¿Cómo se explica la gran difusión de la devoción a san Josemaría?

Cómo se explica usted la gran difusión de la devoción privada a Mons. Escrivá en los cinco continentes? El nuestro está repleto de la famosa estampa.
Sí, anda por todas partes de mano en mano, de oración en oración. Es un hecho que va mucho más allá de las fronteras de la Prelatura misma.

Y es un hecho que me atrevo a llamar sobrenatural, porque muchos, ante esa estampa, podrían encogerse de hombros. Y sin embargo, no: la reciben, la rezan, la difunden.

Esto ocurre porque por intercesión de Mons. Escrivá han alcanzado del cielo muchísimos favores. Por eso difunden espontáneamente y por propia iniciativa su devoción. Así se propaga la estampa por el mundo entero.

El Mercurio (Santiago de Chile), 3 de mayo de 1992, MONSEÑOR ALVARO DEL PORTILLO, PRELADO DEL OPUS DEI, entrevista de PILAR RIOS.

Comienzo con esta pregunta una serie de "preguntas azules". Son preguntas que no provienen de los lectores, sino preguntas sobre el Opus Dei que me parecen de interés, tomadas de acá y de allá.

Vota esta noticia
 

¿Algunos fieles de la Obra exageran en la devoción a San Josemaría?

Eres fuerte, amigo: más que bravo (el sitio es completo, tiene una bella gráfica y es también amigable para el usuario). Después, se ve que tienes un cerebro que piensa, un corazón que late y sangre en las venas. Pasemos a una pregunta teológica: hay quien dice que algunos fieles de la Obra exageran en la devoción a San Josemaría, convirtiéndola en culto. ¿Qué me dices? ¿Es también cierto que en los medios de formación se habla más de cosas internas que de Dios?
Sei forte amico: oltre che bravo (il sito è completo, ha una bella grafica ed è anche user friendly). Poi si vede che tu hai un cervello che pensa, un cuore che batte e sangue nelle vene. Passiamo a una domanda teologica: qualcuno dice che alcuni fedeli dell'Opera esagerano nella devozione a S.Josemaria, facendola diventare culto. Che mi dici? E' poi vero che nei mezzi di formazione si parla più di cose interne che di Dio?

Gracias por esas cosas que dices: creo que no son verdad, hago esta página a ratos libres y dista mucho de lo que me gustaría que fuese. Pero te agradezco tus cumplidos.

1. Sobre la devoción a San Josemaría, te diré que ocupa, en el corazón de la gente de la Obra, un lugar importante, pero dentro de la “escala” católica habitual. Tenemos, colectivamente, muy pocas devociones: a la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. A la Santísima Virgen. A San José. A los Angeles Custodios. Y también a los patronos e intercesores de la Obra. Y por ese orden: nadie pone, como ningún católico, a un santo por delante de Dios: es una tontería y una herejía. Si alguno lo hiciera, es porque es tonto (o hereje), sea o no del Opus Dei.

No ha sido el esta página.

Cuando Josemaría Escrivá murió en 1975, pidieron por escrito su canonización 1.300 cardenales, arzobispos y obispos de todo el mundo: un tercio del episcopado mundial. Todos ellos, y muchos otros que quizá no escribieron, pensaban que era santo. Y tenían mucha responsabilidad y mucho conocimiento de la Iglesia y de la Obra. Y también otros miles de personas, de todas las condiciones sociales, de muchísimos países.

En el Opus Dei tenemos la suerte de tener un fundador santo, y se lo agradecemos a Dios. San Josemaría ha sido propuesto por la Iglesia como modelo de santidad. El Santo Padre dijo de él, en la misa de canonización, que es “el santo de lo ordinario”. Es muy bonito tener en la Iglesia un santo de las cosas normales, de la vida diaria, de las tareas de todos los días. Comprende que es lógico que los del esta otra pregunta, donde se explica el gran esfuerzo de transparencia que ha hecho y hace el Opus Dei. Ojalá todo el mundo pueda y quiera conocer los tesoros que conforman la historia y la vida de la Obra (muchos están ya publicados), y la vida tan maravillosa y tan poco llamativa de muchos de sus miembros, que pasan por el mundo sembrando paz y alegría, sin llamar la atención, pero muy unidos a Dios y ayudando a los que están cerca a ser felices y a encontrar la luz de Dios en sus vidas.

Vota esta noticia