Rasgos Principales

El Opus Dei, desde su fundación en 1928, difunde el mensaje de la llamada a la santidad de todos los bautizados, en el cumplimiento del propio trabajo y de las obligaciones personales de cada uno.
El espíritu del Opus Dei tiene como característica esencial el hecho de no sacar a nadie de su sitio, sino que lleva a que cada uno cumpla las tareas y deberes de su propio estado, de su misión en la Iglesia y en la sociedad civil, con la mayor perfección posible. El Opus Dei, con su espíritu esencialmente secular, sirve a la Iglesia y a la sociedad fomentando la santidad y el compromiso apostólico personal de los fieles cristianos, ayudándoles a descubrir y asumir las exigencias de su vocación bautismal en el lugar que cada uno ocupa en el mundo. Algunos rasgos del espíritu del Opus Dei son:
1. Filiación divina: un cristiano es un hijo de Dios, en virtud del bautismo.
2. Vida ordinaria: el cristiano corriente puede buscar la santidad a través de las circunstancias de su vida y de las actividades que desarrolla.
3. Santificación del trabajo: es como el quicio en el que se apoya la entera vida espiritual del cristiano corriente.
4. Amor a la libertad: los fieles del Opus Dei son ciudadanos que disfrutan de los mismos derechos y están sujetos a las mismas obligaciones que los otros ciudadanos, sus iguales.
5. Vida de oración y de sacrificio: oración, asistencia diaria a la Santa Misa, confesión sacramental, lectura y meditación del Evangelio, etc. Para imitar a Jesucristo, realizan también sacrificios, especialmente los que facilitan el cumplimiento fiel del deber y hacen la vida más agradable a los demás, así como la renuncia a pequeñas satisfacciones, el ayuno, la limosna, etc.
6. Caridad y apostolado: los miembros del Opus Dei se esfuerzan en dar testimonio de su fe cristiana.

Vota esta noticia
 

¿Qué características tiene concretamente la prelatura personal del Opus Dei?

El Opus Dei es una prelatura personal de ámbito internacional, compuesta por un Prelado, por un propio clero y por fieles laicos (hombres y mujeres). Los sacerdotes de la Prelatura provienen de los miembros laicos. Seglares y sacerdotes cooperan orgánicamente en la misión de difundir el ideal de la santidad en medio del mundo y de promover, en particular, la santificación del trabajo.

Vota esta noticia