Recuperar la sensibilidad para las cosas de Dios

Pego una conversación por mail que he tenido recientemente, porque me parece interesante (una parte ya fue publicada hace algunos días):

¿Como explicar a jóvenes que una persona que lucha por ser un buen hijo de Dios tiene una paz que llama la atención ante los demás? Es algo que se nota. Si no se lo creen pueden hacer la prueba.Porque cuando alguien está cerca de Dios -cuando es buen cristiano- tiene algo que atrae. Ese “algo” es la cercanía con Jesucristo.Todos los hombres buscan -consciente o inconscientemente- a Dios. Pero algunos lo buscan en un lugar inadecuado (la bebida, el sexo, la droga, su egoísmo). De esto habla bastante San Agustín en “Las Confesiones”: algunos dejan al Creador por las criaturas que Él mismo ha hecho.Pero cuando las personas no han perdido todavía la sensibilidad a causa del pecado, es fácil que les llame la atención la vida de un cristiano coherente, de un buen hijo de Dios. La alegría y la paz verdaderas vienen de la cercanía con Dios. Sobre esto hay un libro que está de moda últimamente: La paz interior de Jacques Philippe .

Espero haberte ayudado. Si tienes más preguntas, no dudes en hacérmelas.

Muchas gracias.
El libro se llama la “libertad interior” o ese es otro?
¿Qué quiere decir que la persona pierde la sensibilidad?, ¿y cómo se la puede recuperar?
Ignacio
Muchas gracias

Hay dos: uno se llama “La libertad interior” y otro “La paz interior“.
La gente pierde sensibilidad porque, a base de repetir actos, adquiere hábitos. Si estos hábitos son malos se llaman vicios. Los hábitos hacen que una persona esté inclinada a realizar un determinado tipo de acciones.
Si alguien tiene vicios es más difícil que pierda la sensibilidad para las cosas de Dios, porque está acostumbrado a decirle “no” sistemáticamente.
Para recuperar esta sensibilidad es necesario acercarse a Dios a través de la oración, los sacramentos (la Confesión y la comunión) y los sacrificios.
Antonio.

Muchísimas gracias, Antonio.
Ignacio.

Recuperar la sensibilidad para las cosas de Dios
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *