Soy del Opus Dei porque me da la gana

Nuevo comentario en “Cada caminante siga su camino“:

Hola Antonio,

Acerca de la palabra “inventar”, quiero aportaros a ambos, una matización.

La persona que te escribió, entiende la palabra inventar en el sentido de “crear mentalmente”. Tú en cambio, no te propones inventar, ni ser original en nada, sino seguir un camino ya decidido por otros. (El Fundador parece ser el único “inventor” autorizado, el creador y el descubridor definitivo – ver definición de “descubrir” más abajo -, en cuanto a caminos de vida para seglares, en el Opus Dei)

Hay otro significado de la palabra “inventar”, que proviene de su etimología latina, “invenire”, que significa: “descubrir”. Aquí el camino, no lo crearías en tu mente (con el peligro de ser arbitrario y equivocarte), sino que lo descubrirías en la misma realidad.

Por ejemplo, uno “descubre” su vocación, no la inventa (ni los demás la inventan para uno).

Es posible “crear un camino” en su mente, teniendo “proyectos” personales de futuro, pero también hay que discernir que esta elección sea la adecuada, confrontándola con la misma realidad.

Aunque en este momento seas un “numerario soltero”, y que creas que a tus 23 años, eso ya es lo definitivo para tí (que ya no tengas nada más que “descubrir” en la vida), sí que puede ocurrir un nuevo cambio, una bifurcación adicional en tu vida, o bien decidido por ti por el Opus Dei (donde se esperaría que obedecieras ciegamente a lo que tu director y tu confesor dicen ver en ti), o que esta nueva opción te la traigan las mismas circunstancias de la vida, y que no provenga directamente del mismo Opus Dei.

En ese sentido, puede que a un momento dado, cuando termines tus estudios de doctorado en ingeniería, el Opus Dei te proponga un paso adicional decidido exclusivamente por ellos: esto es, que te hagas sacerdote del Opus Dei.

Y si practicas ciegamente la obediencia hacia un camino predeterminado, donde no tienes nada que decidir, nada que descubrir, nada que “inventar” (crear con tu mente, o descubrir en la realidad), no podrías negarte a ello.

O podría ocurrir, que al terminar tus estudios doctorales, en la medida en que tengas amistades con chicas (y que el Opus Dei te deje libertad para ello, para tener sanas amistades con chicas – porque el Opus Dei tiene fama de crear entre los numerarios, una separación radical entre sexos, entre las secciones masculina y feminina), te enamores de una chica, o una chica se enamore de ti; o que un día te canses de dirigir clubs juveniles como si fueras un eterno boyscout adolescente, y sientas el deseo de fundar una familia, y ahí sí que tendrías que elegir, “descubrir” (pidiendo a Dios en la oración, que te ilumine en el camino que vas descubriendo), en forma personal (y no predeterminada por una institución), el camino a seguir en tu vida.

Un saludo.


Veo que en tu mensaje destilas acidez y desencanto vital. Procuraré hablarte en tu leguaje, para ver si consigo que entiendas mi respuesta:

Deduzco, por lo que me dices, que dejaste de ser del Opus Dei. Pues bien, el fundador de el Opus Dei NO es el único “inventor autorizado”, sino que el único “inventor autorizado” es Dios. Aunque es muy cómodo y comprensible que uno necesite echar las culpas a alguien para encubrir su fracaso vital. Supongo que yo haré lo mismo si -Dios quiera que no ocurra- dejo el Opus Dei. Te comprendo.

También quería decirte que soy del Opus Dei porque me da la gana. No porque me hayan forzado, ni por nada por el estilo. Símplemente intuí que era lo que Dios quería de mí y me lancé (yo me lancé y yo elegí). Quizá en tu caso eligieron por tí, y por eso has salido escaldado (como bien dices no es lo mejor obedecer ciegamente al director, sino pensar antes las cosas: nunca es tarde para darse cuenta).

Si me hago o no me hago sacerdote es algo que depende de que me de la gana a mi (aparte de depender que sea lo que Dios quiera de mi vida). No de que me lo sugieran (o impongan, como supongo que tú pensarás).

Por cierto, ya que hablas de “numerario soltero”, ¿conoces a algún numerario casado? Si es así, dame su mail, para pedirle que escriba en esta página… Sería un gran notición, porque no hay ninguno.

Ah, antes de que se me olvide, lo de “eterno boyscout adolescente” es bastante gracioso. No veas cómo nos hemos reído de eso en mi centro (porque como supondrás, todos somos eternos boyscouts adolescentes). Gracias por permitirnos pasar un rato tan divertido con esta tontería.

Antonio.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *