Mi marido en el cielo

Les quería contar algo sobre Enrique. Lo tengo a mi lado las 24 hrs. del día… y sin embargo lo extraño casa segundo.

Siempre nos tuvimos un amor tan grande, tan íntimo, tan especial, porque era solo nuestro. Ahora lo comparto más plenamente con Dios, y me crea una sensación desgarrante, extraña. Me hace doler el cuerpo y el corazón el no vivir juntos, en el mismo lugar. Mi alma está en paz, porque él vive en el lugar dónde luchó toda su vida por llegar, y mucho más intensamente los últimos once meses de su enfermedad. No me dejó ningún saldo negativo ni esta enfermedad ni su sufrimiento tan fuerte. A su alrededor se respiraba “AROMA DE CIELO”. Porque vivió esos once meses con una entrega y una alegría incomprensible para muchos.

Hablamos todos los días de que él ya tenía el pasaje de “vuelta” –el de venida se lo regalaron sus padres junto con Dios- pero sin fecha aproximada. Me repetía: “tengo la gracia de este cáncer y la gracia de vislumbrar cuando me puedo llegar a ir. Vos no gordita. Pero voy a luchar por no dejarte”

Él fue y es mi principal promotor y entusiasta en lo intelectual y en lo espiritual.  En cuanto al corazón, siempre me decía “a vos, Bea te sobra para los dos”.

Quiero agradecer a mi Padre y a Raqui, que lo mimaron tanto. Me sale de dentro al agradecer a sus Padres y a mi Madre…pero no necesito porque ya lo habrán recibido al llegar al Cielo y se lo habrán dicho por mí.

A nuestros íntimos amigos que lo acompañaron, lo rodearon de ese cariño tan propio de la amistad cuando es verdadera. A los que viven lejos y siempre estuvieron cerca con una llamada, un mail como Pollo, Ricardo, Daniel y Ana, Mariano, Vicky.

A sus ahijados que lo fueron a ver haciéndole pasar momentos agradables –como Francisco y Santiago-en especial a Santi Trejo que le regalaba asombro y ternura. A mis hermanos. Enrique desde su dolor y entrega pidió por todos Uds. con nombre y apellido.

¿Qué puedo decir de los que nos acompañaron a dos de mis hijos

– que Dios quiso que estuvieran en representación de todos sus hermanos- y a mí, esa noche y madrugada del viernes 18, mientras  que el alma de Enrique luchaba respirando tan dificultosamente por quedarse… Y yo le decía: “No luches más mi amor, Jesús te está esperando. Ya está, ya basta de luchar. Yo ya no peleo contra Dios, ya te entregué.” Gracias Elsa, Elena y Panchi. Nunca me voy a olvidar de esa noche, en que nos ayudaron a mis hijos y a mí a dejar partir al alma de Enrique.

A Francisco- que cuando Enrique se descompuso la última vez- voló al sanatorio a acompañar a su amigo, a su hermano.

A Sara que nos acompañó a todas horas. ¿A M. Angélica y Susana como les puedo agradecer?

A todos les quiero con palabras de una amiga-que no pudo venir, pero Jorge, su marido sí- “Si estoy caminando y respirando, es por la oración de cada uno de Uds. que no es poca cosa”

Al padre Aníbal-su confesor- que se le acercaba a diario con un entusiasmo tremendo-aunque no lo viera bien- y le traía la Comunión y la Confesión. También al p. Tomás que lo ayudó muchas veces llorando. Al p. Carlos de S. Patricio. A Rodolfo que cada vez que entraba le daba a Enrique un beso en la frente. Todo esto me hizo darme cuenta una vez más que el cariño en el Opus Dei se palpa, se siente y no es una teoría. Y para a los que Dios nos da esa vocación: No hay mejor sitio para vivir, ni para morir. Enrique y yo lo vivimos así.

A nuestros hijos, me gustaría decirles que nos mantengamos unidos como hasta ahora. Que hablemos de Papá con alegría y con Fe en Dios como él hubiera querido. De sus padres les quedó la peor parte, que soy yo. Por eso-aunque espero estar a la altura de las circunstancias- quiero que sepan que los necesito para seguir viviendo y que me dejen ayudarlos en su dolor,  que es muy duro. Sé algo de eso porque ya dejé partir a mi Madre. A su Papá lo tienen ahora disponible las24 hrs. del día, aunque no lo vean. Que lo sepan Matías y Tomás que están lejos, todo esto que les digo.

Enrique y yo nos entregamos el uno al otro durante toda la vida. Esa es la maravilla del amor cristiano, del Sacramento del Matrimonio, porque siempre supimos que cuando Dios lo creó a Enrique, lo creó para mí, y seis años después me creó a mí para él. Le pedíamos a diario –yo le exigía- las gracias actuales de tan grande sacramento.

Cuando se fue Juan, el último a vivir por su cuenta, nos llenamos de proyectos. A él le costó mucho más la partida. Nos conformábamos con cosa sencillas, como jugar al ludo-yo soy una tramposa, él ni ahí hacía trampa- abrazarnos, respirar hondo en el campo, ver crecer de todas formas a nuestros hijos y a Martina nuestra nieta, que lo llamaba Tata como él quiso siempre, rezábamos juntos todos los días. Fuimos amigos y confidentes además de marido y mujer. Aprendimos a reírnos de nuestros defectos, llorábamos con nuestras alegrías y nos peleábamos por tonteras como cualquier matrimonio.

¿Cómo no voy a estar enamorada de un hombre así? Ahora lo amo aún más, porque forma parte del Amor de Dios y entonces es más apetecible que antes como amor.

Espero que no me suelte de la mano- ni a nuestros hijos ni a mí- durante la vida que nos queda por delante… Y nos abrace fuerte, muy fuerte en el momento final de entregar nuestra alma a Dios..

Gracias Señor, por haberme entregado a Enrique durante treinta y siete años y cuatro meses, fue el regalo –inmerecido- más grande que recibí de Vos. Bea Hellers.

Mi marido en el cielo
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *