Dudas que me carcomen por dentro

 

Karkax
Visitante
Mensajes: 29
Registrado: 18 Oct 2015, 23:25

Dudas que me carcomen por dentro

Mensajepor Karkax » 06 Oct 2016, 17:49

Hola, gracias por anticipado por su ayuda.

Veréis la cuestión es que desde hace tiempo vengo teniendo dudas y cosas en mi interior que chocan con mi fe cristiana y la verdad es que estoy sufriendo bastante porque para mi son importantes. La mayoría creo que en el fondo se basan en mi ignorancia de porque Dios hace las cosas de la manera en que las hace. Yo incluso estoy estudiando teología porque tengo mucho interés en ser mejor cristiano y acercarme más a Dios pero...

Para empezar desde hace tiempo noto que tengo un sentimiento de repulsión al ser humano como Ser en general y sobretodo dirigido hacia mi mismo, la verdad no me gusta lo que soy y no puedo evitarlo, casi constantemente pienso en la muerte porque tengo la sensación de que esto nunca va a cambiar... No me gustan los humanos porque aunque Cristo nos renovó, siempre veo que nuestra tendencia es al mal y odio el mal y todo el sufrimiento que provoca, siempre me imagino que incluso en el momento de mi muerte estaré albergando seguramente malos deseos en mi corazón y no lo aguanto, me parece repulsivo. Tal vez es que me falte misericordia conmigo mismo pero es que no puedo evitarlo, ya lo dijo Jesús: "No hay ni uno bueno entre vosotros" (Creo que era así) entonces somos eso...Seres malditos por el pecado original y malvados, que aun siendo renovados, no podemos evitar tender hacia lo malo más que hacia lo bueno y siempre estamos provocando sufrimiento y mal a los demás. ¿Para qué existimos entonces?

Por otra parte tampoco entiendo porque Dios no nos reveló algunas cosas de el porque de su forma de actuar, siempre se dice que es en el cielo donde conoceremos pero yo no quiero conocer en el cielo, yo quiero conocer ahora, porque saber que tendré este estado de ignorancia hasta la muerte me está matando ¿Es malo este deseo? Es cierto que Dios nos reveló muchísimas cosas y le estoy agradecido por su sacrificio pero ¿Por qué hemos de morir ignorando?

Por otra parte incluso en mi facultad me dicen que hay que estar agradecido a Dios por la vida, y que hay que dejar las cosas en sus manos que él es el dueño de la historia pero entonces ¿Por qué ocurre lo que ocurre hoy en día con el ateísmo imperante y todas las guerras que han ocurrido en los años cercanos? ¿Qué es lo que está haciendo Dios mientras? Dice que tenemos que agradecer por la vida pero un niño de 4 años con cáncer ¿Qué debe agradecer? Sí, sé que irá al cielo pero ¿acaso solamente estamos en este mundo para cumplir un calvario? ¿Solo tiene valor el cielo? ¿Esta vida para qué entonces? De verdad que no encuentro ningún motivo para continuar adelante.

Publicidad
Los anuncios salen de forma aleatoria. Si alguno te parece inconveniente, escribe a informacion@opusdeialdia.org y lo bloqueamos, para que no aparezca mas.
 

Avatar de Usuario
550four
incondicional del foro
Mensajes: 1507
Registrado: 08 Dic 2008, 21:15

Re: Dudas que me carcomen por dentro

Mensajepor 550four » 07 Oct 2016, 16:22

yo no puedo ayudarte pero has probado a hablar con algun cura de esos temas? seguro que te da respuestas

Avatar de Usuario
mus
incondicional del foro
Mensajes: 4476
Registrado: 31 Dic 2008, 21:01

Re: Dudas que me carcomen por dentro

Mensajepor mus » 07 Oct 2016, 21:34

Estimado Karkax, lo que planteas es bastante común: el mal en el mundo.
Por partes a ver si te respondo a todo.

EStamos redimidos por Cristo pero el pecado original ha dejado el fomes peccati, que se como una cierta discapacidad para obrar bien espontáneamente: hay cosas que no funcionan bien porque Dios nos ha dejado que las hagamos nosotros y somos seres libres marcados por los siete pecados capitales y la tentación del enemigo. ¿Cómo superar esto? Sacramentos, oración y el calor del Sagrario. Probablemente muchas dudas se resolverían con más oración y acudiendo a la confesión con más frecuencia... de este paño todos tenemos algunos trajes ;) Además de la Gracia nos recibimos un plus de humildad que sirve para mucho.

Otra cosa superimportante es la oración; eso que has puesto aquí háblalo con Dios, delante de un sagrario y con una crucificado de esos de "reglamento" que digo yo. Ahí podemos echarle en cara todo lo que dices y Él está solo esperando aunque vayamos con reproches y pidiendo tontainadas que no pueden hacer felices a nadie... pero si prestamos oreja (que la oración también es escuchar) oiremos lo que andamos buscando.

Ni la muerte ni la enfermedad son males absolutos, el único mal es el pecado y separarse de Dios eternamente. Los males de ahora de todo tipo y a cualquier edad hay que unirlos a la Pasión de Cristo y corredimir con Él, sería bueno ofrecer los sufrimientos propios y los de los demás... También hay veces que el los sufrimientos nos los buscamos artificialmente nosotros con pretensiones que no son adecuadas ¡Dios sabe más! si nos ponemos en los zapatos de un niños pequeño que estrena la vida, vemos cómo los mayores le están siempre rectificando, corrigiendo y enseñando lo que debe hacer y la criaturita aprendiendo por la cuenta que le trae aunque no entienda -todavía no tiene capacidad- porqué no le dejan meter los dedos en los enchufes ni tirarse a la piscina de mayores...

No sé si lo he dicho, para remediar los males de los demás también estamos nosotros. Fíjate con solo nuestro trabajo ayudamos a que el mundo sea mejor, que se avance en la cura de enfermedades, en que la vida no sea tan dura por los factores climáticos, en que haya más alimentos, en que el transporte sea más cómodo, en que haya tiempo libre para disfrutar de bienes culturales... nuestro tiempo libre -el que saquemos- puede emplearse también en atender a personas necesitadas de afecto, de compañía o de tantas cosas, ahí están las obras de misericordia... en el día a día la comida que esté hecha y la ropa en condiciones o los arreglos del hogar hechos...

Si conseguimos estar unidos a Cristo empezaremos a ser felices en la tierra aunque no las lágrimas ¡por miles de cosas! -que también Cristo lloró mucho en su vida mortal- no estén ausentes de nuestra vida.

Un saludo :D

Avatar de Usuario
NadinaMC
Visitante
Mensajes: 38
Registrado: 25 Jul 2014, 17:33

Re: Dudas que me carcomen por dentro

Mensajepor NadinaMC » 08 Oct 2016, 21:25

A ver si esto ayuda con ese sentimiento de odio al ser humano: nadie desea el mal por el mal mismo, sino por alguna clase de bien que deseamos obtener, o por el bien que es la cosa en sí misma (y en este último caso el pecado está en que se desea desordenadamente, por ejemplo, fuera del tiempo y forma correctos). A veces también ayuda pensar que el pecado, además de ser una ofensa a Dios, es, por así decir, una especie de "atentado contra uno mismo". El que peca debilita su alma, porque lesiona o (cuando peca mortalmente) rompe su amistad con Dios. A lo que voy con esto es que cuando se nos presenta una tentación, una parte de la dificultad que experimentamos en rechazarla o resistirla tiene que ver con nuestra debilidad, no con una refinada maldad. Cuando estamos atendiendo a un enfermo y este se exaspera y nos dice cosas desagradables, no se las solemos tomar en cuenta de la misma manera que lo haríamos si nos las dijera estando sano, porque entendemos que la fatiga y la debilidad que le produce la enfermedad disminuyen su autocontrol.

Además, así como hay personas que hacen mucho mal, también las hay que son muy buenas... ¿Has probado de leer vidas o escritos de santos cuando sientes ese rechazo? A mí siempre me alegran y me dan mucha esperanza.

Es cierto que hay cosas que solo entenderemos en la eternidad, pero hay otras que, aunque no las entendamos momentáneamente, con el pasar del tiempo les encontramos sentido. Yo misma lo he experimentado en mi propia vida: hace unos años tuve que renunciar a algo que deseaba muchísimo, una cosa que en sí misma era muy buena; y solamente a la luz de algunas cosas que me pasaron el último año, caí en la cuenta del mal que me hubiera hecho aquello otro de haberlo conseguido.

Sin duda que esta vida en comparación con la eternidad no es nada, pero eso no significa que esta vida sea solo calvario... a veces sucede que las pequeñas cosas buenas de todos los días, como no nos impactan demasiado, no les prestamos atención, y por eso sentimos mucho más fuerte el peso de las malas. Hay algo para destacar aquí: el sufrimiento es consecuencia del pecado, pero Dios, muriendo en la Cruz, no solo destruyó el pecado y la muerte, sino que le dio sentido y propósito a nuestro sufrimiento. Es aquello que dice san Pablo: "Completo en mi carne los sufrimientos de Cristo..."; nuestro sufrimiento, unido al de Cristo, sirve a la redención de los hombres.

A mí me consuela enormemente pensar en aquello de la Carta a los Hebreos, de que no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nosotros: Dios mismo quiso sufrir como nosotros (¡y vaya que sufrió!), no le es ajeno nuestro dolor y nuestro sufrimiento.

Espero que esto pueda servir también de ayuda.

¡Bendiciones!

Publicidad
Los anuncios salen de forma aleatoria. Si alguno te parece inconveniente, escribe a informacion@opusdeialdia.org y lo bloqueamos, para que no aparezca mas.
 


Volver a “Varios”