Los padres y los clubes

Yo hago esa labor de pre-club y es una gozada.
Y cada persona que ha pasado y colaborado un ratito… ¡ha querido volver!

Además, están los padres y madres de ellas: es otra manera de que conzcan la Obra. ¡Fenomenal, además!
Blanca Estoy de acuerdo contigo. No sólamente la niña -o el niño- se benefician del club, sino también los padres. Porque empiezan a formar parte -de alguna manera- de la pequeña familia que es la Obra. Creo que al hacerse socio del club un niño, también “se hacen socios” sus padres; al menos eso ocurre en mi club.
Aquí intentamos estar en contacto con los padres, hablando con ellos cada poco, para poder ayudar mejor a los niños. Los padres son los principales responsables de la educación de sus hijos, y no el club. Pero, al hablar con los padres frecuentemente, conseguimos educar mejor a los niños, porque “tiramos del carro” en la misma dirección que los padres: en casa y en el club se les dicen las mismas cosas.
Además, los padres conocen a otros padres con sus mismas preocupaciones por educar cristianamente a los hijos. Esto es otra gran ventaja.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *