Preparando el comienzo del curso

Preparando el comienzo del curso Opus Dei

El equipo ya comenzó los entrenamientos. Llevan dos semanas de duro trabajo, ejercitándose en sesiones de mañana y tarde. La temporada será muyyyyy larga.

Durante los primeros días los jugadores siempre acusan el esfuerzo: sobrecarga muscular, más cansancio por haber perdido el hábito de correr, el calor -el sol-, ampollas por el estreno de nuevas zapatillas de juego… ahora es, sin duda, el momento más duro. Es la hora de llenar los pulmones, lo que no se coja en este momento después cuesta mucho más incorporarlo. Hemos fichado a siete futbolistas nuevos, el equipo necesitará adaptación, que los jugadores se acoplen para llegar a conocerse en los momentos de jugar con el balón y que con una simple mirada, el que maneja la pelota acierte con el desmarque que le proporciona un compañero, esto es un equipo y necesita de todos, hasta de los del banquillo. El fútbol sala es un deporte apasionante, lleno de técnica y de táctica, no tiene nada que ver con el fútbol, como el tenis de mesa no tiene nada que ver con el tenis.
Durante estos días que he dejado un poquito este blog, me he dedicado a otras cuestiones internautas. He abierto nuevos blogs para el club que trabajo, también otros de los que hablé en el post anterior y hace un par de días un amigo me pidió ayuda -¡a mi!, ¿que te parece Marta?- para abrir un blog para colgar unas temas profundos que alguno ya está en el blog de Vallecas.

He mantenido también varias conversaciones con amigos, hablando de todo, algunas cosas muy pintorescas y otras muy ilustrativas por su contenido. Me han hecho recordar que en esta vida no hay que dar nada ni por sabido ni por supuesto. Hay que mantenerse en vela, en tensión, para que no nos casquen un gol y luego haya que remontarlo.

Lo dicho, estamos en pretemporada. Es la hora de haber tomado, o de tomar, fuerzas en estas vacaciones para afrontar este curso con las máximas garantías de éxito. No importa caer, lo que verdaderamente importa es saber levantarse. ¡No pasa nada!, como leí a un amigo, los santos son nuestros amigos, los santos no todos empezaron bien, pero todos terminaron bien, la frase no es del todo textual.

No quiero dejar de agradecer a Cambiar el Mundo, siempre me da un pequeño vuelco eso de cambiar el mundo, y a Entre el Cielo y la Tierra, por el premio que me han concedido. Muchas gracias, me habéis alegrado el verano. Mañana, más.
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *