No perdimos una hija, ganamos cientos

Aqui esta el primer testimonio, es de mi madre si te gusta lo cuelgas, si no me dices y lo arreglo con ella o consigo otro, perdon por la tardanzan.

Un saludo Caro.
Vivo en Mexico, me lla mo Isabel, estoy casada y tengo 3 hijas.
Conocì el Opus Dei en el año 2002.
En està temporada pasaba por unos momentos dificiles, tanto en mi matrimonio, como con mis hijas. En mi matrimonio las relaciones se fueron deteriorando al punto de llegar a hablar muy seriamente de divorcio.
Mis hijas mayores de 21y 15 estaban en una etapa de reveldia y el ambiente las jalaba sin remedio, habia muy poca comunicaciòn entre nosotras y las mas pequeña de 12 años resentia todos los problemas que yo tenia con su papà y sus hermanas.
Ageles mi hija mayor decidio interrunpir sus estudios en la universidad por que ya no queria continuar, mi otra hija se dio de baja en el colegio por que tenia problema con algunas materias devido a todas susu faltas acumuladas de las cuales yo ni siquiera estaba enterada, devido a todo esto enpeoraron los problemas y mas con mi hija mediana, y termino por ir a vivir por unos meses con una tìa, a  otra ciudad.
Al poco tiempo nos dijò que queria estudiar en un colegio, pero que estaba en otra ciudad, despues de verlo y pensarlo un poco la apoyamos, este colegio es una obra coorporativa del Opus Dei, algo desconocido para nosotros hasta esos momentos.
Al principio nos seguia preocupando nuestra hija, por que era la mas revelde de las tres, y  ahora ya vivia sola, por que el colegio estaba muy lejos de nuestra ciudad, asì que la visitabamos una vez al mes por lo menos y le llamabamos cada semana.
Comenzamos a asistir periodicamente a unas platicas sobre el Opus Dei y la familia y yo empeze a descubrir la fe, no la tenia totalmente abandonada pero si la practicaba poco y mi esposo e hijas nada.
Con el tiempo nos impresiono como mi hija empeso a cambiar, comenzo a asisitir a medios de formaciòn, y se empezo a preocupar por nosotros,el ambiente en la familia, empezo a cambiar su forma de vestir, y ya no todo eran fiestas y an¡migos para ella. Nos dimos cuenta que comenzo a asistir los domingos a misa despues todos los dìas en el colegio.
En el 2003 cumplio 16 años y nos dijo que pediria la admiciòn en el opus Dei, nos costo mucho por que apesar de ser la mas revelde es la mas alegre de las tres, al principio pensamos que era uno mas de sus caprichos pero ahora que han pasado ya casi 5 años vemos  con mas alegria como es muy feliz. comprobamos como no perdimos una hija alcontrario ganamos cientos; su padre aun no lo entiende del todo pero ya no se opone, ademàs despues de tantos años esta empezando a volver a la fe.
Mis otras hijas: la mayor ya termino la carrera, es nutriologa y tiene un buen trabajo, la pequeña, estè año entra  a la Universidad. 
Devo decir que los problemas no se han acabado pero ahora se como llevarlos…CON ALEGRIA!!! gracias…a la vocaciòn de mi hija y al Opus Dei.


Gracias por tu testimonio.

Más información sobre la vocación al Opus Dei en:  Opus Dei vocación

Antonio. 

No perdimos una hija, ganamos cientos
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *