Sexo y dinero en la Obra

Estimado Antonio,

Tengo 22 años, estudio para acabar ICCyP y llevo unas semanas informándome mucho acerca de todo lo que es el Opus Dei, por la sencilla razón de que he empezado asalir con una chica cuya familia es de la Obra, si bien ella, -entiendo-, no tiene demasiado apego por ella (pero si respeto y algún tipo de compromiso, como estoy observando tras analizar algunos detalles).

Sin ánimo ninguno de estar en posesión de la verdad,tras formarme una opinión acerca del opusdei me gustaría compartir contigo algunas reflexiones yhacerte alguna que otra pregunta. Vaya por delante que soy católico, apostólico y romano.

Vosotros habláis mucho de no banalizar la cuestión sexual. En el entendido de que compartamos la opinión de que el sexo sin amor es algo vacío, pareceinnegable que también puede verse como un acto físiconatural que tarde o temprano acaba apareciendo, -porpura inercia-, en cualquier tipo de relación. Excluyendo aquellas relaciones en las que el amor es inexistente (y en las cuales, cuando dicha inerciahace aparecer la cuestión sexual, de consumarse ésta bajo ciertas ópticas se incurriría en una mera banalización o animalización del sexo), en los casos en los que exista un amor limpio, puro y verdadero, ¿no te parece que la visión HA de ser distinta, por elsimple hecho de que no es justo equiparar ambos casos? En este punto, y siempre considerando las relacionesen las que haya AMOR verdadero, quiero preguntarte:

¿dónde ponéis vosotros el límite? ¿en coger de lamano? ¿beso seco en los labios? ¿beso “tipo B”? ¿dormir juntos, sólo abrazados? Sea cual sea larespuesta (la cual me gustaría que fuera CLARA y CONCISA), ¿cuál es la razón de ése límite, cuál es larazón ÚLTIMA de frenar una inercia natural que ademásde todo, tiene al AMOR de su lado?
He expuesto éste tema a sacerdotes católicos, algunosde los cuales han preferido lanzarme una mirada cómplice de entendimiento a tener que darme unarespuesta. Algunos me han contestado eso de esperar almatrimonio. Yo me pregunto, ¿por qué? ¿qué hay en algotan natural como el sexo que tanto debate suscita? Yen el caso de dar el visto bueno a esperar hasta elmatrimonio, ¿sólo podrá tenerse sexo para procrear?

¿podrías facilitarme datos acerca de las profesiones y rentas de todas aquellas personas vinculadas de unamanera u otra, al OD a nivel mundial? A esa escala convendrás conmigo es que se respeta elanonimato de todas ellas en favor de una simple información estadística. En el caso en que sea difíci lhacer una lista a tan alto nivel, ¿sería posible saber simplemente las profesiones de los numerarios españoles? ¿cuenta el OD con ese tipo de datos? ¿me sería posible conocerlos a título particular? Entiendo que sabes porqué te pregunto todo esto, pero ya que he intentado ser imaginativo en el modo depreguntar, te pido que hagas lo mismo en el modo deresponder.

Por último te diré que la chica en cuestión esmaravillosa y que la quiero mucho. De vosotros, admiro el espíritu de sacrificio. En otras muchas cosas difiero (métodos de acercamiento a adolescentes [esode decirle a los chavales que no le cuenten nada desus relaciones con el Opus a sus propios padres meparece cuando menos, muy discutible], restricciones de la libertad individual en la vida de numerarios/as [si me hiciese numerario, ¿podría seguir escuchando aFrank Zappa y viendo las pelis de Scorsese que tantome gustan?. Me parece algo totalmente compatible conser un buen católico], y así un largo etcétera).

Espero con ganas tu respuesta. Rezo cada día para que el don de la fé tenga recompensa y algún día compruebe absolutamente que la Obra de Dios, tan discutible y discutida, tenía algún tipo de sentido y que los quedieron su vida por ella no lo hicieron en vano. Unfuerte abrazo de todo corazón y suerte con todo.

José.

Perdona por el retraso en responderte. Como era una pregunta larga, he preferido darte una respuesta elaborada.

Me parece que es un tema que realmente te interesa, por ello te recomiendo abundante material, para que puedas resolver tus dudas. Además, sobre el sexo hay no se pueden improvisar cuatro chorradas, sino que hay que pensarlo detenidamente, porque es un tema que -desgraciadamente- no se entiendo nada bien hoy en día. Por estos dos motivos, te remito a tres fuentes de fiar, aunque, si sigues con dudas, puedes volver a preguntarme:
En primer lugar el Catecismo de la Iglesia Católica: ahí tienes una detallada explicación en el CAPÍTULO SEGUNDO: «AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO», en concreto, en el Artículo 6: El sexto mandamiento.
También está muy bien el Compendio del Catecismo: tiene un capítulo entero dedicado al sexto mandamiento (no cometerás actos impuros). Es muy claro y más breve que el Catecismo.
Los dos anteriores son, por decirlo de alguna manera, los libros que muestran la opinión “oficial” de la Iglesia sobre el tema. Yo estoy completamente de acuerdo con ella. Tú supongo que también porque eres “católico, apostólico y romano”.

También te recomiendo un libro llamado ¿Es razonable ser creyente? 50 cuestiones en torno a la fe. Lo ha escrito un amigo mío llamado Alfonso Aguiló (él fue quién me ayudó a entrar en el mundillo de internet: le debo mucho). La quinta parte del libro se llama “La cuestión del sexo”. Creo que aborda todas las preguntas que me hacías con claridad y precisión.

Respecto de lo que me preguntas sobre el dinero. Esa misma pregunta se hizo J Allen. La resuelve extensamente en su nuevo libro sobre la Obra. Mañana sale traducido al castellano. Él tuvo acceso a todos esos datos que me preguntas.
Yo no podría darte una respuesta general, porque cada uno trabaja en una algo diferente y, por tanto, gana diferente cantidad de dinero. Si tú me respondieses a ¿en qué trabajan y cuánto ganan los católicos del mundo?, yo te podría responder a tu pregunta.

Sexo y dinero en la Obra
1 (20%) 2 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *