del Opus Dei se hacen santos siendo fieles al espíritu del Opus Dei.

——————————————————————————–

Carta del Padre del 26 de junio de 2006:

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

En esta fecha, en la que nuestro Padre se encuentra tan especialmente presente en cada uno de nosotros, me he sentido movido a abriros mi corazón. Seguramente lo que os voy a decir lo tenéis ya bien dentro de vuestra alma.

Al recordar en los días pasados la llegada de nuestro Padre a Roma, me han venido una vez más a la mente –con nueva fuerza- su gran generosidad, su entrega sin límites a cuanto el Señor le pedía, su fidelidad heroica para acompañar a Jesucristo llevando la Santa Cruz en su cuerpo y en su alma. Nos repitió machaconamente que se sentía un instrumento inepto y sordo para hacer la Obra; pero, por los frutos, conocemos un poco del inmenso servicio que ha prestado a la Iglesia, a la humanidad y que, desde el Cielo, sigue prestando al mundo entero. Conversiones; personas de los más diversos ambientes que descubren la grandeza y la alegría de encontrar a Jesucristo; almas sin esperanza que tocan el gozo de renacer a una vida nueva; hombres y mujeres jóvenes, o de edad avanzada, que experimentan la suave y activa sacudida que supone conocer y amar a Jesucristo y dar la vida para comunicar a esta tierra la Luz de Dios; y me quedo muy corto en la enumeración…

Los fieles del Opus Dei tienen especial devoción a San Josemaría Escrivá de Balaguer, por ser el fundador del Opus Dei.

——————————————————————————–

CUADERNOS – 7
VOCACIÓN Y APOSTOLADO

INTRODUCCIÓN

Han pasado más de cincuenta años desde la fundación de la Obra: pocos, para una institución que ha de durar mientras haya hombres sobre la tierra. En todo el orbe, innumerables personas conocen y aman el espíritu del Opus Dei, que les enseña a hallar a Dios en su vida ordinaria y a acercarle muchas almas, cumpliendo el mandato apostólico que Cristo confió a la Iglesia entera. Son personas de toda edad y condición, que se forman al calor de la Obra, reciben la savia buena de su espíritu y colaboran con nosotros en las labores de apostolado.

Pensando también en estas personas, se publicaron en las revistas internas los artículos sobre la vocación y el apostolado, que se recogen en este volumen. Con palabras de nuestro Fundador y del Padre, se enseña a hacer apostolado según el espíritu específico del Opus Dei, y se exponen los criterios que permiten discernir las características de la vocación divina de la Obra, que el Señor está empeñado en regalar a muchos. Lo escribió nuestro Padre, cuando la Obra era aún una pequeña semilla que Dios había puesto en su corazón: tengo certeza de que la llamada –la llamada específica de que vengo hablando en esta carta–, es para muchos: porque en la Obra no hay clasismos, porque interesan todas las almas; y, por lo tanto, se necesitan toda clase de instrumentos 1.

Que la Virgen Santísima, Reina de los Apóstoles, y su Esposo San José, obtengan de la Trinidad Santísima la gracia de que muchas más personas, en todos los países y continentes, oigan esta llamada a buscar la santidad y a hacer apostolado en medio del mundo, y que –una vez oída– la sigan, con fidelidad proselitista, todos los días de su vida, en servicio de Dios, de la Iglesia y de las almas.

————
(1) De nuestro Padre, Carta, 9-I-1932, n. 12.

En este escrito se puede comprobar la rectitud de intención del Padre Escrivá a la hora de plantear la vocación al Opus Dei: la vocación al Opus Dei es para encontrar la santidad en medio del mundo y servir a Dios.

——————————————————————————–

Documento interno del Opus Dei

PROGRAMA DE FORMACIÓN INICIAL
(B-10)

Tercera Edición – Roma, 1985

Nuestro principal y mejor apostolado es procurar que las vocaciones que el Señor envía a su Obra reciban, desde el primer momento, la formación oportuna para corresponder a la llamada y para perseverar en el camino.

Esta es la primera tarea —con obligación de justicia— de todos los miembros del Opus Dei, y especialmente de los Directores. Sólo así, además, se multiplicará la eficacia de las labores apostólicas.

Nunca olvidemos que, si hemos de recibir continuamente los medios que en la Obra están prescritos para nuestra santificación, las vocaciones recientes tienen más urgencia de esa ayuda: vuestros nuevos hermanos son como criaturas recien nacidas, y necesitan, con el afecto y la comprensión de todos, el aliento de la doctrina y el ejemplo de vuestra piedad.

Mariano

Roma, en la fiesta de la Invención de la Santa Cruz, 3 de mayo de 1960.

[…]

La preocupación por las vocaciones recientes es una prueba más de que el Opus Dei no va a hacer números, ni a "captar" a muchos, sino a acercar a las almas a Dios.

——————————————————————————–

Publicación interna

CANCIONESRoma, 1986

Presentación

Nuestro Padre nos animó siempre a cantar, como una manifestación de esa alegría que es un tesoro cristiano del Opus Dei (1). Cuando las palabras se quedan cortas para expresar el cariño, suple el canto. Entonces, cantar es amar y orar: en las reuniones de familia, en los viajes… He llenado las carreteras de Europa -comentaba nuestro Fundador- de avemarías y de canciones (2).

El espíritu de la Obra nos lleva a entonar a lo divino las melodías populares. Pero tenemos además nuestras canciones de familia. Surgieron poco a poco, con espontaneidad. Nuestro Fundador deseaba que tuviéramos tradiciones de familia que sirvieran para reforzar esa unidad de corazones y de afectos tan propia del Opus Dei. Lo que nos une es el espíritu de la Obra, pero ese espíritu no puede estar desencarnado: necesita de manifestaciones externas propias. Y nuestro Padre pensó que una de esas manifestaciones fuese el canto: las canciones de Casa han de servirnos para estar más unidos unos con otros. […]

Para secundar este deseo de nuestro amadísimo Fundador, el Padre ha dispuesto que se publique este libro: entre las distintas canciones, hay algunas (nn. 3, 7 y 28) que se compusieron para que las pudieran cantar nuestras hermanas.

[…]

En el Opus Dei, como en todas las familias, hay tradiciones y costumbres. Las canciones que cantan los miembros de la Obra son una de ellas. Las letras de las canciones hablan del amor de Dios, de la fidelidad a la vocación, del apostolado, de la Virgen María, etc.

——————————————————————————–

Documento interno del Opus Dei

EXPERIENCIAS SOBRE EL MODO DE LLEVAR CHARLAS FRATERNAS

[…]

Si se entiende bien que quien imparte la dirección espiritual es el Opus Dei, fácilmente se comprende que no tendría sentido, por ejemplo, que al hacer la charla fraterna alguien pusiera como condición, para tratar un tema determinado, que quien la recibe se comprometiera a “no contar a nadie” lo que va a decirle; o que éste último, pensando facilitar la sinceridad, equivocadamente dijera al que hace la charla: “cuéntamelo todo y no te preocupes, porque no se lo voy a decir a nadie más”. En estos casos hipotéticos, la persona que recibiera la charla dejaría de ser instrumento para hacer llegar la ayuda de la Obra: esa conversación no seria una charla fraterna de dirección espiritual.

[…]

Esta cita sacada de contexto no es nada representativa, para hablar del ducumento (que hemos leído). Este documento está pensado para ayudar a quienes llevan la dirección espiritual de otras personas en el Opus Dei.

——————————————————————————–

CUADERNOS 5: LA MISIÓN APOSTÓLICA

Que tu vida no sea una vida estéril. -Sé útil. -Deja poso. -Ilumina con la luminaria de tu fe y de tu amor… (1)
La preocupación apostólica es inseparable de la lucha por alcanzar la santidad. Con la vocación al Opus Dei, al celo apostólico se une el afán proselitista, es decir, el deseo de que otros reciban la misma vocación. Cuando se tiene un bien, cuando un alma es feliz, cuando siente esta alegría interior y desea esta dicha, procura dar ese bien y esa dicha a los demás (2).
En la Obra, apostolado y proselitismo van entrelazados. Nuestro Padre repetía que nosotros tenemos el deber imperativo de hacer proselitismo; el deber de transmitir este don divino, y de procurar que haya otras almas que sirvan al Señor en el Opus Dei (3).

(1) Camino, n. 1
(2) De nuestro Padre, Crónica II-64, p. 7.
(3) De nuestro Padre, Crónica II-64, p. 7.

——————————————————————————–

CUADERNOS 3: "VIVIR EN CRISTO"

INTRODUCCIÓN

«Que busques a Cristo: que encuentres a Cristo: que ames a Cristo». -Son tres etapas clarísimas. ¿Has intentado, por lo menos, vivir la primera? 1.

Nuestra vida en la Obra comenzó porque Cristo vino a nuestro encuentro con una palabra afabilísima: Tu, me sequeris 2, ¡sígueme! Desde entonces se habrán sucedido en cada uno y continuamente esas tres etapas clarísimas, aunque no siempre de la misma manera.

Buscamos, hallamos y amamos a Jesucristo con la inocencia de Juan, o con las lágrimas de arrepentimiento de Pedro, o con la hondura serena que daban a Pablo las muchas batallas vencidas por el Señor. En cualquier caso, apenas en los comienzos o ya cerca del fin de la carrera, guardada la fe 3, el amor de Dios es lo que nos mueve.

La conversión es cosa de un instante: la santificación es tarea para toda la vida. La semilla divina de la caridad, que Dios ha puesto en nuestras almas, aspira a crecer, a manifestarse en obras, a dar frutos que respondan en cada momento a lo que es agradable al Señor. Es indispensable por eso estar dispuestos a recomenzar, a reencontrar -en las nuevas situaciones de nuestra vida- la luz, el impulso de la primera conversión 4.

(1) Camino, n. 312;
(2) Ioann. XXI, 22;
(3) Cfr. II Tim. IV, 7;
(4) Homilía, La conversión de los hijos de Dios, 2-II-1952;

[…]

——————————————————————————–

'Crecer para adentro'

Beato Josemaría Escrivá
Textos tomados de la predicación del Fundador del Opus Dei. Madrid 1937

Imagino vuestra inmensa alegría cuando recibáis, y cuando meditéis, estos apuntes tomados de la predicación de nuestro Padre en el Consulado de Honduras, durante los meses de abril a agosto de 1937, hace ahora sesenta años. Se trata de un deseo que ya don Álvaro expresó en varias ocasiones, pero no tuvo ocasión de verlo realizado. Su lectura y meditación nos ayudará mucho a todos a meternos, más y más, por caminos de oración, de la mano de tan estupendo guía en el trato con Dios como es nuestro Padre.

Durante la guerra civil española, los cristianos que quedaron en la zona controlada por los enemigos de la Iglesia experimentaron una cruel persecución religiosa; basta recordar que en el primer año del conflicto fueron asesinados 6.500 eclesiásticos, en odio a la fe; y muchos seglares padecieron el mismo fin por el solo hecho de ser católicos. En esas circunstancias, nuestro Padre siguió desarrollando a escondidas – no cabía otra forma – una amplia labor pastoral, en la medida que las circunstancias se lo permitían, arriesgando su vida cuando era necesario para el bien de las almas. Después de una verdadera odisea, encontró refugio en una sede diplomática madrileña: el Consulado de Honduras, que -como otros lugares semejantes- ejercitó durante aquellos meses el derecho de asilo con innumerables personas.

[…]

vuestro Padre
+ Javier

Roma, 2 de octubre de 1997, fiesta de los Santos Ángeles Custodios, aniversario de la fundación del Opus Dei.

——————————————————————————–

'El niño perdido y hallado en el templo' – Meditación interna. JM Escrivá.

EL NIÑO PERDIDO Y HALLADO EN EL TEMPLO
José María Escrivá, 8-VII-1937
Del tomo de meditaciones internas “Crecer para adentro”,
páginas 191-198
Roma, 1997

1) La composición de lugar de nuestra oración de hoy será imaginarnos a Jesús adolescente, annorum duodecim, como nos transmite el Evangelio (186), a la edad de doce años. Nuestra petición: aprender la lección que nos da como Maestro.

San Lucas nos relata que, habiendo subido Jesús con su Madre y San José a Jerusalén para el día de la fiesta, acabada ésta, remansit puer Iesus in Ierusalem, et non cognoverunt parentes eius (187); se quedó en Jerusalén y sus padres no lo advirtieron. Ha llegado solamente a los doce años nuestro Maestro, ¡y cómo procede! ¡Qué maravillosa discreción la suya! A nadie comunica, ni a sus padres, su plan para cumplir la Voluntad de Dios. Es de suponer que en el cariño de su Madre hubiera encontrado un obstáculo para realizarlo: quizá Ella no le hubiera permitido andar solo durante tres días por Jerusalén. Jesús calla y obra según la Voluntad de su Padre celestial…

——————————————————————————–

5ª edición del Catecismo de la Obra.

De la quinta edición del Catecismo de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei
(23 de abril de 1983)

**********

PARTE I

(…)

CAPÍTULO III

características de la obra

Art. 1. Espíritu

(…)

§ 4. Virtudes

(…)

95.–¿Qué deberes lleva consigo la virtud de la obediencia para los miembros del Opus Dei?

Para los miembros del Opus Dei, la virtud de la obediencia lleva consigo los siguientes deberes:
1) acatar con ánimo filial -como deberán hacerlo los demás fieles católicos, sus iguales- la doctrina y las disposiciones de la Santa Iglesia: del Papa y de los Obispos en comunión con la Santa Sede;
2) acomodar con la máxima fidelidad su vida al espíritu y a las Normas y a las Costumbres de la Obra;
3) cumplir con delicadeza extrema todo lo preceptuado en nuestro Derecho particular;
4) aceptar con la mayor prontitud y con esmero las insinuaciones, disposiciones y consejos de los Directores en todo lo referente a su vida espiritual y a la labor apostólica.

——————————————————————————–

CATECISMO DEL OPUS DEI

Algunos puntos de la 5ª edición

NOTA A LA SÉPTIMA EDICIÓN

Hablando del Catecismo de la Obra, nuestro Padre explicaba que responde a la necesidad de que siempre haya luces claras en nuestra cabeza, en nuestro corazón y en nuestro camino: las luces del espíritu y del derecho particular del Opus Dei, que, siendo siempre las mismas, brillan con fulgor diverso según las circunstancias y las necesidades.
La reciente canonización de nuestro queridísimo Padre ha hecho aconsejable esta nueva impresión, ocho años después de la precedente, que se preparó siguiendo las indicaciones de don Álvaro, y se publicó después de su marcha al Cielo. En esta séptima edición, además de incorporarse la conclusión del iter de la Causa de Canonización de nuestro Fundador, se han incluido los puntos complementarios sobre la naturaleza teológica y jurídica de la Prelatura, que se habían redactado recientemente.
En el año del Rosario proclamado por el Santo Padre Juan Pablo II en la Iglesia universal -año mariano en la Obra, en preparación del 75º aniversario de su fundación-, pido a la Santísima Virgen que, por la intercesión de San Josemaría, nos alcance de la Trinidad la gracia de que el gozo y la paz del 6 de octubre permanezcan perennemente vivos entre nosotros. La canonización de nuestro queridísimo Fundador ha de ser, para todos, una llamada siempre nueva: un punto de referencia constante en la vida espiritual, en el trabajo, en el apostolado y en todas nuestras actividades.

Roma, 14 de febrero de 2003
Aniversario de la fundación de la Sección femenina y de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz.

——————————————————————————–

Guía Bibliográfica 2003 ('INDEX' del Opus Dei)

Documento interno del Opus Dei

GUÍA BIBLIOGRÁFICA 2003

(‘Index’ del Opus Dei)

El índice fue publicado por el Santo Oficio para dar a conocer que ciertos libros eran juzgados por autoridades competentes de la Iglesia como dañinos a la fe por ser contrarios a las enseñanzas de fe o moral, porque desacreditan a la Iglesia o podían confundir la fe de los creyentes.

Después del Concilio Vaticano II, el 14 de junio de 1966, la Congregación para la Doctrina de la Fe (la sucesora del Santo Oficio) dispuso que tanto el índice como las penas de excomunión que estaban indicadas en el mismo ya no eran vigentes. PERO…

“Cuando la Iglesia quitó su “índice”, yo puse el mío”
José María Escrivá de Balaguer

Es un libro pensado para asesorar a los miembros del Opus Dei en sus lecturas.

——————————————————————————–

VOCACIÓN
Charla del Círculo de San Rafael*

*Medio de formación con frecuencia dirigido a menores de edad

[…] Nadie debe esperar pruebas extraordinarias. El Señor hace ver su Voluntad cuando se le pide sinceramente en la oración, y nos la hace llegar también a través del consejo de otras personas que ya le han entregado su vida, particularmente en la dirección espiritual. Este es el camino más seguro: rezar y consultar. El Señor llama en el fondo del corazón y para descubrir la llamada hay que abrirlo de par en par, confiando plenamente en quien conoce tanto la propia alma como las exigencias de la vocación.

[…] Se expondría a un peligro muy serio de no seguir su vocación quien, por falsa prudencia, pretendiera dejarlo para más adelante: “decidiré cuando acabe los estudios", o simplemente "dentro de unos meses, cuando acabe el verano…” ¡como si pudiera haber esperas cuando Dios llama! Hay que rechazar con energía esos cálculos mezquinos y plantearse sinceramente esa pregunta de Camino "¿Por qué no te entregas a Dios de una vez…, de verdad … ¡ahora! (n.902).

[…]

Una vez más asistimos a un claro ejemplo de fragmento sacado de contexto.

——————————————————————————–

VÍSPERA DE SAN JOSÉ

18 de marzo

VÍSPERA DE SAN JOSÉ

—La Costumbre de la Lista de San José.

—La vocación a la Obra es una gracia que el Señor quiere conceder a muchos.

—Tenemos obligación de hacer proselitismo.

ESTAMOS ya en la víspera de San José, Patrono de la Obra y de todos sus apostolados, a quien encomendamos de modo especial el proselitismo. Siguiendo una antigua tradición de familia, pondremos bajo su patrocinio a aquellas personas que dan mayores esperanzas de vocación a la Obra.

La Costumbre de la Lista de San José empezó antes de la guerra española de 1936. Nació con una gran naturalidad, como todas nuestras Normas y Costumbres: con la naturalidad con que el agua mana de una fuente. Necesitábamos vocaciones, y nada más lógico que acudir a la intercesión de Nuestro Padre y Señor San José. El era el cabeza de familia en el hogar de Nazaret; por eso es natural que le pidamos que aumente la nuestra, que seamos muchos, cada día más, en el Opus Dei: una familia numerosa.

Al principio, también yo ponía nombres, como todos; pero dejé de hacerlo cuando no era razonable que lo hiciera. Ahora me uno a las listas que hacen en todos los Centros de todas las Regiones. [De nuestro Padre. Tertulia, 19-III-1969]…

La lista de San José es una lista en la que uno pone las personas -2 o 3- por las que se compromete a rezar especialmente ese año. Son personas que uno piensa que podrían recibir el regalo de la vocación al Opus Dei en los próxomos meses.

——————————————————————————–

Carta del Padre
Alvaro, 9-1-1993

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

Con especial gozo me dirijo de nuevo a todos, a cada una, a cada uno, en este tiempo de acción de gracias por la Beatificación de nuestro Padre, para que elevemos nuestros corazones a la Trinidad Santísima al cumplirse un nuevo aniversario de la fecha en la que Dios hizo ver al Beato Josemaría —¡qué alegría escribirlo!— que también las mujeres debían formar parte del Opus Dei; y de ese otro 14 de febrero, del que ahora celebramos los cincuenta años, en el que quiso coronar su Obra con la Santa Cruz…

——————————————————————————–

De Spiritu et de piis servandis consuetudinibus.- Roma 1990

Del Espíritu y de las Costumbres
Roma, 1990

Al dar a la imprenta esta nueva edición del volumen De spiritu et de piis servandis consuetudinibus, me parece necesario haceros unas consideraciones, al hilo de cuanto oímos comentar a nuestro santo Fundador en momentos de mucha alegría, y de no poca inquietud en su alma, pero sin que perdiera jamás la paz sobrenatural y humana. Se había dado, en 1950, un paso fundamental en la historia jurídica de la Obra, pero aún quedaba un largo camino que recorrer, hasta llegar a la solución que se acomodara perfectamente a la naturaleza del Opus Dei. Su alegría era muy grande, insisto, porque en el Codex aprobado entonces ya se perfilaban con más fuerza el carácter secular, los fines y el futuro régimen de la Obra, y se daba un reconocimiento explícito a nuestro espíritu, a las Normas y Costumbres, que había deseado incluir en esos Estatutos. Para referirse, pues, a estos aspectos que os acabo de mencionar, nuestro amadísimo Fundador escribió en 1950:

1) sólo si se estudia, también nuestro Codex iuris particularis —que está plenamente imbuido de aquel espíritu sobrenatural que el Señor quiso para el Opus Dei—, se puede alcanzar una visión plena y clara de la Obra, que Dios suscitó el 2 de octubre de 1928, en servicio de su Iglesia Santa y de todas las almas;…

[…] Prólogo de Alvaro del Portillo

——————————————————————————–

Carta del Padre (19-3-1992).- Alvaro

Porque nos queremos de veras, sobrenatural y humanamente, y estamos unidos, notamos como un desgarrón en el alma si alguien no persevera en la vocación. Nos hace sufrir, pero no tambalear. El mismo Jesucristo experimentó la amargura de la traición de Judas, y ese dolor, ofrecido a Dios Padre, fue también medio para redimirnos. Sigamos nosotros su ejemplo y curemos la herida de la infidelidad con el bálsamo de nuestra entrega.

Judas era un Apóstol, había recibido esa vocación y Jesús no se equivocó al llamarle, pero aquel hombre prefirió la infidelidad. Traiciona al Señor con un beso: él, que había recibido el beso de una llamada divina. ¡Qué trágica mentira cuando la infidelidad se pretende camuflar bajo apariencia de amor! Judas traicionó al Señor por dinero, Demás abandonó a San Pablo por los placeres de esta vida…: en el fondo, siempre es el egoísmo, la soberbia, es el yo desorbitado el que impide la fidelidad. Para nosotros, la fidelidad a nuestra llamada significa fidelidad a la vocación cristiana: al Amor de Dios. Se entienden por eso las palabras fuertes de nuestro Padre: si alguno de mis hijos se abandona y deja de guerrear, o vuelve la espalda, que sepa que nos hace traición a todos: a Jesucristo, a la Iglesia, a sus hermanos en la Obra, a todas las almas.
(páginas 67 y 68)

[…]

——————————————————————————–

Meditaciones – Tomo IV

MEDITACIONES -Tomo IV- Roma, 1989
MEDITACIONES SEGUNDA EDICIÓN IV
Tiempo ordinario
(Semanas XXI a XXXIV)
ROMA, 1989
DOMINGO 1
319

DOMINGO XXI DEL TIEMPO ORDINARIO
—Necesidad de la dirección espiritual.
—Debemos colaborar en nuestra propia formación.
—Modo concreto de esta cooperación.

DIOS ha llamado a todos los hombres a participar de su propia vida: por las virtudes teologales, en la tierra; con la visión beatífica, en el Cielo. Pero la senda que conduce al fin no está exenta de dificultades. Esforzaos para entrar por la puerta angosta, porque muchos, os digo, intentarán entrar y no podrán (1). Es posible desanimarse, perder el buen rumbo, dar cabida al desaliento, ser engañados por las argucias del diablo; y el deseo inicial de llegar a puerto, puede ser infructuoso, si el alma no tiene quien la dirija en su camino. Los que no son gobernados por otros —dice la Escritura—, caen como las hojas, pues en la abundancia del consejo está la salvación (2).

[…]

——————————————————————————–

Meditaciones – Tomo III

MEDITACIONES -Tomo III- Roma, 1987
MEDITACIONES SEGUNDA EDICIÓN III
Solemnidades del
Tiempo ordinario
Tiempo ordinario
(Semanas IX a XX)
ROMA, 1987

SANTÍSIMA TRINIDAD (I)

—Tratar a Dios Uno y Trino, que habita en nuestra alma en gracia.
—Por medio de Jesús llegamos a la Santísima Trinidad.
—Vivir con esmero las manifestaciones de devoción a la Trinidad Beatísima.

YA HEMOS recibido el Espíritu Santo prometido por Jesucristo a la Iglesia. Y llega para nosotros el momento de acercarnos con nueva luz al mayor de los misterios, a la más sorprendente y maravillosa de las revelaciones divinas: la Trinidad Beatísima, las Personas del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, en cuya contemplación y goce reside la plenitud de nuestra fe y de nuestra vida cristiana. Enseñados por San Pedro, hemos descubierto que las tres Personas divinas han intervenido e intervienen en nuestra transformación; nos sabemos escogidos según la presciencia de Dios Padre, en la santificación del Espíritu, para la obediencia y la aspersión de la sangre de Jesucristo (1).

[…]

——————————————————————————-

Meditaciones – Tomo II

MEDITACIONES -Tomo II – Roma, 1987
Tiempo de Cuaresma
Semana Santa
Tiempo de Pascua
ROMA, 1987

MIÉRCOLES DE CENIZA

—La Iglesia nos ofrece hoy la oportunidad de una nueva conversión.
—La contrición ha de apoyarse en la misericordia infinita de Dios.
—Este tiempo de penitencia ha de manifestarse en propósitos concretos de mejora.

HOY EMPIEZA la Cuaresma, y llega a nuestros oídos la llamada divina a la penitencia. Esto dice Yavé: convertios a mí de todo corazón, con ayuno, con llanto y con gemidos. Rasgad vuestros corazones, no vuestras vestiduras, y convertios al Señor Dios nuestro; porque es clemente y misericordioso, tardo a la ira y grande en misericordia, y se arrepiente de castigar. ¿Quién sabe si, mudando su consejo, no se arrepentirá y dejará tras sí bendición, sacrificio y ofrenda para el Señor Dios vuestro? (1).

De parte de Dios, la Santa Madre Iglesia nos dirige una invitación imperiosa, porque le apremia la salvación eterna de sus hijos: enmendémonos y mejoremos en aquello en que por ignorancia hemos faltado; no sea que, sorprendidos por el día de la muerte, busquemos tiempo para la penitencia, y no podamos encontrarlo (2).

[…]

——————————————————————————–

Meditaciones – Tomo I

MEDITACIONES – Tomo I- Roma, 1987
Tiempo de Adviento
Tiempo de Navidad
Tiempo ordinario
(Semanas I a VIII)

NOTA A LA SEGUNDA EDICIÓN
Hace ya veintiún años que salieron a la luz estas MEDITACIONES, que tanto nos han ayudado a hacer oración. Se escribieron por deseo expreso de nuestro Padre, recogiendo en muchas ocasiones palabras textuales suyas, y siempre los rasgos de su espíritu, el que había recibido de Dios para entregarlo a sus hijas y a sus hijos. Nuestro mismo Fundador se sirvió muchas veces de estos volúmenes para su oración personal y para la lectura espiritual; y, en más de una ocasión, le oí decir que constituían un vínculo de unidad, y que daba gracias a Dios por disponer de este instrumento.

Pero aún hay más. En varias ocasiones, nuestro Padre comentó que reconocía como suyo todo lo que se contiene en estos libros: no sólo los textos escritos con la letra cursiva de trazo más fuerte, que se eligió para las citas literales, sino también el resto. Y es lógico que fuera así, porque —además de reflejar siempre su espíritu — las consideraciones escritas en estas MEDITACIONES, al hilo del relato evangélico, nos acercan a Jesucristo de la mano de nuestro Padre, siguiendo el modo de hacer oración que los hijos de Dios en el Opus Dei, y tantos otros cristianos, hemos aprendido de nuestro santo Fundador.

[…]

Alvaro
Roma, 15 de septiembre de 1985,
festividad de Nuestra Señora de los Dolores

——————————————————————————–

La hoja de normas

Las normas constituyen el llamado plan de vida que los miembros de la Obra deben vivir diaria, semanal y mensualmente. Para llevar un control de las mismas, se entrega a los miembros -especialmente a los que han pedido recientemente la admisión en la prelatura-, este impreso para que rellenen las casillas correspondientes al final de cada día. Decía Escrivá: "Sentid el deber de ser santos: santos, que no es hacer cosas raras. Si lucháis cada día por cumplir bien las Normas, vais por camino de santidad" (De nuestro Padre, Noticias VI-58, p. 18). Éste es pues, el 'plan de vida' a seguir por los miembros del Opus para lograr la santidad:

[…]

Esta hoja es un medio para ayudarse a vivir esa prácticas de piedad.
——————————————————————————–

Regulae internae pro Administrationibus
Roma, 28 de marzo de 1985

Palabras de Nuestro Padre, para la primera edición

Desde la fundación de la Sección femenina, una venturosa experiencia subraya la necesidad de dar a la imprenta estas Regulae internae pro Administrationibus, que escribí para vosotras -hijas de Dios, en su Opus Dei- y que tan bien habéis sabido vivir, poniendo en práctica con tanta delicadeza humana y con tanto sentido sobrenatural, uno de vuestros apostolados específicos, explícita y providencialmente sancionados por la Santa Sede, en dos solemnes decretos de aprobación (1).

Pido a Dios Nuestro Señor y a Nuestra Madre del cielo que cada día especialmente bendigan a aquellas hijas mías que se santifican en esta silenciosa labor -la Administración de nuestros Centros-, sin la cual sería menos eficaz y, en muchas ocasiones, imposible nuestro trabajo, en servicio de la Iglesia Santa y de las almas…

Medidas de prudencia en el trato entre los hombres y las mujeres en el Opus Dei. Habla de la separación entre las dos secciones.

——————————————————————————–

Meditaciones – Tomo VI – Fiestas del Opus Dei (II)

Meditaciones- Tomo VI- Fiestas del Opus Dei (II)
De julio a diciembre – Roma, 1990

SANTO TOMÁS APÓSTOL 488 3 de julio

SANTO TOMAS APÓSTOL
—La incredulidad y el acto de fe de Tomás después de la Resurrección del Señor.
—El deber de profesar externamente la fe.
—Dar testimonio de nuestra fe en Cristo con nuestras obras y nuestra vida.

EL EVANGELIO de la Misa de hoy recoge una de las apariciones de Jesucristo a los Apóstoles después de su Resurrección. Tomás, uno de los Doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le dijeron: ¡Hemos visto al Señor! Pero él les respondió: si no veo la señal de los clavos en sus manos, y no meto mi dedo en esa señal de los clavos y mi mano en su costado, no creeré.

Los Apóstoles eran poco propensos a admitir lo que excedía de los cauces de su experiencia y de su razón, y no parece que hubiesen entendido a Jesús cuando les anunciaba que resucitaría de entre los muertos. Sólo así se explica la reacción de Tomás…

——————————————————————————–

Meditaciones – Tomo V – Fiestas del Opus Dei (I)

Meditaciones – Tomo V – Fiestas del Opus Dei (I)
De enero a junio – Roma, 1990

9 de enero
ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE NUESTRO PADRE (I)
—Nuestro Fundador ha sido el instrumento fidelísimo de que se sirvió Dios para fundar la Obra.
—Lo que vio nuestro Padre el 2 de octubre de 1928 se ha hecho realidad.
—Estar muy unidos a las intenciones de nuestro Fundador y del Padre.

VIENEN hoy a la mente aquellas palabras de Jesucristo en una de sus parábolas: érase un padre de familias que plantó una viña, y la rodeó de una cerca, y cavó en ella un lagar y edificó una torre. El Señor, sirviéndose de nuestro Fundador como instrumento fidelísimo, ha plantado en el mundo una viña de vides selectas —selectas, porque Dios las hizo buenas al elegirlas—, protegiéndola con un muro sólido y seguro que no pueden saltar las alimañas.

Esta viña de la Obra ha dado ya, por la misericordia divina, sabrosos y ricos frutos, y se ha extendido prodigiosamente por multitud de naciones…

——————————————————————————–

Glosas sobre la Sociedad Sacerdotal de la Santa CruzRoma 14-II-87

La inquietud santa de nuestro Padre por ayudar al clero diocesano crece paralelamente a su vocación de Fundador del Opus Dei. Ya en los años de Zaragoza, cuando el Señor no le había hecho aún ver la Obra, atendió con abnegada solicitud a los futuros clérigos en el Seminario, especialmente desde su nombramiento como superior. Luego, en Madrid, se rodeó enseguida de un grupo de sacerdotes, a los que contagiaba su afán de santidad personal y su celo apostólico. Entre 1938 y 1941, dirigió muchos cursos de retiro para el clero, llamado por Obispos de toda España; algún año, predicó a más de un millar de sacerdotes y seminaristas. Precisamente durante uno de aquellos retiros espirituales, el Señor quiso llevarse al Cielo a su madre, a la Abuela, a quien había pedido oraciones por este apostolado.

Tanto crecieron los afanes divinos de nuestro Padre por atender a los sacerdotes que, hacia 1949–50, como ya la Obra marchaba adelante, bien encarrilada, pensó en comenzar otra fundación destinada al clero secular, a fin de ayudar a sus hermanos del clero diocesano a santificarse en su propio ministerio. (de la nota introductoria).

——————————————————————————–

Vademecum de sacerdotes
Roma 25-VI-87

¿Cuál es la identidad del sacerdote? La de Cristo. Todos los cristianos podemos y debemos ser no ya alter Christus, sino ipse Christus: otros Cristos, ¡el mismo Cristo! Pero en el sacerdote esto se da inmediatamente, de forma sacramental 1. [(1) De nuestro Padre, Homilía Sacerdote para la eternidad]. De la nota introductoria.

"En el Opus Dei, la dirección espiritual corresponde, en primer lugar, a los Directores locales, laicos, con los que también los sacerdotes tienen su charla fraterna; después, a los sacerdotes de la Obra, a través de la confesión sacramental. Los sacerdotes saben que, para colaborar eficazmente en la dirección espiritual personal de los fieles de la Prelatura, han de confirmar en todo, ordinariamente, las directrices que los demás reciban en la charla fraterna: sólo una completa armonía entre ambos consejos asegura la adecuada dirección espiritual de las personas de la Obra." (pág. 41)

"Nuestro Fundador estableció, además, que si un sacerdote de la Obra se atreve a administrar la confesión a una mujer en un lugar distinto del confesonario con rejilla -fuera de los casos tradicionalmente considerados como de verdadera necesidad-, incurre ipso facto en suspensión a divinis, cuya remisión está reservada al Prelado. Por tanto, los sacerdotes de la Prelatura no acuden a confesar a sitios donde no puedan cumplir esa norma." (pág. 45)

"Si en alguna ocasión lo considera conveniente, para conseguir una mayor unidad de criterio en la labor de formación y de dirección espiritual, la Directora local puede hablar brevemente con el sacerdote -siempre en el confesonario- sobre los puntos que estime necesarios." (pág. 53)

"Nuestro Padre comentó alguna vez que prefería que sus hijas murieran sin los últimos sacramentos -porque estaba cierto de que aun así morirían como unas santas-, a que los sacerdotes fueran sin necesidad a los Centros de mujeres." (pág. 53)

Un ejemplo más de frases sacadas de contexto. Si alguien lee todo el documento se da cuenta de que estos fragmentos no son nada representativos y están explicados en su contexto.

——————————————————————————–

Vademecum del Apostolado de la Opinión Pública
Roma, 29-IV-87

"Todo lo que hacemos en el Opus Dei -escribía nuestro Fundador en 1946- es dar doctrina, la doctrina de Jesucristo. Al testimonio del ejemplo, que todos procuran dar, los miembros de la Prelatura unen el de la palabra, para contribuir a la difusión del mensaje cristiano entre los hombres y mujeres de nuestro tiempo, sin excepción de razas, ni de lenguas, ni de circunstancias sociales".

"Muchas son las maneras y los caminos de contribuir a que la luz de Cristo ilumine las inteligencias y los corazones de los hombres, e impregne las costumbres, los modos de vida y las leyes de la sociedad. Y entre estos medios diversos que se pueden emplear para hacer llegar a los hombres la verdad de Jesucristo, tiene una particular importancia la recta orientación de la prensa, radio y la televisión, la actividad editorial, etc".
(De la Nota Introductoria del Vademecum)

——————————————————————————–

Vademecum de las sedes de los centros
Roma, 6-XII-87

"Se recoge en estas páginas un conjunto de experiencias relativas al funcionamiento habitual de las sedes de los Centros de la Prelatura. Muchas provienen de nuestro santo Fundador, continuamente atento -porque estaba metido en Dios- a tantos detalles prácticos como jalonan la convivencia humana y hacen amable el camino de la santidad en medio del mundo. En otras ocasiones, proceden de la vida de los miembros de la Obra que, guiados por ese ejemplo heroico del Padre, han roturado un dilatado campo de servicio a los demás. Y, en todo momento, describen cosas, quizá minúsculas en apariencia, pero que manifiestan el espíritu sobrenatural y el sentido común que vivifican sin cesar el comportamiento de los hijos de Dios en el Opus Dei".

"No se trata de un elenco exhaustivo, sino de la aplicación -abierta a nuevas experiencias de interés- del espíritu sobrenatural del Opus Dei, a algunas circunstancias de la vida ordinaria. Por eso, aun tratándose de cosas pequeñas, la fidelidad, por amor, a esos aspectos materiales -nunca minucias ni bagatelas-, tiene tanta trascendencia para los fieles de la Prelatura: porque es de enamorados cuidar los detalles, incluso en las acciones aparentemente sin importancia".

(De la nota introductoria del vademecum)

——————————————————————————–

Vademecum de Publicaciones internas *
Roma, 9-1-87

*Las 'Publicaciones internas' son aquellas a las que sólo tienen acceso los miembros de la Prelatura del Opus Dei. Sus cabeceras son "Crónica" (para la sección de varones), "Noticias" (para la sección de mujeres) y "Obras". Ésta última, se permite leer "a los Cooperadores y amigos, siempre que estén en condiciones de conocer y apreciar esa dimensión más íntima -se trata de una revista de familia- de nuestras labores apostólicas" (pág. 9). En este Vademecum se explica cómo deben redactarse, confeccionarse, etc.

Tampoco tienen acceso a ellas la jerarquía de la Iglesia ni los obispos de las diócesis donde haya centros de la Prelatura, ni ningún historiador, investigador, periodista, etc., -si no pertenece al Opus Dei y siempre que no lo haga para documentar su trabajo profesional, sólamente las utilizará para el crecimiento de su vida espiritual-. Son de 'uso interno' y no se permite su reproducción total ni parcial. Tampoco se puede hacer referencias a ellas en los trabajos de divulgación sobre el Opus Dei, el fundador, etc., que los miembros se propongan hacer o hayan hecho, tales como las biografías del fundador de la institución.

Comienzan así: "En cuanto nuestro Padre reunió a su alrededor a los primeros miembros de la Obra, comenzó a transmitirles el espíritu del Opus Dei de palabra, y también por escrito. En meditaciones, tertulias y charlas personales, les formaba y les abría insospechados horizontes de apostolado; y, durante los períodos de lejanía física, sostenía su vibración por medio de una copiosísima correspondencia."

"Muy pronto, además de esas cartas personales, nuestro Fundador quiso que llegaran a los que se hallaban aislados noticias del apostolado, con el fin de fortalecer el espíritu de familia propio del Opus Dei, manteniendo vibrantes a unos y a otros por la Comunión de los Santos. Y éste fue el propósito primordial que persiguieron, desde el primer instante, las publicaciones dirigidas a los miembros de la Prelatura."
(de la Nota introductoria)

——————————————————————————–

Glosas sobre la obra de San Miguel
Roma, 29-IX-87

"El 2 de octubre de 1928, fecha fundacional del Opus Dei, nuestro Padre vio claramente que el Señor quería en su Obra a personas de todos los ambientes de la sociedad -laicos y sacerdotes, solteros, casados y viudos, en unidad de vocación-, dedicadas a la búsqueda de la santidad y al ejercicio del apostolado en medio de las actividades humanas. En octubre de 1932, mientras hacía un curso de retiro espiritual en Segovia, nuestro Fundador recibió una nueva luz de Dios, que enriquecía el modo de dar cumplimiento a su Voluntad, y que le confirmaba en su decisión de invocar con segura piedad, como Patronos de la Obra, a los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, y también a los Santos Apóstoles Pedro, Pablo y Juan.

Las actividades de formación de los miembros Numerarios y Agregados, así como los trabajos apostólicos que desarrollan, se encomiendan al patrocinio de San Miguel y de San Pedro. Esta labor constituye la obra de San Miguel". (de la Nota introductoria pág. 5)

"La obra de San Miguel constituye, en fin, una silenciosa y operativa misión de servicio, sin relumbre humano, pero con luces divinas, porque transforma a las almas en dóciles y humildes instrumentos de la gracia de Dios,…" (de la Nota introductoria pág. 7)

——————————————————————————–

Vademecum de los Consejos Locales
Roma, 19-III-1987

"(…) todo lo que se escribe [en el vademecum] es, por el fondo y por la forma, no sólo bueno y noble, sino santo. Por eso, si alguna persona que no es de la Obra lo leyera, se llenaría de alegría y de afecto, al ver la rectitud de conciencia, la limpieza de medios sobrenaturales y humanos que se emplean, y el amor y el sacrificio que se pone para servir y hacer bien a la humanidad entera sin distingos, sin fobias." (pág. 143)

"En todas estas anotaciones se trasluce la naturaleza exclusivamente sobrenatural de esta labor: los Directores trabajan con almas, a las que transmiten con vibración y fidelidad -prescindiendo de sus propios puntos de vista- el espíritu querido por Dios para el Opus Dei, justamente para ayudarles a ser Opus Dei; y conceden, por tanto, la debida primacía a los medios sobrenaturales: todo lo fían fundamentalmente a la gracia divina, y jamás se apoyan sólo en sus personales cualidades." (pág. 5)

"Especial responsabilidad compete a los Directores en la formación de las nuevas vocaciones. Todo en este punto es primordial: desde el discernimiento de los signos de idoneidad para formar parte del Opus Dei, a la constancia y puntualidad con que se ha de dar la formación inicial, requisitos importantísimos para la perseverancia en la vocación y para la eficacia de la labor apostólica." (pág 6)

——————————————————————————–

Constituciones del Opus Dei.- 1950

Los estatutos secretos del Opus Dei (I)

CONSTITUCIONES – Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz y de la Obra de Dios – Roma, 1950

Ediciones Tiempo S. A.
Julio 1986

Traducción del latín al español por Lois Pérez Castro Secretario del Instituto de Filología del Consejo Superior de Investigaciones Cinetíficas

——————————————————————————–

Estatutos del Opus Dei – 1982

CÓDIGO DE DERECHO PARTICULAR DE LA PRELATURA PERSONAL DE LA OBRA DE DIOS – Roma, 1982

Ediciones Tiempo S.A.
Julio 1986

Traducción del latín al español por Matilde Rovira Soler
Profesora Titular de Latín de la Facultad de Filología de la Universidad Complutense  

Opus Dei: documentos secretos internos
5 (100%) 2 votos
 

Documentos internos de la Obra

Estimado señor, primero ruego sus disculpas por abusar del espacio, pero buscando informacion sobre el OD, encontré su página y en ella una referencia a otra que tambien visité encontrando varios documentos de la institucion.

He pasado leyendo bastante tiempo y encuentro que sus respuestas por ser personales, no responden a veces la inquietud formulada en términos mas bien de prácticas institucionales. Ejemplo: A la pregunta si se lee la correspondencia, afirma Ud. es una bobada, que a Ud. no le lee nadie y a quien se le ocurrio? En el otro sitio de internet encuentro en el documento Glosas a San Miguel que, en efecto, es obligacion de los superiores leer la correspondencia. Ante la salida de miembros, Ud. indica que es muy fácil, cuando lo que se leen en el libro de los Consejos Locales -recopilado en el otro sitio- es mucho mas fuerte: "En concreto, convendrá enterarse con prudencia de qué clase de amistades cultiva; si tiene intimidad con alguna persona; si se aconseja con algún eclesiástico (ajeno a la Obra), en lugar de hacerlo con sus hermanos; qué correspondencia envía y recibe, pues quizá escriba a parientes, a amigos o a otras personas que le hagan muy poco bien; qué libros lee…" Entiendo su interes en defender la institución, pero luego de comparar, creo que puede hacerse con más apego a la Verdad, siendo más puntuales. De todos modos seguire leyendo su pagina pues trata muchos temas interesantes y visitare los links que recomienda, dado que busco informacion. No pongo mi mail, pues considero de interes general este comentario. De todos modos gracias por su esfuerzo.

Esos documentos son recopilaciones de experiencias, y cualquiera que los lea con algo de calma y sin esquemas preconcebidos, ve que son de pluma y procedencia muy diversa, en los que el redactor expresa con mayor o menor fortuna en cada ocasión algunas recomendaciones para diversos tipos de asuntos y situaciones.

Como tú dices, hay párrafos que son un poco antiguos, que efectivamente merecen una revisión, y quizá no se ha prestado a eso la atención que se debía, quizá porque en la Obra la vida va por delante de las glosas sobre cómo la vamos viviendo…

De todos modos, esos documentos no dicen exactamente lo que tú dices. No citas textualmente, sino que haces una interpretación… y se podrían hacer otras, y la mejor es la que se hace si se sitúa todo en su contexto, creo.

En todo caso, me alegro que me hagas esta pregunta. No se ajusta a la verdad decir, ya sé que tú no lo dices, que todas esas cosas sean normas oficiales de obligado cumplimiento. Prueba de ello es que no es infrecuente que vayan cambiando, incluso que se vayan haciendo ediciones nuevas, como ha sucedido ya varias veces.

Comprendo que algunos de los aspectos que se tratan allí pueden no entenderse. Es lógico, si piensas que todas las cosas tienen un contexto, una vida, fuera del cual quedan muertas, como sin vida. Y el Opus Dei, como parte de la Iglesia, es sobre todo vida, juventud, corazón, buen humor, amor a Dios y un cariño enorme por las personas, por cada persona.

Comprenderás que la publicación de esos documentos internos, que no es la primera vez que sucede, presentados como un catálogo de preceptos agobiantes, es situarse en un ámbito imaginario, forzando la vida, que es mucho más rica que unos rígidos esquemas. En alguna pregunta anterior se trata el tema de las "rigideces" y el daño que hacen las personas "rígidas", si no moderan sus impulsos.

Vota esta noticia