Si te hago falta, llámame – San Josemaría

Necesito una cita de un texto de San Josemaría en el que, en la época de la guerra, dice a alguno de sus hijos espirituales o allegados que están en el frente la siguiente frase. “Si me necesitas llámame”. Te suena o puedes conseguirme el contexto, por favor? Muchas gracias por adelantado

 
Paloma L


Copio un fragmento de la biografía de San Josemaría Escrivá, escrita por Andrés Vázquez de Prada. Tomo 2, Capítulo Burgos. 

El 9 de enero, recién llegado a Burgos, cumplía don Josemaría 36 años. Pensando en todos sus hijos, les escribió una larga carta, que empezaba así:
Circular del 9 enero de 1938
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y de Santa María.
+Jesús bendiga a mis hijos y me los guarde.
El Señor a mí también me guardó de la muerte, que parecía segura más de una vez: y me sacó de la tierra de Egipto, de la tiranía roja -a pesar de mis pecados: por vuestras oraciones, seguramente-, para que siga siendo Cabeza y Padre de sus elegidos, en esta Obra de Dios.
Mis planes son visitaros, uno a uno. Procuraré hacerlos realidad cuanto antes.
Mientras llega esa hora, tan deseada, con esta Carta Circular, os doy luces y aliento, y medios, no sólo para perseverar en nuestro espíritu, sino para santificaros con el ejercicio del discreto, eficaz y varonil apostolado que vivimos, a la manera del que hacían los primeros cristianos: ¡bendita labor de selección y de confidencia!
Como fruto bien cuajado y sabroso de vuestra vida interior, con naturalidad, por la gloria de nuestro Dios -Deo omnis gloria!-, renovad vuestra silenciosa y operativa misión.
No hay imposibles: omnia possum…
¿Olvidaréis nuestros diez años de consoladora experiencia?… ¡Vamos, pues! ¡Dios y audacia!

En tanto llegaba la hora de hablar personalmente con cada uno de sus hijos, les recuerda los fundamentos prácticos de la vida interior, normas de piedad y modo de encauzar el apostolado. Y añade los consejos pertinentes para vencer los obstáculos que surjan en tiempos de guerra: escribirle, estudiar un idioma, hacer un trabajo profesional cualquiera, pasarse por Burgos al disfrutar un permiso… Por descontado, se pone a su entera disposición, que para eso era Padre: Si te hago falta, llámame. -Tienes el derecho y el deber de llamarme. Y yo, el deber de acudir, por el medio de locomoción más rápido.
Termina la carta con un aviso:
Y, ahora, un asunto importante:
Hace tiempo, se hacía sentir la necesidad de incluir una petición “Pro Patre”, en la oración oficial de la Obra. -Desde el 14 de febrero próximo -día de Acción de Gracias, como el 2 de octubre-, se comenzará a rezar, en nuestras Preces, después del “Oremus pro benefactoribus nostris”, “Oremus pro Patre”, y se dirá:
“Misericordia Domini ab aeterno et usque in aeternum super eum: custodit enim Dominus omnes diligentes se”. “La Misericordia del Señor sobre él, siempre: porque el Señor guarda a los que le aman”.
Sabed que sois, en frase de San Pablo, mi gozo y mi corona: estoy pendiente de vosotros… ¡sedme fieles!
Os bendice vuestro Padre
Mariano

Esta es la cita buscada, si no me equivoco.

Antonio.

Relacionados:

falta de filiación y la falta de fraternidad: enemigo imponente

 

Si te hago falta, llámame – San Josemaría
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *