“Mala suerte”

Estoy confundido. Quiero saber qué es el Opus Dei?. No entiendo el de ser miembro siendo casado, cómo luchar contra el apetito sexual?. Me confunde el término apetito y el deber conyugal. Me confunde el querer hacer obra sin tener “suerte” para tener ni buena salud, ni dinero, ni razones para aceptar a los que desconocen el sufrimiento de la verdadera miseria humana. Soy ex- seminarista que siempre quizo que sus hijos abrazaran el camino de la justicia y la salud moral intacta, pero que todo salió al revés; sin embargo me envejezco más y más sin hallar respuesta a mi “mala suerte” sin motivo alguno.Tengo tres hijos que en mi país fueron ejemplo de responsabilidad y se les matriculó en un colegio concertado, recibieron mal ejemplo y mala formación de sus profesores y ahora han destrozado sus mentes y su corazón. Alguna vez buscaba apoyo espiritual, pero encontré que se me intentaba culpabilizar. Quisiera volverb a mi vida de seminarista, quisiera no haberme casado, quisiera no ver tanta hipocresía. Espero sepàis entender mi confusión. Sólo contadme cómo lograr que mis hijos vuelvan a ser normales, estudiar y acercarse a la vida de rectitud cristiana con la actuación discreta de algguno de vosotros que quiera hecharme una mano.

Mil grcias.


Sobre el apetito sexual, la solución para vencerlo es amando: si uno ama de veras a Dios o a su mujer es capaz de ser fiel a pesar de las dificultades. Hay preguntas sobre el tema ya respondidas, como:

¿Cómo se puede luchar contra el apetito sexual?, Libro sobre el noviazgo  y Me gustó el artículo “Ser virgen hasta el matrimonio”

Sobre el Dinero y otros tópicos por el estilo también se habla en las diversas secciones de este blog: las puedes ver en la parte superior de la página.

Yo te echaría una mano encantado con tus hijos, pero dudo que vivas en mi misma ciudad. De momento, lo que hago por ellos es rezar. Puedes ir a algún centro de la Obra en tu ciudad, para pedir que allí también te echen una mano en la educación de tus hijos.

Pero no olvides que los principales educadores de los hijos sois los padres, el resto -colegio, club, etc- sólo son apoyos a la educación que les dáis en casa.

Mucho ánimo con esta labor tan costosa y tan bonita. Te comprendo.

Antonio.

“Mala suerte”
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *