Historia viva del Opus Dei

 

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 18:52

Nuestro Padre hace la consagración del altar del oratorio de la Virgen de Guadalupe que está en Cavabianca.

En el acta que se colocó en el altar, hecha por nuestro Padre, está escrito: 'Dum ita peragebam... recordaba la visita que hice a su Santuario en México, donde oré por un largo espacio de tiempo que me pareció un instante, y pedía por la paz del mundo, por la santidad de la Iglesia y de los socios del Opus Dei, rogándole que fuese:
Stella, quae iter nostrum semper illuminet;
Robor et Fortitudo, quae ad proelium amoris et pacis nos excitet;
Turris in media civitate posita, quae nos defendat atque protegat;
Regina nostra, quae filiorum corda integra recipiat eaque Deo tradat et offerat;
Mater nostra, quae amare nos doceat Iesum Christum et cum Ipso,
Deo Patri et Deo Spiritu Sancto,
qui amor continuum neque umquam in nobis desiderium accedat,
opere et veritate, ad hunc ipsum amoren animas trahendi'.



Cuando don Alvaro estuvo en México en 1983, durante la Novena que hizo a la Villa, tuvo oportunidad de saludar y conocer a muchas personas. Una de ellas fue un señor que trabaja en la Villa y que quedó muy impresionado del cariño de don Alvaro hacia las personas y de su devoción a la Virgen.

Uno de los últimos días que don Alvaro estuvo en la Villa, este señor se acercó a uno de los que acompañaban a don Alvaro y le dijo que quería regalarle algo al Padre, y le entregó un pedazo de paño diciéndole que, hace muchos años, cuando se iba a poner definitivamente la imagen de la Virgen entre los dos vidrios que la protegen, él estaba presente en la operación y, antes de que pusieran la imagen en los vidrios, a él le pareció que la cara de la Virgen y las manos estaban un poco llenas de polvo, por lo que decidió limpiarlas delicadamente con un paño.

Ese paño lo conservaba como una reliquia que había tocado la cara y las manos de la Virgen y, al ver el cariño del Padre, había decidido darle un pequeño pedazo.

Cuando el Padre recibió el regalo, le dio mucha alegría y se lo llevó a Roma. Un pedazo del trozo que le dieron está colocado en el marco de la imagen de la Virgen de Guadalupe en este oratorio.

Publicidad
Los anuncios salen de forma aleatoria. Si alguno te parece inconveniente, escribe a informacion@opusdeialdia.org y lo bloqueamos, para que no aparezca mas.
 

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 18:54

LLegan a Roma las primeras mujeres del Opus Dei

Llegan a Roma las primeras mujeres de la Obra para encargarse de la Administración del piso que hay en Piazza de Città Leonina: Encarnación Ortega, Dora Calvo, Dora del Hoyo, Julia Bustillo, Rosalía López .


Nuestro Padre y don Alvaro van al aeropuerto militar de Ciampino en Roma para recibirlas.

Como no caben en Città Leonina, deben irse a vivir a otra casa mientras se disponen las puertas y muros de separación y se acondicionan unas habitaciones.
No hay dinero. Disponen de pocas cosas, a veces no hay ni leña ni gas para cocinar.

Cuando nuestro Padre no tiene más remedio que invitar a comer a algún eclesiástico al piso de Città Leonina, eso supone que todos se quedan sin cenar o sin desayunar.

Nuestro Fundador tenía previsto que las de la Administración se trasladaran a vivir a Roma mucho más adelante, cuando tuvieran mejores condiciones.

Lo que le motivó a adelantar la fecha —a pesar de las dificultades que aquello traería consigo—, fue darse cuenta que la señora que hacía la limpieza del Oratorio —una mujer húngara que no tenía fe— era poco delicada y piadosa.

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 18:56

Agresión a Nuestro Padre en Atoch: Burrito, burrito

Nuestro Padre sufre una agresión en Atocha, por parte de unos desconocidos, mientras va por la calle.

Pocos días antes había compuesto Santo Rosario.
Al salir de Santa Isabel, nuestro Padre veía una imagen de la Virgen en la terraza de una casa de la calle de Atocha.

Nuestro Padre lo escribió en sus Catalinas: 'Octava de la Inmaculada Concepción, 1931: En la tarde de ayer, a las tres, cuando me dirigía al colegio de Santa Isabel a confesar las niñas, en Atocha por la acera de San Carlos, esquina casi a la calle de Santa Inés, tres hombres jóvenes, de más de treinta años, se cruzaron conmigo. Al estar cerca de mí, se adelantó uno de ellos gritando: '¡le voy a dar!', y alzaba el brazo, con tal ademán que yo tuve por recibido el golpe.

Pero antes de poner por obra esos propósitos de agresión, uno de los otros dos le dijo con imperio: 'No, no le pegues'. Y seguidamente, en tono de burla, inclinándose hacia mí, añadió: '¡Burrito, burrito!'.

Crucé la esquina de Santa Isabel con paso tranquilo, y estoy seguro de que en nada manifesté al exterior mi trepidación interna.

Al oírme llamar, por aquel defensor, con el nombre —burrito, borrico— que tengo delante de Jesús, me impresioné. Recé en seguida tres avemarías a la Santísima Virgen, que presenció el pequeño suceso, desde su imagen puesta en la casa propiedad de la Congregación de San Felipe'.

Y don Alvaro comentaba: 'No le gustaba a nuestro Padre narrar sucesos de tipo sobrenatural, que tenían relación con su persona. Sin embargo, esta anécdota me la ha referido en más de una ocasión.

Hacía notar, al contarla, que la hora no era propicia a engaños, porque se trataba de un día de mucho sol, y eran solamente las tres de la tarde.
Al contarme lo que dijo al Padre su defensor, me dijo que había oído burrito, burrito: y este modo que empleaba nuestro Padre, para llamarse a sí mismo, no lo conocía nadie —aparte de Dios Nuestro Señor— más que su confesor, el P. Sánchez.

El Padre atribuyó el ataque a una acción diabólica, y la defensa a su Angel Custodio'.

Al día siguiente del suceso, escribió en sus Catalinas: '16 de diciembre de 1931: Ayer estuve como cansado, a consecuencia indudable del asalto de la calle de Atocha.
Estoy convencido de que fue cosa diabólica. D. Norberto lo cree así también.

El que trató de agredirme tenía una cara de insensato terrible. De los otros dos no recuerdo nada. Entonces —y después tampoco— no perdí la paz.
Fue una trepidación fisiológica, que me aceleró la marcha de mi corazón y que me di cuenta de que no se manifestó al exterior, ni en un gesto.

Me pasmó, según conté, el tono de ironía, de burla que empleó para llamarme, por dos veces, burrito. Instintivamente, elevé mi corazón y me puse a rezar tres avemarías a nuestra Señora. Después anoté a la letra en mi cuartilla las frases de aquella gente'.

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 18:57

Erección del Colegio Romano de Santa María

Aniv 12/12/1953

Nuestro Padre erige el Colegio Romano de Santa María, coincidiendo con la festividad de la Virgen de Guadalupe y dentro del Año Mariano que Pío XII había declarado —iniciando el 8 de diciembre— con motivo del centenario de la definición dogmática de la Inmaculada Concepción.

Desde este momento, nuestro Padre comenzó a hablar del inicio de clases del Colegio Romano de Santa María pero, aunque llegaron varias de la Obra procedentes de distintas regiones, el trabajo de la Administración de Villa Sacchetti al que se sumaba el del inicio de la atención de la imprenta para las publicaciones internas, hacía que no pudiera iniciarse.

Así llegó el 14 de febrero de 1954.

Por la tarde, nuestro Padre dirigió la meditación en el oratorio del Corazón de María.

Al final de la tarde, nuestro Padre comunicó, por teléfono, que daba por comenzado el Colegio Romano de Santa María.

Se escribió en una publicación interna: 'No hubo ningún acto especial para inaugurarlo. Para nosotros inaugurar es empezar. Y eso es lo que hemos hecho. Sabemos que en Casa no se celebran las primeras piedras, que las últimas son las que interesan. Por eso, sin ruido, como siempre, nació el Colegio Romano. El Padre nos reunió un momento; explicó el fin que se pretende, la eficacia de la labor, el fruto maravilloso que veremos pronto, con una condición: nuestra fidelidad'.

A partir de ese momento, el trabajo habitual se vio aumentado por las horas de clase. Siguieron atendiendo los encargos de la Administración y la imprenta en las publicaciones internas.

El 17 de octubre de 1954 nuestro Padre les concedió la cruz de palo por ser la primera promoción de alumnas del Colegio Romano.

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 19:00

Academia DYA

Aniv 8/12/1933

Nuestro Padre bendice la Academia DYA en la calle Luchana No. 33. Hasta entonces nuestro Padre había venido haciendo la labor apostólica donde buenamente podía: en casa de su mamá en la calle Martínez Campos (aquí comenzó); en el bar 'El Sotanillo'; luego utilizó el Asilo de Porta Coeli (ahí se tuvo el primer círculo); luego la casa rectoral del Patronato de Santa Isabel.

En la Academia se daban clases de Derecho y Arquitectura, de ahí las siglas. Para nuestro Padre las siglas significaban: Dios y Audacia.
Este día comenzó nuestro Padre otro cuaderno de sus Catalinas y anotó: 'En primer lugar, que se bendijo la Casa del Angel Custodio.
El día de la Inmaculada, improvisadamente, obsequiamos de ese modo a nuestra Madre. ¡Qué entusiasmo en nuestros chicos para arreglar la casa!'.

Era un paso importante. Desde entonces, la labor de San Rafael se dejó de hacer en la casa de la Abuela en la calle de Martínez Campos.

El 19 de marzo de 1975 decía nuestro Padre en una meditacion: 'La primera labor corporativa fue la Academia que llamábamos DYA —Derecho y Arquitectura— porque se daban clases de esas dos materias; pero significaba Dios y Audacia, para nosotros'.
La Academia, aunque era un piso de pocas habitaciones, funcionaba como un centro cultural y de enseñanza. Se daban clases de temas profesionales y se organizaban ciclos de conferencias, también de cuestiones doctrinales, como apologética, que dirigía un sacerdote, don Vicente Blanco.

Se tenían también las clases de formación espiritual y apostólica para los socios de la Obra y para los que, sin ser de la Obra, participaban en la labor.
Nuestro Padre atendió ahí, desde entonces, la dirección espiritual. Uno de los sacerdotes que lo ayudó por entonces escribió que nuestro Padre: 'pretendía abarcar todos los ámbitos de la sociedad con su apostolado; no temía a la Universidad de aquellos años, sino que procuraba contrarrestar la labor negativa de algunas cátedras de la Universidad, proporcionando una buena formación doctrinal a los muchachos que frecuentaban la Academia'.

Nuestro Padre escribió en sus Apuntes: 'Para los de San Rafael, la academia no es la academia, es su casa'. Aunque la Academia era relativamente pequeña, fueron grandes los apuros económicos de nuestro Padre para instalarla. La familia de nuestro Padre le ayudó grandemente.

Es de esta época cuando ocurrió aquel comentario de tío Santiago y que recordaba nuestro Padre: 'Cada día, cuando me marchaba de casa de mi madre, venía mi hermano, metía las manos en mis bolsillos, y me preguntaba: ¿qué te llevas a tu nido?'.

Por las tardes, cuando volvía de confesar o de visitar enfermos, nuestro Padre llegaba a la Academia que se encontraba llena de gente. Se sobreponía al cansancio y se metía en la cocina del piso para recibir charlas y oir confesiones. Tantos eran los penitentes que desfilaban por ahí que, bromeando, decía que aquella cocina era toda una Catedral. Lo que los de San Rafael daban como limosna a la Academia no alcanzaba para cubrir el alquiler mensual.

Es de esta academia la anécdota del reloj. Por tres ocasiones estuvieron ahorrando para comprar uno de pared y colocarlo. Por tres veces tuvieron que gastar el dinero en algo más urgente, hasta que un día una persona les regaló el reloj, 'con la condición de que no se lo coman'.
'Estábamos tan contentos —escribió nuestro Padre— que le hicimos una fotografía'. Los apuros económicos fueron creciendo y muchos aconsejaban a nuestro Padre que aquello era una locura: 'Acabada de abrir la Casa del Angel Custodio, ya me aconsejaba —lleno de apuro— un Hermano mío sacedote que la cerrara, porque era un fracaso.

Efectivamente (no contaré el proceso), no la cerré y ha sido un éxito inesperado, rotundo'. El 19 de marzo de 1975 en Cavabianca, recordaba nuestro Padre en la tertulia con los alumnos del Colegio Romano: 'Hemos pasado por delante del edificio, hace poco tiempo (tres meses antes nuestro Padre había estado en Madrid y cruzó un día por la calle Luchana), y el corazón me latía fuerte... ¡Cuántos sufrimientos! ¡Cuánta contradicción! ¡Cuánta charlatanería! ¡Cuántas mentirotas!...'.

Pocos meses después de abierta la Academia, el 5 de enero de 1934, con todos los agobios económicos encima, nuestro Padre proponía a los de Casa abrir la primera Residencia, pues así habría oportunidad de tener Sagrario y dejar el Santísimo.

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 19:01

Santo Rosario

Aniv 4/12/1931

Escribe nuestro Padre el libro 'Santo Rosario', de un tirón. (Pudo haber sido el 3 ó el 5 de diciembre). Al terminar su acción de gracias después de celebrar la Misa en la iglesia de Santa Isabel.

Contaba don Alvaro en una tertulia en Cavabianca (14-X-1984): 'Santo Rosario lo escribió nuestro Padre de una sentada, como prolongación de su acción de gracias de la Santa Misa, en el Patronato de Santa Isabel: sobre una mesa que hay entre la iglesia y la sacristía, yendo hacia la salida del presbiterio.

Decía algunas cosas más. Pero su confesor, al que nuestro Padre enviaba todo, le dijo que se podía quitar esto y lo otro. Y lo quitó.

Luego, cuando he visto el original, me ha dado mucha pena porque hay otras cosas muy bonitas. Todos tenemos tendencia a corregir la plana a los demás... Pero nuestro Padre, con esa confianza en lo que venía de Dios, le hizo caso'.

El comentario al tercer misterio gozoso del Rosario tiene, sin duda, acentos personales —'cojo en mis brazos al Niño y me quedo horas y horas diciéndole cosas dulces y encendidas (...), y le bailo, y le canto, y le llamo Rey...'—, pues nuestro Padre solía hacer eso con el Niño Jesús que tenían las religiosas del convento.

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 19:03

Sancta María Stella orientis

Aniv 4/12/1955

Nuestro Padre está por segunda ocasión en Viena.

Este día celebró la Santa Misa en la Catedral de San Esteban y rezó ante la imagen de la Virgen de Santa María Pötsch: 'Nada más entrar en la catedral —contaba nuestro Padre—, por la puerta principal, a la derecha, se encuentra ese altar. Comenzamos allí a encomendar, y comencé también a invocar a la Virgen: Sancta Maria Stella Orientis, filios tuos adiuva!


Hay allí un cuadro antiguo, con una imagen de la Virgen.

Y aquella misma tarde fuimos a hablar con el obispo coadjutor: le dije que habíamos invocado a la Virgen así, y quedó encantado, porque aquella imagen había venido del oriente'.

Concretamente fue durante la acción de gracias de la Misa cuando nuestro Padre invocó a Nuestra Señora con esta jaculatoria que posteriormente repetiría millares de veces.

La apuntó en su agenda, y a la vuelta a Roma entregó esa hoja de agenda al Rector del Colegio Romano, para que la colocaran en el diario del Centro.

Además nuestro Fundador quiso dedicar a la Virgen, bajo la advocación de Stella Orientis, uno de los oratorios de Villa Tevere. En el retablo se ha colocado la imagen ante la que se comenzaron a hacer, en la casa de la Abuela, los comentarios del Evangelio.

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 19:04

Santa Misa Trabajo Divino

Aniv 24/10/ 1966

Nuestro Padre cuenta a los que están en la tertulia: 'A mis sesenta y cinco años, he hecho un descubrimiento maravilloso. Me encanta celebrar la Misa, pero ayer me costó un trabajo tremendo. ¡Qué esfuerzo! Vi que la Santa Misa es verdaderamente Opus Dei, trabajo, como fue un trabajo para Jesucristo su primera Misa: la Cruz.

Vi que el oficio del sacerdote, la celebración de la Santa Misa, es un trabajo para confeccionar la Eucaristía; que se experimenta dolor, y alegría, y cansancio. Sentí en mi carne el agotamiento de un trabajo divino' (tert 24-X-1966).

En otra tertulia contaba nuestro Padre: 'A mí nunca me ha costado tanto la celebración del Santo Sacrificio como ese día, cuando sentí que también la Misa es Opus Dei.

Me dio mucha alegría, pero me quedé hecho migas (...) Esto sólo se ve cuando Dios lo quiere dar' (tert 9-XI-1966).

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 19:06

Centro Elis

Aniv 21/11/ 1965

Son las 7:30 de la tarde. El Papa Paulo VI llega al Centro ELIS, en el barrio Tiburtino, de Roma para bendecir el Centro.

Muchas personas se reunieron para ver al Papa y saludarlo. El ambiente era de fiesta. El Papa celebró la Santa Misa.
Además de bendecir el Centro, bendice también la imagen de la Virgen que está ahora en la Ermita de la Universidad de Navarra.

Cuando, al final, nuestro Padre pide la bendición al Papa, Paulo VI le invita a dar la bendición junto a él.
"Todo aquí,todo es Opus Dei" Dice el Papa.

Nuestro Padre comenta después: 'Con que Pablo VI hubiera pasado diez minutos felices, me hubiera quedado contento. Pero me quedé corto (...). Porque estaban previstas dos horas para la visita, y estuvo tres horas largas. No tenía prisa. Se marchó feliz, feliz'.

Avatar de Usuario
Gobela
experto
Mensajes: 314
Registrado: 17 Abr 2009, 17:05

Re: Historia viva del Opus Dei

Mensajepor Gobela » 25 Ago 2013, 19:07

Aniv 21/11/ 1937

Paso del Pirineo.

Los cinco que acompañan a nuestro Padre están dentro del horno de pan donde los han escondido. Prenden una pequeña vela.
Nuestro Padre, discretamente, plantea a Juan Jiménez Vargas que piensa regresar a Madrid. Siente la obligación de volver con los que han quedado expuestos a mayor peligro. D. Juan le dice en tono enérgico: '¡Usted va adelante, vivo o muerto!'.

El Padre contaba en una tertulia en Roma el 14 de junio de 1999: 'Juan tenía miedo porque, cuando nuestro Padre tomaba una decisión, la ponía en práctica. No es que no escuchara —ejercitó heroicamente la virtud de la prudencia—, pero había mencionado varias veces aquella frase del Señor: non veni ministrari sed ministrare... Decía nuestro Padre que Juan no era entonces muy experto en latines y lo mismo le daba ministrari que ministrare'. Cuando le oyó decir aquello, contestó: ¡qué ministrari ni qué ministrare! ¡Usted pasa al otro lado con nosotros, o le llevamos!'.

Publicidad
Los anuncios salen de forma aleatoria. Si alguno te parece inconveniente, escribe a informacion@opusdeialdia.org y lo bloqueamos, para que no aparezca mas.
 


Volver a “Sobre el fundador del Opus Dei”