SÍ A LA VIDA Y AL AMOR

A finales del mes del febrero, en la consulta del ginecólogo, un matrimonio recibió la noticia de que su quinto hijo, tiene el síndrome de Down. Además, a los pocos meses de su nacimiento, deberá ser operado de una grave lesión de corazón.
Esta noticia, que a muchos matrimonios les supondría tomar una drástica decisión, fue acogida con una gran paz, y lo que en un primer momento parecía una pesada losa, fue convirtiéndose en una serena y generosa aceptación .

Esa misma noche, transmitieron a sus hijos (el mayor de 11 años) la noticia, que fue recibida con emoción. Estos, al mirar a los ojos de sus padres, comprendieron que Alfonso (que así se llamará) será recibido con mucho cariño, por parte de todos y de cada uno.

Los que tenemos la suerte de contar con la amistad de esa familia, nos sentimos orgullosos de esa amistad, y nos vemos muy poca cosa ante su generosidad y grandeza de corazón.

Ante la mezquindad y visión hedonista de la vida, surge con radiante resplandor el emocionante ejemplo de esta familia (y tantas otras), que afirman con su vida diaria, un sí a la vida y al amor.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *