Las taras de los otros

Estimado Antonio

Qué paciencia hombre, para soportar a tantos que escriben cosas tan agrias. Chico felicitaciones y no cargues a tus espaldas las taras de otros.

Rita Pino

 


Gracias por tu apoyo.

 

Llega un momento en que te acostumbras a todo, incluso a lo más agrio.

Un saludo.

Antonio. 

Relacionados:

¿Testimonios inventados? 

 

Las taras de los otros
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *