opuslibros: web Opus Libros (opuslibros.org) – Anti Opus Dei

Opus Libros – opuslibros.org siempre ha sido un tema polémico desde los comienzos de esta web. Es una cuestión sobre la que no suelo hablar, pero haré una excepción 😉

En primer lugar, os dejo un link con mi opinión sobre opuslibros, que en síntesis se podría resumir en que siento admiración cualquier persona que ha dicho que sí a Dios en algún momento de su vida, y respeto por las experiencias personales subjetivas, siempre que sean sinceras. Aquí podéis leer mi opinión personal sobre OpusLibros completa.

Y en segundo lugar, copio a continuación un mensaje de un amigo, Alfonso Aguiló, donde escribe su opinión -también personal- sobre opuslibros.org. Es una buena parrafada, pero creo que puede dar ideas. Aquí copio su mensaje y espero vuestros comentarios:

En la página web de Opuslibros se congregan detractores del Opus Dei. Es un portal que tiene como denominador común, un conjunto de personas que, por distintas razones, se sienten heridas.

Aunque al principio tomó un camino de crítica moderada y constructiva, se ha ido radicalizando, y desde hace años los testimonios recogidos, casi en su totalidad, están presididos por el rencor y la animadversión. Es raro que aparezca un testimonio positivo, y cuando alguna vez llegan a publicar alguno, surge de inmediato una serie de ataques contra ese mensaje, con una irritabilidad sorprendente y con la presunción habitual de que cualquier cosa que les llegue que no sea negativa sólo puede proceder de una persona del Opus Dei, de la que se presume que escribe con falsedad o, probablemente, por una especie de “encargo” de sus directores. Incluso cuando ha habido testimonios o comentarios en los que los elementos negativos no eran claramente superiores a los positivos, se ha producido un fenómeno análogo, lo que ha llevado a un estilo curioso, en el que la “corrección política” propia de este espacio virtual hace que nadie se atreva a decir un detalle positivo sin acumular antes y después un buen montón de valoraciones negativas.

opuslibros: web Opus Libros (opuslibros.org)   Anti Opus Dei Opus Dei

Es obvio que los sufrimientos personales que manifiestan esos testimonios personales son siempre dignos de respeto y atención, y que pueden haberse producido subjetivamente así. También es evidente que todos ellos, como cualquier persona, son muy libres de expresarse según consideren más oportuno. Y está claro también que el empeño casi mesiánico de algunos de ellos por denigrar al Opus Dei es una opción que pueden tomar libremente. Pero todo eso no quita que esos textos, en su inmensa mayoría, estén plagados de descalificaciones generales, juicios, suposiciones negativas sobre las intenciones de las personas, deformaciones de la realidad, errores y, no pocas veces, mentiras que difícilmente pueden deslizarse de buena fe.

A lo largo de la vida de las decenas de miles de personas que componen el Opus Dei, en multitud de países distintos, y a lo largo de decenas de años, es seguro que ha habido tiempo y ocasión de actuaciones desafortunadas, y que algunas de ellas pueden incluso ser deplorables, también por parte de personas constituidas en autoridad en la Obra, que cometen errores como todo el mundo. Todas las personas procuramos advertir nuestros fallos y enmendarnos, y en ese sentido cualquier crítica constructiva es siempre de agradecer, pues, como decía San Agustín, los ataques pueden ser con frecuencia más útiles que los elogios, ya que «muchas veces los amigos nos pervierten al adularnos y, en cambio, los enemigos nos corrigen al insultarnos.» Cuando se ha presentado la ocasión, siempre he observado en las personas del Opus Dei la misma actitud: perdonar de veras, y rezar por quienes ofenden, sin hablar mal de nadie.

Por eso, no cabe sino agradecer el esfuerzo que algunos de ellos hacen por lograr que todos esos testimonios ayuden a mejorar a las personas del Opus Dei. En ese sentido, Newman precisaba que «no deben confundirse las críticas malévolas o las frases hirientes con lo que son auténticas argumentaciones». Al leer textos de Opuslibros no es difícil distinguir unas de otras, pero es triste tener que decir que lo constructivo es minoría y que muchos de los que ahí escriben reconocen abiertamente que no quieren decir nada positivo aunque haya mucho entre lo que hayan vivido, o que su objetivo es poner el acento en lo peor para así tratar de lograr más efectividad en su crítica, quizá olvidando que ese fin supuestamente bueno no justifica la falta de verdad en los medios que emplean.

La realidad es que el efecto negativo que han producido esos textos en los fieles del Opus Dei, o en quienes conocen bien la Obra ha sido pequeño, pues reconocen enseguida la falta de objetividad a la que lleva tanto resentimiento, y en muchos casos incluso ha resultado positivo. Acaso por eso Newman decía que «a veces nuestro enemigo se convierte en amigo; a veces se ve despojado de la virulencia maligna que le hacía tan temible; a veces se destruye a sí mismo; o queriendo hacer el mal hace el bien, y luego desaparece. En general, la Iglesia no tiene más que perseverar en sus propios deberes, con paz y confianza, permanecer tranquila y confiar en la salvación de Dios.»

Otra cuestión curiosa que se puede observar es cómo la mayoría de los escritos de Opuslibros caen de modo sorprendente en los mismos defectos que denuncian. Por ejemplo, acusan al Opus Dei de que en su web institucional y en sus publicaciones oficiales todo es monocolor y sin lugar para disentir, cuando eso es precisamente lo que les sucede a ellos, al tiempo que presumen de interactividad, cosa que no hace la Obra en ese tipo de medios. También se rasgan las vestiduras denunciando que en la Obra se dan constantemente supuestas faltas de respeto a la intimidad o al secreto natural en las conversaciones personales, y luego ellos sustraen documentos y los publican ilegítimamente en su web, desacreditan públicamente a personas con nombres y apellidos, insultan y descalifican utilizando informaciones personales obtenidas con motivo de sus anteriores responsabilidades, etc. Otras veces se quejan de que hay un gran autoritarismo y caen ellos en un tono dogmático que no admite réplica ni matización. Hablan de terribles maldades que cada día se hacen en la Obra, y ellos presumen de haber pasado decenas de años en ella, y a cual con más responsabilidades, pero no parecen haber participado ni tener culpa ninguna en todas esas supuestas atrocidades.

Cuando se reúne un grupo de personas cuyo principal nexo de unión es, en la mayoría de los casos, el odio hacia algo, es difícil que al poco tiempo no hayan agotado los temas de conversación más o menos objetivos y aquello se haya transformado en una competición de “a ver quien dice una cosa más ingeniosa o más impactante o más  trevida” hacia el objeto de sus resentimientos. Es parecido a algunas conversaciones de algunos divorciados que se pasan la vida intentando convencer a todo el mundo de que su “ex” es una persona indeseable que les ha hecho desde el primer día y durante nosecuantos años toda clase de perversidades, sin darse cuenta de que sus continuas quejas no hacen más que mostrar su escasa capacidad de conocer a las personas, o lo influenciables y volubles que son, o bien la poca verdad que hay en todas esas justificaciones que nadie les pide. Cuando esos comentarios se hacen en un grupo amplio, todos hablando de sus “ex” con grandes dosis de resentimiento, queriendo añadir cada uno una razón más para reafirmarse siempre todos en lo mismo, ofendiéndose muchísimo ante cualquier aportación que no corrobore sus dogmatismos, el resultado es una espiral de complacencia en escuchar lo que se desea escuchar, y de búsqueda un tanto ansiosa de justificación de su propia biografía, con una vehemencia que da bastante que pensar.

En ese sentido, esta web parece cumplir con ese objetivo, pues siempre habrá gente que en vez de encarar el futuro se repliegue en alimentar el resentimiento y descubrir nuevos motivos de inquina, o bien que busque el consuelo de una cierta solidaridad victimista. Quizá en más de uno se deba a esa psicología que tiende a rememorar el pasado destacando lo negativo y olvidando lo positivo, aplicando un filtro victimista que lo tiñe y lo ensucia todo, hasta acabar en la práctica reescribiendo en buena parte su propia historia de un modo que resulta falso.

Como se ataca de modo furibundo cualquier opinión disidente y se considera una terrible crueldad el mero hecho de dudar de cualquiera de las maldades de que ellos han sido objeto, su discurso acaba derivando en un coro de bombos mutuos en el que todos ya saben lo que hay que decir y lo que gusta escuchar. No dejan hablar a personas que han sido de la Obra y están agradecidas, cuando cualquier persona con un poco de tiempo en la Obra sabe que son la gran mayoría. No dejan intervenir de modo sereno a personas del Opus Dei, y en vez de atender a sus razones las descalifican diciendo que son la voz de su amo, hasta el punto de que ya todos saben que es tarea inútil querer razonar en ese medio. Toda su capacidad de apertura es conceder de vez en cuando la posibilidad de que en la Obra haya quizá algunos pocos que todavía hacen algunas pocas cosas bien, pero dejando claro que esos pocos son precisamente unos pobres ingenuos perseguidos por la Prelatura, o bien unos pobres ineptos. Es curioso cómo se descalifica tan tas veces en bloque a todas las personas de la Obra, de modo brutal, y al tiempo se rasgan las vestiduras diseccionando una breve frase “oficial” en la que  rastrean un pequeño matiz en el que no se trata con suficiente exquisitez a las personas que han sido de la Obra.

En resumen, mi opinión es que bienvenida debe ser siempre cualquier crítica bien argumentada, pero de poco sirve esta cadencia monocorde de una web que busca de modo sistemático la denigración.

opuslibros: web Opus Libros (opuslibros.org) – Anti Opus Dei
4.4 (88.57%) 21 votos

95 ideas sobre “opuslibros: web Opus Libros (opuslibros.org) – Anti Opus Dei

  1. “Los Superiores no deben oír las confesiones de sus súbditos, a no ser que éstos lo pidan espontáneamente.”

    Esto es lo que dice la Ley de la iglesia de Roma

    Y, ahora, tú me explicarás que eso es así ya porque una persona de “vida consagrada” tiene que tener más derechos que un “laico”, ya porque los laicos sojuzgados son súbditos muy espontáneos

    Lógico que la gente acabe trastornada en esa casa de locos donde no se respeta nada

  2. Por otro lado, Antonio, te confundes en tu juicio, pues en opuslibros.org no se denigra a las personas que colaboran con la “Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz y Opus Dei”, como es lógico, pues está escrito por personas que trabajaron creyendo lo que afirmaban sus jefes. Lo que los testimonios de opuslibros.org cuentan al que quiera investigar este lamentable asunto es que esa organización tal como está organizada es dañina para la conciencia cristiana

  3. Lo cierto y verdad, Antonio, es que la organización en la que militas no respeta las leyes de la iglesia romana, y es lógico por su forma de pensar, igual que es lógico que haya cristianos que se enfanden -y mucho- ante tamaña arrogancia

  4. Fds, gracias por tu comentario y tus aclaraciones.

    ¿Debería darme vergüenza usar mi nombre verdadero o poner en el foro tus comentarios de spam, para que alguien te responda? 😉

    O tal vez debería darme vergüenza no haberme dado cuenta de que tu comentario no espera respuesta, sino que sólo es un copy y paste de una de las últimas noticias de opuslibros 🙂

  5. Antonio, el nombre no es falso sino anónimo. Los comentarios los “trasladas” y los escondes en un foro para borralos de aquí que es donde se está discutiendo sobre el Opus Dei.. “al día” . Debería darte vergüenza…

  6. Gracias por todos vuestros comentarios. Resultan muy enriquecedores…

    Ayer aparecieron algunos comentarios que no tienen que ver con la noticia. Los trasladé al foro de esta web, donde ya tienen varias respuestas. Están en http://www.opusdeialdia.es/opus_dei/viewforum.php?f=2

    Como los que escribieron estos comentarios pusieron un nombre falso y e-mail falso, no me fue posible avisarles por e-mail ni localizarles de ningún modo, para avisarles del traslado de sus comentarios.

  7. El Opus Dei no ha corregido la sustancia de sus abusos en la dirección espiritual

    Doserra, 16 de mayo de 2011

    En las últimas actualizaciones de esta Web he leído varios comentarios sobre los cambios que los Directores de la Obra han comunicado a las personas que componen los Consejos locales y a las que reciben las Charlas fraternas: que han sido retirados de la documentación de los Consejos locales todos los reglamentos secretos; que no hay que hablar de lo escuchado en la Confidencia; y que en las reuniones del Consejo local ya no se despacha sobre la intimidad de las personas de la Obra.

    Pienso que todo esto puede despistarnos e impedirnos advertir que –sustancialmente- nada ha cambiado respecto de lo que la Penitenciaría Apostólica ha dictaminado como inadmisible en el sistema de la Prelatura y que, como consecuencia, ha sido objeto de una muy seria advertencia del Prefecto de la Congregación para los Obispos al Prelado del Opus Dei: la violación del secreto de conciencia y –de forma indirecta- del sigilo sacramental, obligar a dirigirse con los superiores de la Obra y a confesarse con los sacerdotes de la prelatura.

    ¿De qué sirven los cambios mencionados si el Prelado de la Obra no quiere corregir lo importante? No ha hecho más que maquillar el perverso sistema que impuso nuestro fundador para controlar a los miembros, ya que ha mantenido lo sustancial, que es lo que la Iglesia no admite:

    1º) Sigue siendo obligatorio, en la práctica, dirigirse con los superiores de la Obra o con quienes éstos dispongan;

    2º) nos siguen obligando a confesar con los sacerdotes de la Prelatura, pues nos dicen que, si tenemos buen espíritu, lo haremos así: y, ¿quién va a querer tener mal espíritu?

    3º) ¿de qué sirve que los que reciben las Charlas ya no hablen de lo que escuchan, si les indican que cuando el interesado manifieste algo fuera de lo común, se le ha de intimar que lo manifieste al Director o a la Directora? Lo corriente ya lo saben por el trato externo. Y con lo que se salga del guión, siguen el mismo sistema que se ha empleado siempre en la Obra para sacar de la Confesión lo que interesa: condicionar la absolución a que el interesado se descubra ante el superior o la superiora. Y, sobre todo,

    4º) no nos han dicho que los cambios realizados obedecen a que la Iglesia considera inmoral la praxis prevista por nuestro fundador en materia de confesión y de dirección espiritual. Pues, en cuanto muera este Papa, podrán volver a las andadas sin inmutarse.

    Todo ello manifiesta que las medidas adoptadas por la Santa Sede ante las abundantes denuncias recibidas son, a mi juicio, completamente insuficientes e ineficaces. Se parecen a lo que están haciendo con la Legión de Cristo y con Regnum Christi: por no haber cambiado a la cúpula que amparó los desmanes de Maciel, su fundador, hasta el momento todo está quedando en papel mojado.

    Saludos cordiales,

    Doserra

  8. Ayer escirbí un comentario en esta página tan libre donde se puede comentar sobre el Opus Dei y se borró. En la página Opuslibros no pasa eso. Para que vean como se las gastan por aquí.
    Por cierto Antonio, presumes de tantos amigos que tienes en las redes sociales pero si alguien se fija bien casi todos son de la Obra….

  9. pues yo doy muchas gracias a Dios por la existencia de Opuslibros sin haber sido nunca de la Obra! Lo encontré por casualidad sin saber que existía, para mi ha sido providencial porque me ha disipado mucha confusión que me producía la Obra como cristiano. Lo que más agradezco es la publicación de los textos internos, que deberÍan ser públicos y no considerados “secretos de familia”, ya que la Obra es una Prelatura de la Iglesia y no un club privado.
    Leer palabras del Fundador del tipo “Si no pasáis por mi cabeza y por mi corazón no tendréis a Cristo con vosotros” o “Papas conoceréis muchos, pero fundador de la Obra sólo uno”, “Os aseguro que Dios os pedirá cuentas de haberme conocido” (por citar sólo algunas de las más chocantes), me parece suficiente para saber que Dios no tiene nada que ver con esta institución, por otra parte tan materialista y mundana.
    Antonio y toda la gente buena que hay en la Obra, ¡no os dejéis engañar!

  10. El Opus Dei no ha corregido la sustancia de sus abusos en la dirección espiritual

    Doserra, 16 de mayo de 2011

    En las últimas actualizaciones de esta Web he leído varios comentarios sobre los cambios que los Directores de la Obra han comunicado a las personas que componen los Consejos locales y a las que reciben las Charlas fraternas: que han sido retirados de la documentación de los Consejos locales todos los reglamentos secretos; que no hay que hablar de lo escuchado en la Confidencia; y que en las reuniones del Consejo local ya no se despacha sobre la intimidad de las personas de la Obra.

    Pienso que todo esto puede despistarnos e impedirnos advertir que –sustancialmente- nada ha cambiado respecto de lo que la Penitenciaría Apostólica ha dictaminado como inadmisible en el sistema de la Prelatura y que, como consecuencia, ha sido objeto de una muy seria advertencia del Prefecto de la Congregación para los Obispos al Prelado del Opus Dei: la violación del secreto de conciencia y –de forma indirecta- del sigilo sacramental, obligar a dirigirse con los superiores de la Obra y a confesarse con los sacerdotes de la prelatura.

    ¿De qué sirven los cambios mencionados si el Prelado de la Obra no quiere corregir lo importante? No ha hecho más que maquillar el perverso sistema que impuso nuestro fundador para controlar a los miembros, ya que ha mantenido lo sustancial, que es lo que la Iglesia no admite:

    1º) Sigue siendo obligatorio, en la práctica, dirigirse con los superiores de la Obra o con quienes éstos dispongan;

    2º) nos siguen obligando a confesar con los sacerdotes de la Prelatura, pues nos dicen que, si tenemos buen espíritu, lo haremos así: y, ¿quién va a querer tener mal espíritu?

    3º) ¿de qué sirve que los que reciben las Charlas ya no hablen de lo que escuchan, si les indican que cuando el interesado manifieste algo fuera de lo común, se le ha de intimar que lo manifieste al Director o a la Directora? Lo corriente ya lo saben por el trato externo. Y con lo que se salga del guión, siguen el mismo sistema que se ha empleado siempre en la Obra para sacar de la Confesión lo que interesa: condicionar la absolución a que el interesado se descubra ante el superior o la superiora. Y, sobre todo,

    4º) no nos han dicho que los cambios realizados obedecen a que la Iglesia considera inmoral la praxis prevista por nuestro fundador en materia de confesión y de dirección espiritual. Pues, en cuanto muera este Papa, podrán volver a las andadas sin inmutarse.

    Todo ello manifiesta que las medidas adoptadas por la Santa Sede ante las abundantes denuncias recibidas son, a mi juicio, completamente insuficientes e ineficaces. Se parecen a lo que están haciendo con la Legión de Cristo y con Regnum Christi: por no haber cambiado a la cúpula que amparó los desmanes de Maciel, su fundador, hasta el momento todo está quedando en papel mojado.

    Saludos cordiales,

    Doserra

  11. “Continuar el ejercicio de transparencia iniciado con motivo de la canonización de nuestro Padre”

    Si usted se toma la molestia de leer los textos más arcaicos del cristianismo … verá que “nuestro Padre” es el término que usaban los primeros cristianos para referirse a “Dios” (por ejemplo “Filipenses 1, 2”, “Colosenses 1, 2” …)

  12. Mucha gente lo piensa y yo pienso lo mismo que en usted se recrea el espíritu, los valores y el optimismo que inspiro la vida del Padre.

    Siempre habrán almas que digan criticas mal sonantes (que se lo digan a algunos políticos) pero eso no es de la Obra.

    Lo que causa desasosiego y temor en los hombres no es de la Obra y por tanto debe ser desechado.

    Sin más, animo. Solo escuche en su interior las palabras del Prelado y vera el camino más claro que el agua. Y lo que es lo más importante: se lo hará ver a otros muchos.

    Que Dios le bendiga, saludos.

  13. Es la primera vez que me detengo a leer el foro de Opusdei al dia. En primer lugar quiero dar las gracias a Antonio por este trabajo, Dios te pagará esta generosidad porque mantener esta web y contestar a decenas de mails, comentarios, etc. es de una generosidad grande.
    En segundo lugar veo que el tema del Opus “engancha”, la gente por un motivo o por otro quiere “caña”, es ¡increíble! ya se ve que el hombre tiene inquietudes y lo superficial y material no nos llena, queremos darle cancha al espíritu.
    Me encantaría tener más tiempo para meterme en estos foros y comentar cosas, hay temas muy interesantes y cada uno tiene sus motivos para decir lo que dice y, de algún modo hay que respetarlo. Somo humanos y es normal que haya aspectos que no comprendamos o situaciones que noy hayan dañado, pero … ¿cuándo ha ido nuestra vida sobre ruedas? A mi, nunca: trabajo “a tope” en una empresa de gran prestigio, tengo un puesto directivo medio y he tenido abundantes dificultades para convivir con cierta armonia con todos mis compañeros que son buenísimas personas, pero que son … humanos. He convivido con 5 hermanos y con mis padres y también he tenido mis dificultades, vivo en un Colegio Mayor y también tengo mis dificultades…enfín, es absurdo pensar que estamos en el Cielo, eso – si Dios quiere – será después, ahora nos toca hacer méritos. Lo realmente importante es ser libre y ser feliz,¿cómo ? haciendo felices a los demás, pensando en los demás. He estado en la Beatificación de Juan Pablo II, ¿con qué me quedo? 1- Respeto y dignidad de la persona humana, de cada hombre y de cada mujer individual, personal: cada uno es importante, es importante su felicidad, su vida, sus cosas…2- Un hombre de oración: Su fuerza la sacaba de la oración y de ningún otro sitio. 3- La Divina Misericordia: si hacemos penitencia y lo pedimos con insistencia Dios tendrá misericordia de todos y nos iremos al Cielo que es lo único importante. 4- La Virgen: Ella lo consigue todo, lo suaviza todo, lo arregla todo. ¡ánimo a todos! a los que sois del Opus Dei y a los que no sois, a los que habéis sido y a los que nunca lo serán: ¡qué importa ahora!!! Ahora lo único importante es que cada cual acepte su situación y siga adelante buscando sólo a Dios. A El y sólo a El tenemos que dar cuenta de nuestra vida, esta es la verdadera LIBERTAD. Rezo por todos los que habéis hecho comentarios de todo tipo y creo que con el ejemplo del nuevo Beato podemos acudir todos a la Misericordia de Dios para perdonar y querer a todos, para olvidar y dejar en manos de Dios y de la Virgen la Obra que ¡tanto bien! está haciendo a las almas. Un abrazo fuerte. Marís.

  14. Porque crìticar por criticar, no te gustò te sales y punto. Te gusta, te sientes feliz en la Obra, pueste quedas y punto. No veo nada bueno en estar sacando tanto rencores que tengan y ademàs la tonta gente a comprar el libro y hacerlos millonarios, mejor ignorarlos.

  15. Estimado Pedro Juan,

    Te agradezco tu respuesta. Yo la verdad es que no pretendía polemizar sobre el tema, sino simplemente mostrar que la web opuslibros.org tiene también muchas cosas buenas y a algunos nos ha servido para conocer aspectos de la Obra que desconocíamos cuando estábamos “dentro”.

    A mi juicio, la Obra haría bien en publicar en su web una traducción de los Estatutos a las principales lenguas vernáculas, como ha hecho la Iglesia con el Código de Derecho Canónico, el Catecismo y el resto de “textos fundamentales”. Y lo mismo diría del catecismo de la Obra y del resto de documentos que definen el espíritu propio de la Obra y regulan su “praxis” interna. Si para ello precisa la previa revisión y aprobación de la Iglesia (desconozco si aplica aquí lo del “nihil obstat”), mientras ésta se obtiene debería al menos hacer fácilmente accesibles dichos documentos a todos los fieles de la Prelatura y a todas aquellas personas que soliciten la incorporación a la misma.

    Yo por mi parte estoy seguro de que dicha publicación ocurrirá más pronto que tarde, y me alegraré mucho cuando así sea, porque estoy convencido de que será bueno para la Obra. Continuar el ejercicio de transparencia iniciado con motivo de la canonización de nuestro Padre y la publicación de la famosa novela de D. Brown no puede sino aumentar y hacer más duraderos los frutos espirituales de la labor que hace la Prelatura. Como decía nuestro Señor, “la verdad os hará libres” (Jn 8,32); el secreto o la discreción indicados en su momento por nuestro Padre es precisamente uno de los aspectos “circunstanciales” que es preciso terminar de superar.

    Mientras tanto, bienvenidos sean los cambios en la dirección espiritual que se están “implementando” en los últimos tiempos (me los confirmaba el otro día un sacerdote numerario, aunque confieso que no entiendo por qué no se reconocen más abiertamente) y los que afectan a la admisión de menores de edad (que requiere ahora del consentimiento de sus padres); cambios todos ellos recogidos en la nueva edición del catecismo de la Obra (la 8ª, de enero de 2010, cuyos principales cambios respecto a la edición de 2003 pueden consultarse, cómo no, en la web de opuslibros: opuslibros.org/html/Cambios_catecismo.htm).

    Por último, no quiero terminar sin manifestar mi reconocimiento público y agradecimiento sincero a tantas cosas buenas que tiene y que hace la Obra (la mayoría) y, muy especialmente, a tantas personas buenas que la conforman y que luchan por hacer de su vida una entrega total a Dios y un servicio desinteresado a todas las almas (lo que aplica por cierto a la mayoría de la gente de la Obra que he conocido a lo largo de mi vida). Yo también he querido a la Obra como una madre buena (y guapa!) y espero no olvidarme de seguir rezando por ella y por todos sus miembros.

    Un saludo fraterno a todos,

    Manuel

    PS: por amor a la verdad, me veo obligado a responder a “atanasio” que su afirmación es errónea, ya que la mayoría de los documentos internos publicados en opuslibros son muy posteriores a 1982, como puede comprobarse fácilmente en el siguiente enlace: opuslibros.org/Indice_documentos_internos.htm

  16. ¡Muchas gracias, Antonio!
    Aunque opuslibros y tu página tienen algo en común: ¡El diseño es mortal! 😀
    En fin, al menos en ésta hay alegría y no sólo ANGUSTIA
    Saludos!

  17. Algunas de las cosas a las que se refiere Manuel que “siendo válidas en su momento por las circunstancias de lugar y tiempo, no lo siguen siendo ahora” son las que están publicadas en OpusLibros. En concreto los documentos jurídicos o internos que eran provisionales porque la Obra no era todavía Prelatura.
    Saludos

  18. Hola Manuel, 12 de mayo.
    Con más de tres décadas en la Obra, te puedo asegurar que a la Prelatura no le interesa desactivar página alguna. Lo que sí nos importa (y mucho) es que podamos ser, en la medida de lo posible, lo más objetivos y apegados a la realidad y a la vez, cuidemos esmeradamente la caridad.
    Que se me van los pies (hablo aquí por mí) de manera fuerte y frecuente, torpe sería en negarlo. Que trato de hacerlo con cariño y objetivamente, torpe sería negarlo y más no disculparme ante el afectado.
    Basta recordar que los Estatutos de la Prelatura fueron aprobados por la Suprema Autoridad de la Iglesia y el único cambio que hubo fue, a indicación del Beato Juan Pablo II, cambiar la palabra miembros por fieles.
    Tú sabes que el carisma fundacional (en cualquier institución) termina con la muerte del fundador o fundadora y eso es algo que tenemos muy claro desde el 26 de junio de 1975, por lo que no nos corresponde hacer cambio alguno a lo esencialmente fundacional.
    La Obra con el tiempo se acopla a las mejores prácticas y por ello lo que antes era una comunicación escrita, en algunos casos pasó a ser comunicación telex y hoy electrónica, porque no es esencialmente fundacional.
    Antes usábamos máquinas de escribir, hoy procesadores de palabras en ordenadores, y así, un largo etcétera.
    Hacer cribas de las concreciones erróneas que hizo nuestro Padre, es, desde luego, una opinión tuya que respeto, pero que no estoy de acuerdo, porque si bien es cierto que el Fundador del Opus Dei, como todos, tuvo aciertos y errores, en lo que la Iglesia ha sancionado y ha hecho suyo, ahí no nos corresponde hacer lo que propones, por las razones que expongo líneas arriba.
    En lo fundacional le quedó a él muy claro y luego a nosotros que eso no era una idea de Josemaría, era algo que Dios le hizo ver y era, es y será de Dios y por ello no cedió un milímetro, porque es de Dios y nosotros menos, como entenderás.
    Podrás estar o no de acuerdo con lo anterior, pero eso es precisamente lo que la Suprema Autoridad de la Iglesia sancionó primero con la Beatificación y luego con la Canonización de San Josemaría y hoy todo eso que ves ya no es patrimonio del Opus Dei, es patrimonio de la Iglesia.
    De verdad que no entiendo por qué, si por ejemplo yo, tengo un website y guardo, por poner un ejemplo, la carta en la que mi padre me comunica una serie de indicaciones que debo cuidar con el resto de mi familia, por qué quieres que la publique: la conoce quien por derecho en primer lugar y por discreción mía en segundo lugar, pueda yo mostrar.
    No sé si se entienda la diferencia que quiero sentar aquí entre lo secreto (que no aplica a los libros que refieres) y lo interno, donde la discreción (entendida aquí como facultad, no como virtud) pueda alguien mostrar a quien tenga lo que se llama interés legítimo.
    Me han negado, por ejemplo, conocer algunas prácticas en determinadas empresas, simple y sencillamente porque no soy empleado y mira, nadie hace señalamientos de secreteos, hermetismos o evasivas, es lo natural o evidente.
    No quisiera dejar de comentar algo muy reciente: el Papa Benedicto XVI primero en un documento oficial escrito por él (Verbum Domini) y luego en una audiencia a sacerdotes, en las dos cita a San Josemaría. En la primera sobre cómo él se valía de la lectura de la Sagrada Escritura para su vida interior (para seguir la misión que Dios le confió y crecer en intimidad con Dios, como deseo para ti, para mí y todos) y sobre la Confesión.
    Si fueras el Papa tú, con los antecedentes que tienes ¿Citarías a San Josemaría?
    Un abrazo desde México

  19. He leido con mucha atención el post y especialmente la opinión de Antonio y Alfonso Aguiló sobre la web opuslibros.org. Yo he sido numerario unos 8 años y la verdad es que en esa web he descubierto cosas que nunca supe cuando era de la Obra (quizá por no haber tenido nunca cargos de gobierno), como el hecho de que el contenido de la charla se comenté con los directores y se hagan informes al respecto. Yo desde luego me he sentido engañado, pues nunca se me informó de ello.

    Lo único que quiero señalar es que lo más relevante de esa web no son los testimonios (los errores personales a los que hace referencia Antonio) sino la denuncia que hace de un tema clave, que es un error de la Institución en sí: la confusión existente hasta hace poco en la Obra entre el “gobierno” y la “dirección espiritual”. Confusión contraria a las leyes de la Iglesia (CIC) y que de hecho se ha corregido (al menos en parte) en el nuevo Catecismo de la Obra (de enero de 2010).

    Si la Prelatura quiere “desactivar” la web de Opuslibros, lo único que tiene que hacer es publicar ella misma los documentos que contienen las normas que regulan la Prelatura y la vida de sus miembros, empezando por traducir del latín los Estatutos y siguiendo con el catecismo, instrucciones, glosas y demás familia. Quizá haya alguno que no deba ser publicado por tener un carácter más familiar o circunstancial, pero todo lo que tenga naturaleza normativa debería ser publicado y estar fácilmente accesible, al menos para los fieles de la Prelatura (lo cual no ocurre actualmente, aunque pueda parecer alucinante).

    Muerto y canonizado ya nuestro Padre, es hora de hacer la criba entre lo que pertenece a la esencia del carisma fundacional y las concreciones erróneas del mismo que hizo nuestro Padre o las que, siendo válidas en su momento por las circunstancias de lugar y tiempo, no lo siguen siendo ahora.

  20. Les diré mi percepción y opinión de Opuslibros. No dudo que haya gente bien intencionada escribiendo ahí, pero qué dificil les debe resultar permanecer largo tiempo en esa web. Cuando la he visitado y leido sus comentarios, me da la impresión de haber visitado una cárcel donde los presos se la pasan lamentándose de su suerte sin esperanza. Una y otra vez repasan los mismos temas muchas veces alimentando su odio y resentimiento. No dudo que muchas de sus “denuncias” sean hechos que les han sucedido porque soy del Opus Dei desde hace un buen tiempo y he visto equivocaciones que incluso pueden rayar en la injusticia. Pero afortunadamente tenemos la correción fraterna que si bien es cierto que no garantiza el éxito humano de su objetivo, sobrenaturalmente siempre es eficaz, veamoslo o no (su Autor lo avala). Es algo que no veo en Opuslibros. Ahí se ventila, se exhibe y hasta se publican documentos sustraidos inmoralmente contra la voluntad de sus autores legitimos. Ante este ejemplo de incoherencia, ¿se puede esperar algo serio de este sitio? No lo creo. No estoy en contra de corregir o dar retroalimentación aun desde fuera (amigos mios que se han ido lo hacen, o incluso los que estan dentro), pero cuando se hace solo para destruir dejando a un lado el mandamiento del Amor, con argumentos semejantes a los de Herodes a los reyes Magos (“diganme donde lo encontraron para ir también a adorarle”), me planteo seriamente si en la realidad buscan el bien del Opus Dei y de la Iglesia. En una ocasión tristemente lo comprobé en chats sucesivos con una exnumeraria que ha hecho videos en Opuslibros y youtube. Me confirmó su rechazo al Opus Dei y a la Iglesia. Pero pretendo ser positivo y a mis amigos de Opuslibros les sugiero que si realmente quieren ayudar, mandenos su retroalimentacion con una propuesta. Y no dejen de rezar por toda la Iglesia, incluido el Opus dei.

  21. Antonio, espero que realmente pertenezcas a esa nueva generación que está naciendo en el Opus Dei que admite la sociedad plural en la que vivimos.
    Que admite y reconoce los errores. Como hace Benedicto XVI.

  22. Antonio: muy valiente! gracias por abrir este foro… se que saldrán – como ya se ha hecho – cosas positivas, diálogo… puntos de unión. Me “caló” hondo que varios de los comentarios afirman que rezan por los detractores… mucho que aprender de los demás. Comenzaré a hacerlo.
    Gracias a todos!

  23. Tal como abrí la página, pensé que me había equivocado al darle a la búsqueda del link: pero, no. Habla sobre la página Opuslibros. Y leí el contenido. Distintos puntos:
    a. De los que piensan distinto a mí, he aprendido mucho, y no saben cómo estoy de agradecida por sus aportaciones. Y considero como deber fraternal, rezar por ellos. Aunque admito, creo necesario decir lo que sigue.
    b. Soy consciente que me he equivocado mucho en mi andar, pero, gracias a Dios, me he levantado. Mejor, hay Quien siempre me ha tendido la mano para levantarme otra vez. Y en lo posible, he intentado restituir o rectificar mi actuación cuando ha sido necesario.
    c. Me cuesta entender, en cambio, que haya quien o quienes, les haya sido dada una vocación, y por las circunstancias que sean, no era lo suyo, y se empeñen en mantener un sabor amargo en sus bocas y en sus letras, con el ánimo de transmitirlo a los demás. Pienso que han sido tocados especialmente por Dios, y me sorprende este resquemor, aun con el paso del tiempo. Si el cristiano quiere identificarse con Cristo, sabe que “el discípulo no es más que el Maestro”. De lo malo vivido, se puede llegar a amar más a Dios, lo cual conlleva amar aún más a los que te hicieron daño en alguna ocasión. Perdonar y olvidar, olvidar y perdonar. Es un reto apasionante. En cambio, me admiro ante aquellas personas que fueron de la Obra y reconocen su poquedad ante Dios, y transmiten un mensaje de paz y alegría cristianas en su hacer cotidiano.
    d. También me sorprende la falta de discreción ante la publicación de documentos internos y pertenecientes a una institución, en este caso, la Prelatura del Opus Dei. A veces, me asalta la duda si no estará algo tergiversado el contenido. Siento manifestar esta duda, pero forma parte de la condición humana. Además, ¿cómo después de pertenecer a una familia a la cual se ha pertenecido durante un tiempo, a alguien se le puede ocurrir hacer esto? ¿Acaso alguien lo hace con su familia de sangre si “ha cortado peras” con ella?
    e. La crítica negativa y contínua “me agota”, por lo cual, no me despierta ningún interés leer todo aquello que la promueve.
    f. Tengo el convencimiento que aquél que pide la admisión al Opus Dei, lo hace libremente. Que yo esté o no de acuerdo con su decisión, es otro tema a tratar, pero no seré yo quien le ponga impedimentos a su correspondencia a la llamada de Dios. Más bien cuando alguien me hace partícipe de ver clara su vocación -sea del Opus Dei o cualquier movimiento eclesial-, y de su decisión de responder afirmativamente, me causa una alegría enorme, y me carga las pilas para vivir mi vocación cristiana en medio de mis circunstancias personales.
    g. Hay muchas cosas que he aprendido a través del Opus Dei, entre ellas, la filiación divina, que ha hecho palpable el amor y la misericordia de Dios en mi vida. ESTO me causa una alegría tan honda, que me resulta más que suficiente para amar y respetar la libertad.
    No quiero alargarme más: es tarde y tengo que madrugar.
    Pido disculpas si he ofendido a alguien con lo dicho. Confío que me diréis en qué. Y aclarar que no pertenenzco a la Obra.
    Un saludo cordial y rezo por todos.

  24. 😮 Antonio este comentario, que indirectamente haces acerca de estas personas que alguna vez estuvieron en la Obra, me duele mucho.
    Es una pena que sean ellos la mayoría de los que aportan comentarios al respecto y lo triste es que sea de manera y con tono hiriente; al grado de tener una pagina web; esto es señal de que aùn siguen como “alma en pena”… QUE TRISTEZA!!

    Desde aquí a los de “opuslibros” les digo, que cuenten con mi oración diaria para que su corazón se invada de caridad y no de rencor y odio…y un consejo, si no te gusto, pues desechalo YA!! porque si lo sigues masticando te va a hacer daño. La vida en este mundo es maravillosa pero muy corta, disfrútala al máximo, vive con optimismo, se positivo contigo mismo y deja de criticar a los demás.
    Es valedero que al ser humano muchas veces no le queden claro algunos caminos para ir al cielo, pero lo que no se acepta es que no entendiendo todavía, pierdan el tiempo haciendo criticas negativas…No entendiste!…No te quedo Claro!… No te cayo el veinte!…por favor vive con libertad, se feliz!! y no entre cuatro paredes llenas de hollín, la verdad es una sola, si ya lo tienes claro, BIEN POR TI, pero deja de molestar…Ve con Dios y no peques…Dios te Bendiga.

  25. Me estoy dando cuenta de una cosa, según escribo se publica. Esto no pasa en opuslibros ni en el foro que tienen también.

  26. Fui miembro de la Obra, conozco las dos partes. También conozco a varios de los que escriben en opuslibros y también se cosas de personas que publican en esa web. No me deja indiferente lo que leo en opuslibros, pero se a ciencia cierta que hay publicaciones exageradas, en la que en ocasiones lo que se intenta justifciar en la falta de perseverancia.

    Cuando me fui del Opus Dei no me presionaron para nada, ¡ójala lo hubieran hecho, a lo mejor estaba todavía dentro! Estuve doce años, y como en cualquier relación en las que intervenimos los humanos hubo de todo, pero sobre todo mucha felicidad, más cuando estaba más unido a Dios.

    ¡Ánimo Antonio!

  27. Mi buen amigo Antonio, agradecemos tus desvelos por conseguir la contrapartida, aquí en Uruguay, creo que por ser un país muy pequeño, también los desatinos de esa índole son de mismo tamaño, corto alcance. Alfonso Alguiló -conozco muchos de sus escritos- es un genio, como decimos acá. Gracias por todo. Rezo por la querida Madre Patria

  28. Mi experiencia es muy positiva. A los 18 años cayó en mis manos “Camino”. No sabía nada del Opus Dei. Este libro fue muy bien valorado por un jesuita con quien había hablado sobre mi vida interior y me dijo que no dejara de leerlo. A eso se limitó en principio, pues yo no hacía oración. Después fue mi libro para hacer oración. Y hasta hoy que lo sigo usando junto con los demás libros de San Josemaría. Saludos. Rezo por los detractores y les mando un abrazo.

  29. Estoy totalmente de acuerdo con la opinión de Alfonso Aguiló. Yo llevo 43 años en el Opus Dei. Nunca me sentí presionado ni para entrar ni para no poder salir. Todo lo contrario, he gozado de una libertad que en ningún momento he visto limitada por nadie del Opus Dei. No pertenezco a los que mandan en el Opus Dei, pienso que es bueno que se sepa. Rezo todos los días por quienes perseveramos en la vocación y por los que han abandonado el Opus Dei. Pienso que nunca maltraté ni de palabra ni de obra a quien lo han abandonado, todo lo contrario, les he atendido siempre que me han necesitado.
    Un saludo.

  30. Wendy te equivocas de parte a parte. Lo que se tiene que denunciar públicamente no son los fallos de las personas sino los de la institución como tal. Las maneras de hacer del opus dei institucionalizadas, como pasa con la captación de niños de 14 años y el mal uso de la charla fraterna, por cierto, de lo que el vaticano ya ha dado un toque. No, no se trata de enjuiciar actuaciones de personas concretas, eso es lo que quiere el Opus Dei. Los fallos que se ven son siempre…. de las personas y eso no es verdad. Cuando un prelado lanza una campaña de las 500 vocaciones en los años 2000, eso se parece a lo que se hacía en los 80 cuando de mi clase nos hicimos de la obra 20 de cuarenta que éramos. Claro, eso era vocación. Todos teníamos vocación y luego al pasar los años sólo quedaron dos. A muchos nos dijeron que debíamos abandornar la Obra que no era lo nuestro. O sea, antes tuvimos vocación, vista por el director en el oratorio y que si no respondíamos a ella eramos unos egoistas y luego, unos años después, ya no la teníamos. Mire usted, Dios no juega con las personas pero las instituciones si, sobre todo cuando utilizan habitualmente la “voluntad de Dios” para acojonar al personal y conseguir sus objetivos. Hay mucho problema intitucional en la Obra… lo que pasa es que no se puede criticar, disentir o denunciar. Mire, yo fui también cooperador durante muchos años tras mi salida de la Obra, con el tiempo empecé a plantear críticas a la manera de hacer de la Obra, a su afán por siempre por recolectar dinero, tener las casas en los sitios más importantes de las ciudades etc… etc… lo comenté al director varias veces hasta que al final dijo que estaba hiriendo a su madre buena. Ahí acabó incluso nuestra amistad. Así que, querida Wendy, abre los ojos.

  31. “¿Dónde está la falta de respeto?”

    En que Antonio cree que la propaganda militante es comparable al estudio, la experiencia y el testimonio de adultos. “Antonio” es carne infantil robotizada. Lo desconoce todo sobre el grupo en el que milita. A duras penas conoce los primeros rudimentos de lo sagrado y lo satánico, y vive encerrado en un Show de Truman.

  32. Loro,
    ¿A quién te diriges cuando dices “Te recomiendo, como ya se ha dicho arriba, que nos digas en qué no estás de acuerdo con los modos de hacer de la obra. Pero me da la impresión que no te atreverás a hacerlo en tu blog. Ahora sí, si algún día decides discrepar… te irás a publicarlo anónimamente a opuslibros…”?
    Saludos,
    Wendy
    Caracas – Venezuela

  33. Hola,

    Tengo un par de comentarios -o tres-…

    Primero, a “asd” quiero decirle dos cosas:
    – tú dices “Por lo tanto, querido Antonio, podrás intentar convencer a otros de que las criticas al Opus Dei no están fundamentadas, pero no a mi.”
    Me parece que tendrías que volver a leer lo que dice Antonio, porque en ningún momento dice que las críticas al Opus Dei no estén fundamentadas, sino que lamenta que haya “pocos que faltan al respeto y se dejan llevar por apasionamientos en sus comentarios, con los que desenfocan la realidad y se descalifican a sí mismos”.
    – además, dices que aunque Antonio admite que “se hacen cosas mal en el Opus Dei, NUNCA las ha denunciado”.
    Si fuiste de la Obra, conoces la práctica evangélica de la corrección fraterna. Cuando ves algo que no va, no te dedicas a proclamarlo simplemente, sino a intentar corregirlo, del mejor modo que tengas a la mano. Y además, ¿quién se dedica a publicar a los cuatro vientos los errores que pueda haber cometido alguien cercano en la familia? Lo que tratas de hacer es lo de los hijos de Noé: cubres los pecados con la capa de la misericordia, con el deseo de poder evitar males mayores, e intentando resarcir las posibles consecuencias de esos errores, ¿no?

    Luego, un comentario general: una opinión es “personal” porque corresponde a una persona que, como tal, tiene derecho a que se le respete. No veo por qué hay que venir a este foro a insultar al dueño porque escribe lo que le parece, en tono mucho más moderado que el que ordinariamente usa cualquier reportero.

    – Y a Saulo, dices: “Así que lo que tu propones es que en las páginas oficiales del Opus Dei ni una sóla voz discordante pueda hablar y, en cambio, puedas ir a echar sal en la herida a Opuslibros. Un trato muy injusto.”
    Veo muy diferentes las páginas de Antonio y las oficiales del Opus Dei (aparte de que, es lo ordinario en cualquier caso: baste mirar las páginas oficiales de cualquier gobierno y compararlas con las páginas de los partidos políticos que puedan funcionar en ese mismo país)… (Y no es Antonio quien “propone”…)

    – También dices: “Pero, claro, en tu cabeza tu página la ves como equivalente a OpusLIbros lo que manifiesta una vez más tu falta de respeto.”
    ¿Dónde está la falta de respeto? Yo veo mayor falta de respeto en el uso de afirmaciones como ésta, sin fundamento ni explicación, y ni siquiera una ejemplificación. Por otra parte, si las personas que han dejado la Obra y que publican en OpusLibros se constituyen en grupo oficialmente, y establecen normas de funcionamiento y de pertenencia a esa asociación, probablemente se parecerá más la página a las oficiales de la Obra que a la página personal de Antonio.

    Saludos,

    Wendy, desde Caracas – Venezuela

  34. Queridos hermanos:
    Si hermanos en el Señor, somos todos los que tenemos la alegría de acercarnos a cualquier receso, ser colaborador ó simplemente simpatizante. de la Obra de Dios.
    La cuestión de buscar para nuestros hijos una espiritualidad temprana, es simplemente, dejarles una base solida para edificar una casa en la roca y no en la arena. “la verdad da felicidad”
    MI experiencia es totalmente Santificante y Positiva al mil x100 Como no puede aceptarse el que intentemos convencer a nuestros amigos, a nuestros colegas, a nuestros vecinos de nuestra labor de apostolado .Simplemente me siento como el que se perdió en el desierto y encontró un Oasis de Paz de Alegría. De un por qué de mi vida, cosa que no me ocurría antes de contactar con la Obra, incluso aunque, tuviera mis recesos en otros sitios católicos.
    La obra ha sido el complemento que necesitaba, para acercarme al Señor, para confesar mis pecados, si mis pecados, para hablar con Nuestro Padre, si el Infinitamente tierno, el infinitamente misericordioso, que Gracias al Opus me ha llegado a ser más amigo. Más seductora su PALABRA, más cercano día y noche,
    Querido amigo solo puedo hablar bien de una obra, todo lo que he leído en contra (careciendo de pruebas, lo lógico de algun resentido,) El Fariseísmo es muy lógico, la falsedad, la mentira, siempre ha existido
    Me gustaría que habláramos de la persona humana como fin de todo, que el mundo que estamos construyendo, se base en los principios Cristianos, que Santificarse diariamente, aguantando, críticas injustas es una alegría para sentirse más seguro y más firme en la fe que nunca…
    Queridos amigos; Sigamos con Santa Teresa…Nada te altere…
    Sigamos con Nuestro Señor, yo estaré con vosotros hasta el fin…
    Sigamos con Nuestro Querido San José María ” no perdamos el tiempo apedreando los que nos ladran por el Camino,
    La Iglesia y los que la defendemos ante todo, sufrirá persecuciones de todo tipo, sufre y sufrió y aquí estamos FIRMES EN LA FE Y FIRMES EN LAS DOCTRINAS DEL OPUS

    ANTONIO SALVADOR

  35. Te recomiendo, como ya se ha dicho arriba, que nos digas en qué no estás de acuerdo con los modos de hacer de la obra. Pero me da la impresión que no te atreverás a hacerlo en tu blog. Ahora sí, si algún día decides discrepar… te irás a publicarlo anónimamente a opuslibros…

  36. Pero, claro, en tu cabeza tu página la ves como equivalente a OpusLIbros lo que manifiesta una vez más tu falta de respeto.

  37. Amor sin libertad no es amor. Tengo un estupendo amigo numerario, le presente a mi hijo, se hicieron buenos amigos, pero despues le presento a otro de su edad, quien le planteo la vocacion. Mi hijo sin consultarmelo, le pregunto su punto de vista a mi amigo y su resputa fue que si hubiera sabido lo que le esperaba en el Opus Dei, hubiera preferido tener un hijo como el. Mi hijo se lo continua pensando y yo quiero dejarlo en libertad. A mi tambièn me plantearon ser numerario y siempre me quedo la vida si hubiera resisitido cuerdo. Otro de mis conocidos en el trabajo estuvo en el Opus Dei, pero le recomendaron salirse porque le daba mucho stress, tanto que se volvio incontinente, de cualquier modo dice que las heridas de su juventud son condecoraciones de su vejez.

  38. Así que lo que tu propones es que en las páginas oficiales del Opus Dei ni una sóla voz discordante pueda hablar y, en cambio, puedas ir a echar sal en la herida a Opuslibros. Un trato muy injusto.

  39. “reescribiendo en buena parte su propia historia”

    Supongo que Antonio se refiere al fundador del Opus Dei cambiando las fechas de algunos documentos, y cosas así de estas gentes acostumbradas a no respetar nada.

  40. Tengo un hijo numerario que pidió la admisión justo al recibirse de económicas y ha perseverado y es tremendamente feliz y nosotros con él. También tenemos una hija que quiso ser numeraria y desistió antes de hacer su incorporación. También está feliz y por casarse, y sigue recibiendo los císrculos y ayuda en la Prelatura, y tan contenta. O sea, libertad a toda prueba, entraron y/o salieron cuando quisieron y ni uno ni otro está traumado. 😛

  41. Esta página puede sacudirte un montón. Hay resentidos, es cierto. Pero tenemos que aprender de los errores, creo que muchos directores tendrían que leer algunos testimonios, que si son ciertos, son tremendos. Todo se pudo arreglar con un poco de sentido común. Pienso que efectivamente algunas personas de la Obra pueden caer en el fanatismo, y eso siempre es malo. La vida espiritual no se puede automatizar, no los consejos son de receta. También hay que cuidar el trato con la gente joven, no sea que algunos se pasen en la insistencia unilateral. Hay que esmerarse por todos los medios que no haya gente tan rebotada, eso no me parece bien y hace daño. A las personas en cuestión y también a la Obra.
    Por otra parte, creo que la vida de los numerarios especialmente, es muy exigente, no es nada fácil vivir con el ritmo que tienen, a mi me parece así. En un momento de bache hay que tener mucha mano izquierda, si no, las personas pueden sufrir mucho.
    Seguid con mucho amor, y adelante.

  42. Por otro lado dices en tu foro:

    “estoy de acuerdo con lo que allí dicen (opuslibros) porque en ocasiones hemos hecho las cosas mal en el Opus Dei, dado que es una institución todavía joven en la iglesia del siglo XX. Por lo que estamos aprendiendo y tenemos mucho que aprender”

    Pero, aunque admites que se hacen cosas mal en el Opus Dei, NUNCA las has denunciado en tu blog! ¿Por qué no?

    Aunque tu postura es la lógica no me parece que sea muy honesta si sabes que hay cosas que se hacen mal y no las denuncias….

  43. Dices en el encabezamiento de tu blog: “soy del Opus Dei y cuento mi experiencia”. Yo y muchos fuimos del Opus Dei y contamos nuestra experiencia. Muchas fuerons positivas, otras muy negativas y por eso las hemos denunciado en opuslibros. Por supuesto que opsulibros es antiopus, es anti todo lo que el opus dei ha hecho mal y sigue haciendo mal. Ejemplos tienes a miles aunque nos lo reconzocas…. desde la obsesión por los números, el marketing, la manera de vender el producto, la captación de menores de edad, la utilización indiscriminada de la “voluntad de Dios” en la charla fraterna…. Pero hombre! si estoy seguro que tú tambien has detectado estos errores.
    Por otro lado, no pueden estar tantos equivocados cuando cuentan lo mismo….
    Y, otra cosa, a mí también me pasó. Tuve muchas experiencias negativas en el tiempo que fui de la obra y las denuncié en opuslibros. Luego me di cuenta de que coincidía en muchas cosas con otros. Por lo tanto, querido Antonio, podrás intentar convencer a otros de que las criticas al Opus Dei no están fundamentadas, pero no a mi.

  44. Cuando yo me hice del Opus Dei, tenía quince años.Tres años despues y por cuestiones de salud, tuve que dejar de serlo.Cuando oigo comentarios como “mujer, eras demasiado joven, no sabías lo que hacías,..yo les respondo con firmeza: “Sí que sabía lo que hacía y fui del Opus Dei por vocación, pero Dios tenía otros planes para mí”.
    A día de hoy me siento una privilegiada por haber podido pertenecer a la Obra, sus enseñanzas me han servido de mucho, tanto en lo familiar, en lo personal como en lo profesional. Siempre digo que fui mimada por Dios.
    Sigo yendo a medios de formación. Colaboro con el club Undaris de Girona, a quienes considero parte de mi familia y ellas me tratan de igual forma.Mis hijos van a colegios del Opus Dei.
    Para que mis hijos lo entiendan,les pongo siempre este ejemplo: La Empresa de Dios, nunca se equivoca, es el hombre quien comete errores y no por ser de o pertenecer a…simplemente por ser humanos.
    Como dice mi hija: -mamá, ya sé que Dios es el único que nunca se equivoca-
    Sepan que cuentan conmigo para lo que necesiten y no son simples palabras.Aunque tengo limitaciones,estoy malita.

  45. Cierto lo que dices Antonio, pero más cierto es lo que mencionas al final: Sin Amor, sin visión sobrenatural, nada se entiende
    Muchas gracias:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *