Sacerdocio femenino.

¿No es una forma machista o estereotipada de tratar a la mujer el no tratarle igual que a un hombre dentro de la organización del Opus Dei? ¿Nos somos ante todo personas? ¿Cómo se justifica que las mujeres no tengan los mismos derechos al ejercer el sacerdocio que los hombres? El sacerdocio no es un derecho. Ni de los hombres ni de las mujeres.

Al pensar en el sacerdocio, conviene observar que fue todo idea de Jesús, no lo hemos inventado nosotros. Y tal y como fue instituido, así ha quedado y quedará: nadie en la tierra tiene poder para enmendar la plana al "inventor", que es Dios.

Otro equívoco: el sacerdote no es el representante de la comunidad. Es, por así decir, el representante de Cristo en la comunidad. Es un regalo de Dios a los hombres, no un cabecilla elegido por la "facción" mayoritaria de cada parroquia. Dios nos libre. Lo de las "facciones" queda para los políticos, que lo hacen muy bien (el pelearse entre ellos, me refiero, especialmente si son del mismo partido).

Y un último error, muy corriente: la posición del sacerdote no es de dominio o de poder. Al contrario. Es un servicio muy duro. Un cura español vive generalmente con unos 600 euros al mes (un poco más que el salario mínimo), trabaja todos los días de la semana, no tiene horarios, y se sacrifica continuamente por su gente. Nadie puede ver el sacerdocio como un "peldaño" para subir, como una reivindicación.

Sacerdocio femenino.
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *