Manualidades: construir un boomerang

Nivel de dificultad: Bajo

 

Coste económico: Medio o bajo dependiendo del material elegido. Así, si elegimos la madera de balsa y contamos ya con la lija y la sierra, con menos de 3 euros ya podremos construir nuestro boomerang. Recurrir a maderas o materiales más nobles puede elevar el precio por encima de 10 euros, aunque por lo general no será necesario. Se puede decir que el coste es adaptable a todos los bolsillos.

 

Materiales:

 

Contrachapado de okumé: la lámina debe ser de entre 6 y 7 milímetros de grosor y hay que tener precaución porque se rompe con facilidad.

 

Contrachapado de abedul: lámina de un grosor de entre 4 y 5 milímetros.

 

Bakelita: Es más dura y difícil de trabajar. El grosor aconsejado es de apenas 3 milímetros.

 

Madera de balsa: una o dos planchas de balsa superpuestas para conseguir un grosor aceptable. Este material de densidad baja, se utiliza para la elaboración de boomerangs de interior al verse altamente afectados por las rachas de aire.

 

Normas de seguridad:

 

A la hora de construir el boomerang deberemos observar las precauciones mínimas para no cortarnos con la sierra. Más delicadas, sin embargo, son aquellas a tener en cuenta en el momento de lanzarlo.

 

Deberemos vigilar que la zona de lanzamiento se encuentre despejada de obstáculos que dificulten el vuelo de nuestro boomerang, como muros, postes, cables y demás. Habrá que tener especial cuidado con la presencia de personas en el área de prácticas, ya que, sobre todo al principio, será difícil controlar la trayectoria de nuestro aparato, y podríamos herir a alguien.

 

Si queremos jugar a lanzar el boomerang para recogerlo después en pleno vuelo, sería aconsejable, al menor las primeras veces, utilizar un guante que evite que nos cortemos o hagamos daño en la mano, y un casco por si éste golpea nuestra cabeza al escapársenos en un intento de captura.

 

Realización paso a paso:

 

Uno de los momentos críticos a la hora de la construcción de un boomerang es la elección del material con el que lo elaboremos. Dependiendo de la madera con la que lo construyamos el vuelo de nuestro aparato tendrá diferentes características, pero como elementos fundamentales deberemos contar con una sierra y una lija, si bien en caso de decidirnos por materiales del estilo del aluminio en lugar de madera deberemos adaptar el equipo de corte y lijado a éste último. Respecto a la madera, a continuación elaboramos una breve lista de las que son de uso más corriente (únicamente deberá elegirse una de entre ellas).

 

Proceso de construcción:

 

1 .-El primer paso será siempre el dibujo del patrón a partir del cual elaboraremos nuestro boomerang. Para constructores inexpertos es aconsejable limitarse a modelos de dos o tres palas iguales. Una vez tengamos suficiente experiencia podremos atrevernos con diseños más artísticos, pero de momento nos limitaremos a los más sencillos.

2 .-En el caso del boomerang bipala: Dibujar sobre la madera una V con una separación entre palas de unos 120º, siendo casa una de ellas de unos 25 cm de largo y 5 cm de ancho.

3 .-En el caso del boomerang tripala: Dibujar sobre la madera tres palas idénticas de 25 cm de largo y 5 cm de ancho con una separación de 120º entre cada una de ellas.

4 .-Recortar la madera con la forma del patrón y lijar los bordes con el objeto de suavizarlos.

5 .-Antes de continuar debemos detenernos un instante para aclarar dos nuevos conceptos. Como sabemos, el boomerang es un objeto que se desplaza por el aire girando respecto de un eje, de manera que podemos encontrar un lado de cada pala que será el que vaya rompiendo el aire al preceder al resto del cuerpo. A esos lados los pasaremos a denominar a partir de ahora como ángulos de ataque. A los contrarios, aquellos correspondientes a los lados que siempre quedarán atrás en el giro del boomerang, los llamaremos ángulos de fuga. El siguiente paso en la construcción, pues, es el rebajado de los ángulos.

6 .-Para construir el ángulo de ataque, con el cuerpo del boomerang colocado horizontalmente, dibujaremos una línea horizontal a una altura correspondiente a la mitad del grosor de la tabla. A partir de ella lijaremos la pala de manera que quede una rampa de unos 45º desde la línea dibujada hasta la parte superior del boomerang.

7 .-Repetiremos la operación con cada una de las palas teniendo cuidado de que todos los ángulos de ataque estén situados en el lado correcto. Para ello deberemos tener en cuenta si el lanzador será zurdo o diestro, a fin de colocarlos en su lugar. Así, un lanzador diestro que construya un boomerang bipala deberá colocar los ángulos de ataque en el lado exterior de la pala izquierda de la V, así como en el interior de la pala derecha. Para lanzadores zurdos se procederá a la inversa.

8 .-El ángulo de fuga deberá tener una amplitud de entre la mitad y una tercera parte de la amplitud de la pala. Para rebajarlo trazaremos a la distancia adecuada del lado contrario al del ángulo de ataque una línea paralela al eje de la pala, lijando esta a partir de allí de manera que nos quede una rampa con una inclinación aproximada de 25º.

9 .-Repetir el proceso para cada una de las palas de modo que en todas ellas acabe habiendo un ángulo de ataque y otro de fuga en lados opuestos.

10 .-Una vez acabado el diseño es posible decorarlo a nuestro gusto y, opcionalmente, barnizarlo para ayudar a su conservación.

 

Proceso de lanzamiento:

 

1 .-Todo boomerang, debido a sus diferencias tanto en forma como en material con el que ha sido construido, tiene un sistema óptimo propio de lanzamiento, pero a continuación exponemos las normas generales que deberán seguirse para conseguir un vuelo satisfactorio.

 

2 .-Inicialmente nos situaremos de cara al viento con el boomerang en la mano con la cual tengamos mayor destreza.

 

3 .-Colocaremos a continuación el boomerang de manera que forme un ángulo de unos 20º con la vertical.

 

4 .-Recordando que inicialmente nos hemos situado con la cara hacia el viento, los lanzadores con boomerang “diestro” lanzarán el suyo con fuerza en la dirección de 45º hacia su derecha, y los zurdos hacia la correspondiente a 45º hacia su izquierda.

 

5 .-Notemos, sin embargo, que la diferencia de diseños obliga a que cada lanzador experimente con su boomerang hasta encontrar las mejores inclinaciones verticales y direcciones de salida para su diseño.

 

Qué hemos aprendido

 

La comprensión de la física que rige el vuelo de los boomerangs puede ser especialmente satisfactoria, ya que nos permitirá fácilmente extenderlo al de, por ejemplo, los aviones.

 

Imaginemos una tabla sin ningún rasgo especial que atravesara el viento horizontalmente. El aire, al ser la madera idéntica por ambos lados, no haría más que dividirse e ir una parte por cada uno. La presión ejercida en cada cara, entonces, sería idéntica, de modo que una se compensaría con la otra y la tabla no tendría tendencia a ir hacia ningún lado.

 

Las cosas, sin embargo, cambiarían si pudiéramos hacer un corte en alguna de las caras de manera que la presión sobre esta fuera distinta al de la otra. En ese caso, la tabla tendría tendencia a ir hacia el lado de menor presión, y es eso, precisamente, lo que hemos hecho en la construcción del boomerang.

 

¿Qué sucede entonces cuando lanzamos nuestro ingenio? El boomerang, lanzado horizontalmente, experimenta una diferencia de presión entre sus lados, de manera que el propio aire le obliga a girar y a trazar una trayectoria que le dirige otra vez hacia el punto de partida.

 

Extendiendo el paralelismo a las alas de los aviones, podemos entender que la peculiar forma de éstas provoca que el aire de la parte inferior del avión ejerza una presión mayor que el de la parte superior, haciendo que las alas se eleven y con ellas el resto del aparato.

Manualidades: construir un boomerang
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *