Poner la otra mejilla.

¡Hola! No quería hacer ninguna pregunta. Simplemente agradecer la anécdota de S. Josemaría y el taxista. La he leído y me ha parecido muy constructiva. Es un buen ejemplo de "poner la otra mejilla". Gracias de nuevo. Pues que me alegro. Ya pondré más.

Poner la otra mejilla.
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *