Opus Dey y madres solteras

Alguien te pregunto que si siendo madre soltera, podria pertenecer al opus dey  Una madre soltera puede ser del Opus Dei? y tu respondiste que nunca te lo habias planteado, y que necesitas conocer más para dar una respuesta, pero me llamo la atencion que afirmes asi tan a la ligera que una madre soltera desdice de ser buena cristiana…mi pregunta es ¿Está entonces etiquetada en el opus dey, una madre soltera, ya de no ser buena cristiana? (claro excluyendo casos de personas violadas)

¿Cómo voy a decir que una madre soltera es mala cristiana? Todos somos pecadores, y yo el primero. ¿O tú eres perfecta? 🙂
Hay madres solteras que son cristianas ejemplares. Y no te hablo de oidas, sino de casos que conozco personalmente.
Tal vez dije que una persona que desdice públicamente de su condición de cristiano no puede ser del Opus Dei, porque sería una contradicción. Igual que una persona que públicamente no se comporta como un cristiano no puede ser de una orden religiosa, o de un movimiento de la Iglesia católica.
De todos modos, cada caso es cada caso. Y hay situaciones muy complicadas, que no se pueden arreglar con una pregunta genérica en una página web. Para poder ayudarte, tendría que conocer el caso con detalle.
Antonio.
Relacionados:
Opus Dey y madres solteras
Vota esta noticia

4 ideas sobre “Opus Dey y madres solteras

  1. Gracias por tu comprensión, Erik. Procuraré aprender de ti 😮

    Estoy totalmente de acuerdo contigo: “todos desdecimos” (vaya trabalenguas 🙂 ), porque nadie es perfecto. Ni yo ni tú.

    Claro que caben todos. Habría que ver caso por caso y no hacer reglas generales.

    ¿Erik, me ayudas a quitarme el chip de numerario: me está controlando y no me deja pensar 😉 ?

  2. Antonio, se más comprensivo por favor. Es una situación dolorosa y difícil porque así lo quiere el Opus Dei? Yo me considero del Opus Dei, y no comparto esa opinión tuya. Dices que “una persona que desdice públicamente de su condición de cristiano no puede ser del Opus Dei, porque sería una contradicción”. En ese caso, yo creo que todos desdecimos nuestra condición de cristiano porque todos somos pecadores. Lamentablemente, el quedar embarazada fuera del matrimonio, es el pecado que se ve. O en su caso, el divorcio. La Iglesia, y el Opus Dei, es universal, hay cabida para todos. Quitate el chip de numerario, y abre tu juicio. No te escapas con un simple “comprendo que es una situación dolorosa y dificil”.

  3. Hola Antonio.
    Me ha causado mucha tristeza ver este comentario sobre las madres solteras. Yo lo soy y fue el camino por el cual me encontré con Cristo, y hoy trato de seguirle como vosotros.Y digo que me da tristeza porque me parece discriminatorio, a nosotras nos podeis ver así y las piedras llegan, porque ahí unas consecuencias del pecado, como es la de no tener una familia, como la tienen otros. ¿Pero acaso, pueden declararse libres de pecado aquellos que no son madres o padres solteros?

    Digo que es una pena también, porque conocí el Opus Dei hace 10 años, justo por la época en que mi hijo nació. Asití mucho tiempo y me enamoré de Dios. Viví todas las prácticas, pero jamás imaginé que no podía ser de la Obra, nunca fueron claros conmigo, hasta que un día lo pregunté abiertamente. Fue toda una excusa, dijeron que no era por mi hijo… que lo que pasaba es que la obra estaba hecha para personas casadas… No sé que me dolió más si la falta de tacto y verdad en aquellas palabras o el sentirme rechazada por una condición que ya confesé y que se que Dios lavó en mi vida. Recé mucho para entenderlo, pero no lo entiendo, solo me limito a aceptarlo y ver en esto algo que Dios tiene para mí.

    Me hubiese gustado que hubieran sido más honestos conmigo. Si en realidad piensan que desdecimos de ser buenas cristianas, públicamente, como los has puesto, pues nada. Es vuestra filosofía.
    Yo creo que lo más importante es saber que a Jesús poco o nada le importan nuestros pecados, si los hemos confesado y nos hemos arrepentido.
    Los juicios humanos siempre vendrán, pero cada uno con su conciencia.
    Gracias al Dios que me dieron a conocer entendí que me importa poco los respetos humanos. Es vuestra opinión y vuestro juicio, pero me quedo con el “te perdono, vete en paz” que recibí en mi primera confesión.
    Saludos,
    Yen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *