Mueren humanos en laboratorios de todo el mundo

Publico un comentario a ¡¡¡Las células madre embrionarias nunca han funcionado!!!) Dilemas éticos que presenta la posibilidad de procrear al margen de la unión conyugal:

Las nuevas técnicas que permiten obviar la relación conyugal para poder procrear han suscitado gran esperanza en muchos matrimonios que por diversas causas no pueden tener un hijo de modo natural.

Este hecho ha sido potenciado por los medios de comunicación social, que suelen mostrar a una madre sonriente con su hijo o hija como resultado de la aplicación de alguna de estas técnicas, obviando el inmenso número que no logró tal objetivo. Sin embargo, hay una serie de dilemas éticos que han de ser analizados adecuadamente

1.La pérdida de vidas humanas. Estas técnicas son muy costosas y muy ineficientes, por lo que se fecundan más óvulos que los que se requieren, y se transfieren al útero de la madre normalmente entre 3 y 4 embriones, con la esperanza que uno se anide. Si se anidan todos, surgen graves problemas para la madre y los hijos. Si no todos se anidan es porque han muerto. Este tema ampliamente conocido y hay mucha literatura al respecto 4 . Los millones de embriones congelados dan testimonio de este doloroso hecho, así como la gran cantidad de mujeres que se han sometido a estas técnicas y no han visto cumplido su deseo de ser madre. Estos embriones, que son seres humanos, que pertenecen a nuestra especie, que son únicos e irrepetibles, en síntesis, uno de nosotros, están sometidos a la más impresionante de las esclavitudes, y su suerte ya no depende de su dignidad, sino de lo estipulado por la ley que siempre termina por desecharlos.

2.La disociación de la filiación genética y la filiación social en las técnicas en las que se emplean gametos de terceros y, más aún cuando se gesta en el útero de una mujer que no es ni la biológica ni la social, sino que en un útero arrendado, constituye una práctica habitual. Dan testimonio de ello los abundantes bancos de espermios que existen en el mundo y que se venden por catálogos. Con estas prácticas se priva al niño del derecho a una filiación cierta, de conocer a sus padres, además de que se conculca el derecho a ser gestado en el contexto del amor conyugal. Creo que hechos de este tipo no son sino nuevas formas de eugenesia. Ya no se trata sólo de tener un hijo, sino que debe ser sano y, por si eso no bastara, que tenga determinadas características.

3.Se menoscaba la institución del matrimonio, por cuanto estas técnicas, al prescindir de una adecuada visión antropológica, pueden ser aplicadas a quien lo desee. Muchas legislaciones contemplan la posibilidad de que accedan a estas técnicas mujeres solteras, lo que contraviene el derecho del hijo a ser gestado en el contexto del matrimonio. Los niños que nacen fuera del matrimonio deben ser respetados y queridos, poseen gran dignidad, y todos sabemos el sufrimiento que implica aquello. Pero otra cosa es usar la tecnología para procurarlos de modo deliberado. Este no es un derecho de las personas.

4.Detrás de estas técnicas hay una visión reductiva de lo que significa el ser humano, se cosifica al punto de obviar absolutamente su vinculación ontológica con el Creador, su carácter creatural y por tanto su condición de donado. Hay una visión reductiva de lo que implica un hijo que está llamado a surgir del don del amor corporal y espiritual de los esposos y no como producto de una técnica y supeditado a la pericia de los médicos y biólogos que la llevan a cabo. El ser humano en virtud de la dignidad que lleva grabada no puede ser considerado un derecho, puesto que es un don. Tenemos derechos sobre las cosas, pero no sobre las personas. Este tema es de hondo contenido humano, que obliga a fijar la atención más en el hijo que en el legítimo anhelo de engendrar que pueden tener los padres. Lamentablemente, las legislaciones al respecto en muchas partes del mundo no han considerado este punto de vista. Ello ha generado una serie de conflictos sociales, debido a los ca! da vez más frecuentes requerimientos de parte de los niños nacidos de estas técnicas por conocer a los donantes de gametos, para llegar a sus verdaderos padres biológicos.

Estoy de acuerdo contigo. Son dilemas que a todos nos conciernen, porque se están cobrando muchas víctimas hoy en día.

Mueren humanos en laboratorios de todo el mundo
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *