SALUD, DINERO Y AMOR

En estos primeros días del nuevo año, es normal que todos nos deseemos lo mejor, y que se cumplan los buenos deseos que cada cual tiene.

Tanto en las emisoras de radio como en las cadenas de televisión, los presentadores aprovechan para desear a su audiencia que consigan muchos premios, que mejoren su salud, que hagan viajes a países exóticos, etc. Por supuesto que estos deseos son bien intencionados, pero la realidad es que quien se plantea un año en la mera consecución de estos objetivos, tiene una visión un tanto raquítica y material de su vida.

Todos podemos nombrar a muchas personas que a pesar de no tener unos ingresos económicos elevados, son muy felices. De la misma forma, también conocemos a personas con una delicada salud, pero que el estar en su compañía resulta muy reconfortante, por la serenidad y alegría que transmiten.

En cambio, en lo que estamos todos de acuerdo, es que una persona sin amor no puede ser feliz. El amor, en todas y cada una de sus vertientes, es necesario para la persona. Cuando uno acude a una residencia de ancianos, y se acerca a una persona que está sola en una esquina y se pone a hablar con ella, enseguida nota que lo pide no es dinero o más salud, sino que te pide con la mirada y con la palabra, un poco de amor.

SALUD, DINERO Y AMOR
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *