Pensar y obrar

(Foto del blog de mi amigo David del Fresno).
Dicen que cuando a uno le impacta algo de lo que lee, que le deja su conciencia tocada, puede ser porque en eso patina el menda. Casi seguro. Para dormir tengo dos recursos, además del de contar ovejas, uno es leer cosas que tengo en la pda y la otra es escuchar la radio en plan tertulias.

Tengo libros de casi todo, los hay en la red y para otros me busco la vida, eso del Isilo está bien. El otro día leí a San Agustín y me encontré con esto: "Pues yo canto, dirás. Sí ya se que cantas, te oigo. Pero mucho cuidado no sea que tu vida sea un testigo contrario a tu lengua. Cantad con la voz, cantad con el corazón, cantad con la boca, cantad con la conducta,"cantad al Señor un cántico nuevo". Vosotros preguntáis que debéis cantar para el que amáis, y buscáis que alabanzas cantarle… La alabanza que hay que cantarle, es el mismo cantor. ¿Queréis cantarle alabanzas a Dios? Que la canción seáis vosotros mismos. Vosotros sois su alabanza si vivís rectamente". (Sermo 34 in VT, 5-6). Unidad de vida, aquí dejo un enlace sobre escritos de san Josemaría Escrivá de Balaguer.
También, cuando alguien en su día mantuvo una vida de piedad, me pregunto cuándo dejó de haber cariño en esas prácticas, para pasar a ser cumplimiento y luego sentirse coaccionado. No me cabe en la cabeza que uno por rezar, por tener trato con Dios, no se sienta libre ¡no me lo creo!. ¿Cuánto hay de uno mismo? Me callo la respuesta, pues la he vivido en mis carnes. Tampoco me creo una frase, más o menos dicha así, que los que rezan, algunos, intentan sustituir la fe por la piedad, y ¿qué es sino la piedad el medio para tratar a Dios, como lo es a su vez la palabra, y los detalles -grandes, medianos y pequeños-, para tratar a la persona amada? ¿hay otra manera de querer al Señor sino con el trato íntimo y personal en la oración y en los Sacramentos?

Ojo, que nuestra vida no sea testigo contrario a los que dice nuestra lengua… o escribe nuestra mano.
Pensar y obrar
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *