Miembros del Opus Dei

Vale. Tiene pinta de que el Opus es una movida de la Iglesia. Que está bien, vamos. Pero lo que me parece a mí es que los del Opus son tíos un poco raros. Algo así como ángeles, que se pasan el día rezando o haciendo sacrificios, como el Padre Escrivá. Me ha dejado muy pillado este blog, porque pareces un tío normal. De la calle como yo. Una persona real quiero decir. Mi pregunta es: ¿hay gente del Opus normal?

Yo conozco a unas cuantas personas de la Obra. Posiblemente más que tú. Y voy a desvelarte un secreto: en “el Opus”, como en todos lados, hay gente de todo tipo. Hay madres de familia y sacerdotes, abogados e ingenieros (como yo), jóvenes y menos jóvenes, taxistas y empresarios, trabajadores del campo y deoprtistas, diseñadoras de moda y escritores, estudiantes y ancianos jubilados, chinos y africanos, altos y bajos, campesinos de los Andes y cuidadores de gallinas en la Mancha; en fin, todo tipo de personas. Algunos son más “normales” y otros menos, depende de lo que entiendas por “normal”. Como en todas las familias, hay personas de todo tipo.

Te pondré un ejemplo que es matemático, pero se entiende bien: todos los de la Obra tenemos un común denominador, pero un numerador diversísimo. El común denominador es la fe de la Iglesia, el amor a Jesucristo, y el afán por vivir bien la vida cristiana.
El numerador es variadísimo: hay de todo. Para detallar más esto, te pondré algunos ejemplos de personas de la Obra, que han muerto con fama de santidad (los hipervículos llevan a biografías suyas): Mons. Álvaro del Portillo, primer sucesor de san Josemaría al frente de la Obra; María Ignacia García Escobar, primera mujer de la Obra; Isidoro, uno de los primeros fieles dede la Obra; Montse, una joven catalana; Toni Zweifel, ingeniero suizo; Ernesto Cofiño, un médico guatemalteco; los hermanos Eduardo y Guadalupe Ortiz de Landázuri; Pedro Casciaro, vivió cerca de S Josemaría y cuenta cómo era un santo muy “normal”; José María Somoano, mártir en la guerra civil española. (Sobre los comienzos de la Obra también hay un relato de Francisco Ponz, uno de los pocos que vivió los primeros pasos y todavía sigue vivo).

Por si tienes ganas de saber más de ellos, te hablaré un poco de algunos:
Miembros del Opus Dei Opus DeiMonseñor Álvaro del Portillo, prelado del Opus Dei (Madrid, 1914 – Roma, 1994). Don Álvaro, como le llamamos millones de personas que acudimos a su intercesión en todo el mundo. Le pongo el primero, porque le tengo mucha devoción. Era un buen estudiante de ingeniería cuando conoció a Josemaría Escrivá de Balaguer. Sintiendo que Dios lo llamaba por ese camino, se incorporó al Opus Dei en 1935. Sacerdote desde 1944, fue el principal colaborador de san Josemaría y su sucesor, en 1975, al frente de la Obra. En Roma, donde residía desde 1946, era muy apreciado -entre otros motivos- por su trabajo en el Concilio Vaticano II (1962-1965), en el que contribuyó a potenciar el papel de los laicos en la Iglesia. Por su bondad y su humildad muchas personas de toda clase y condición -“normales” y menos “normales”- le tenían grandísimo afecto. Álvaro del Portillo murió en Roma el día siguiente de su regreso de una peregrinación a Tierra Santa, el 23 de marzo de 1994. Ese mismo día, Juan Pablo II acudió a rezar ante sus restos mortales. El cardenal Camillo Ruini, obispo vicario de Roma, abrirá el 5 de marzo la fase diocesana de su causa de canonización.

Miembros del Opus Dei Opus DeiIsidoro Zorzano (Buenos Aires, 1902- Madrid, 1943)
Fue uno de los primeros fieles de la Obra. Como ingeniero -ingeniero industrial, como yo- en una empresa de ferrocarriles y como profesor, supo poner su valía profesional al servicio de los que le rodeaban. En la tensa situación social que vivió España en torno a la Guerra Civil, Isidoro ayudó al Fundador a poner los cimientos de la Obra, sacrificándose con abnegación y transmitiendo a los demás la paz y serenidad que le daba su cercanía con Dios. Murió de una dolorosa enfermedad que sobrellevó heroicamente.

Miembros del Opus Dei Opus DeiMontserrat Grases (Barcelona, 1941- 1959)
En plena juventud, Montse encontró en el Opus Dei una senda para ofrecer su corazón a Dios. Sin salirse de la vida normal de una chica de su edad -en sus estudios, en su vida de familia, en sus diversiones-, derrochó a su alrededor la alegría propia del cristiano que lucha por arrimarse a Dios. Un cáncer de huesos la postró físicamente, pero no le impidió seguir contagiando su vitalidad y su alegría, enraizadas en Dios, a sus amigas. La fortaleza y visión sobrenatural que demostró hasta su encuentro definitivo con el Señor han ayudado a mucha gente joven, que ve en Montse un modelo de entrega alegre en lo ordinario.

Miembros del Opus Dei Opus DeiToni Zweifel (Verona, 1938- Zürich, 1989)
Ingeniero industrial -también como yo: pongo varios ingenieros, porque me caen mejor-, desarrolló su trabajo profesional en Suiza. Su carácter cordial y su sencillez se tradujeron en una vida cristiana normal y, a la vez heroica. En la Obra descubrió la dimensión sobrenatural del trabajo como servicio, lo que le movió a acometer proyectos en favor de los más necesitados en más de 30 países, con especial incidencia en la promoción de la familia y la mujer. Con la sencillez que vivió siempre, supo aceptar una leucemia que provocó su fallecimiento en 1989.

Miembros del Opus Dei Opus DeiErnesto Cofiño (Guatemala, 1899- 1991)
Pediatra de gran humanidad, el doctor Cofiño hizo propio el reto de dar solución a problemas públicos de su país como los derivados de la orfandad, la hambruna o la falta de educación escolar y sanitaria. Su amor a Cristo y a la Virgen, que fue creciendo por medio de una honda piedad, le impulsaba a preocuparse de la salud física y espiritual de sus pacientes. El doctor Cofiño animó a mucha gente a colaborar económicamente, y también con sus oraciones, en el impulso de iniciativas sociales de promoción humana y cristiana. Fomentó y defendió el derecho y el amor a la vida, por medio de iniciativas en beneficio de futuras madres, de niños y niñas de la calle, de huérfanos. También promovió asilos y centros asistenciales. Murió de cáncer a los 92 años, después de una enfermedad larga y dolorosa que aceptó cristianamente.

Miembros del Opus Dei Opus DeiEduardo Ortiz de Landázuri (Segovia, 1910- Pamplona 1985)
Médico español que se afanó por servir a sus pacientes con su competencia profesional, su profunda humanidad y su proximidad a Dios. Cuando era joven, el fusilamiento de su padre le originó una profunda crisis espiritual que superó perdonando a los que habían cometido aquel acto. Desde ese momento puso su vida al servicio de los enfermos, en especial de los más necesitados. Su trabajo y su familia -su mujer, Laurita, y sus siete hijos- fueron los dos pilares sobre los que, viviendo con fidelidad el espíritu de la Obra, edificó su camino hacia el Cielo.

Miembros del Opus Dei
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *