LIBERTAD RELIGIOSA

Con el inicio de un nuevo año, siempre se hace balance del pasado, y en ese balance se incluyen logros y pérdidas.
En lo que concierne a la libertad religiosa (recogida y amparada en nuestra Constitución), la situación no puede ser más deprimente en términos generales, y preocupantes en el caso de España, pues estamos ante un Gobierno que confunde los términos de “no confesional” con “anticonfesional”, y “laicidad” con “laicismo”, demostrando con las palabras y con los hechos, una actitud abiertamente hostil a la religión, especialmente a la religión católica.

La libertad religiosa significa que ninguna persona puede ser obligada a actuar contra su conciencia ni debe ser impedida de profesar su religión en privado y en público, lo cual debe ser garantizado por las instituciones públicas.

Como escribió Montesquieu en el “Espíritu de las leyes” (obra base del Estado de Derecho): “la libertad no consiste en hacer lo que se quiere, sino en poder hacer lo que se debe querer”, y ese “lo que se debe querer” es la verdad. Por eso un gobierno que no busca y vive la verdad, nunca podrá saber lo que es la libertad.

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

LIBERTAD RELIGIOSA
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *