Trato a ex-miembros

En cuanto a los ex miembros de la obra, no seas ta parcial; conozco a muchos, repito muchos que han sufrido bastante; además, quien se atreva a hablar, recibirá un trato despreciativo e incluso le harán la guerra, hablando mal de él. ¿Te parece justo y caritativo? Te lo dice uno que pasó por ese trance: no me lo invento.

El Opus Dei y sus miembros no son infalibles, ni lo serán nunca. Hay errores, lógicamente, en sus vidas. ¿Hay auto-crítica en el Opus Dei? Yo creo que sí. Me he movido en muchos ambientes, y el Opus Dei es el lugar en que más he visto que se practica de modo constante y natural la auto-crítica. En algún lugar en el que he trabajado, por ejemplo, estaba muy mal visto poner en tela de juicio la actuación de los que mandaban, ni siquiera extremando la delicadeza y la discreción. No estaba prohibido, claro está, pero en la práctica era muy arriesgado decir nada, ni siquiera una sugerencia de poca categoría. En la Obra, por el contrario, se practica frecuentemente la corrección fraterna. Se agradecen las sugerencias y las críticas para mejorar las cosas. Cuando los fieles se incorporan de modo definitivo (en una sencilla ceremonia, que se llama la Fidelidad), se comprometen a hacer corrección fraterna a todos, pero especialmente a los directores. Junto a esto, los miembros del Opus Dei también practican la debida auto-crítica, dedicando tiempos diarios, semanales, mensuales y anuales al examen personal de conciencia.

Por encima de los directores de los centros, hay otros niveles de gobierno, regional y central, a los que se puede acudir, libremente, cuando se quiera. Y luego están las leyes generales de la Iglesia e incluso, si fuese el caso, las leyes civiles de cada país. La actuación de todos y cada uno de los directores del Opus Dei, como es lógico, está sometida a todas esas disposiciones, a las que cualquiera -sea o no miembro de la Prelatura- puede acudir.

Además, en el Opus Dei hay muchos otros mecanismos para evitar la tiranía. Por ejemplo, el gobierno es colegial en todos los niveles. Nadie puede tomar en solitario una decisión de cierta importancia. En caso de duda, los asuntos se resuelven por mayoría. Esto lo vivo y lo presencio todos los días desde hace muchos años. Nadie puede decir, sin mentir, que no es así.

Con respecto a los testimonios en contra del Opus Dei, diré que no todos esos testimonios son "en contra del Opus Dei". En algunos casos, son testimonios en contra del tal o cual persona del Opus Dei, que tuvo una actuación desafortunada. No puedo entrar a juzgar cada testimonio, porque me faltan los datos, lógicamente. Pero sí puedo decir alguna cosa en general. Por ejemplo, que supongo que nadie puede ser condenado sin ser oído.

Ojo: no estoy diciendo que esos testimonios sean falsos. Si alguien tiene algo contra una persona concreta, o contra varias, tiene a su disposición el Tribunal de la Prelatura, los demás Tribunales Eclesiásticos, y si por la materia fuesen competentes, los tribunales civiles nacionales e internacionales.

Me da pena que con su actuación, los que pretenden descalificar a una institución entera por los posibles errores de algunos de sus miembros, puedan causar daño a la Iglesia, a la Obra, a las almas… y quizá -repito: quizá- a sí mismos, pues antes o después darán cuenta a Dios, que conoce de sobra la verdad de cada caso y la conciencia de cada uno.

Con respecto a los libros calumniosos, no tengo mucho que decir. En su momento, la Obra, en los países donde se han publicado, ha dado suficientes explicaciones. Si alguien desea más datos sobre algún libro concreto o alguna de las afirmaciones que allí se recogen, estaré encantado de responder.

Los que salieron publicados antes de 1992 los presentó la Obra (no los autores, sino la Obra) ante la Santa Sede, para acompañar la documentación que se presentó en el proceso de canonización del Fundador. Ya habrás podido ver por ti mismo lo que valen.

Hay quien dice que el ¿Libros silenciados?

Vota esta noticia