La voraz directora que perseguía a mi hija

Te felicito por tu página.

Muy interesante, y es respuesta a otras sobre la Obra escritas desde el resentimiento de aquellos que se confundieron en su vocación, o que no fueron capaces en perseverar (a veces puede ser muy duro).

Conozco el O.D. desde hace muchos años años, mi padre (fallecido en 1976) fue supernumerario durante mucho años y hasta su muerte, y estudié en un Colegio de Centros Familiares de Enseñanza, nunca he pertenecido al O.D. aunque siempre he tenido mucha relación con personas de la Obra (y ex de la Obra).

Mi única crítica y queja hacia la actuación de algunas personas del O.D. es el no respetar la LIBERTAD de las personas en lo que corcierne al discernimiento y mantenimiento de la vocación, así como el pretender forzar incorporaciones de personas demasiado jóvenes.

Mi hija mayor, por ejemplo, estuvo yendo a un centro juvenil durante años, cuando tenía 14 -con el consentimiento de la Directora- comenzaron a presionarla para que “pitara”.

La niña -que es persona muy responsable, madura y religiosa- me dijo que no quería ir más por centro…Respeté su decisión a pesar de que no quiso decirme el motivo hasta dos años después…

Las consecuencias de aquella “presión” fueron que ella se perdió toda la formación que podría haber recibido del Centro ante la “voracidad” de aquella Directora (que seguro que actuó con su mejor intención, pero equivacadamente).

…Lo dicho, mis felicitaciones…”Buena mano” para el día 19 de marzo…Y que reces muco por mi familia y por mí.

 


Gracias por tu pregunta.

 

En el Opus Dei, como en todos lados, hay gente que no hace las cosas bien.

Pero es no hay que confundirlo con que en el Opus Dei no se respete la libertad. Me explico:

Primero, para incorporarse jurídicamente al Opus Dei hay que tener un mínimo de 18 años. Con 14 años y medio sólo se puede pedir ser aspirante, es decir, manifestar que en el futuro, cuando tenga la edad, le gustaría ser del Opus Dei.

Segundo, un aspirante -aunque no es del Opus Dei- empieza a vivir como si lo fuese, para comprobar si esa puede ser su vocación en el futuro. Esto es algo que yo explico tanto a los chichos que piden pitar en mi centro como a sus padres.

Tercero, también es verdad, que Dios puede hacerle ver a alguien su vocación cuando todavía es jóven. Yo, por ejemplo, la descubrí con 13 años. Esperé hasta los 14 y medio para pitar, y hasta los 18 para ser efectivamente del Opus Dei.  Yo cuando pité, no lo hice “de prueba”, sino que en mi corazón la decisión fue definitiva, porque me di cuenta de que eso era lo que Dios quería de mi para siempre.

Cuarto, que haya personas que hacen las cosas mal o que les entran las ansias por que pite gente no es bueno. Yo trato de que en mi centro piten sólo los que tienen vocación. Porque no interesa al Opus Dei que haya gente dentro que no tiene vocación, ni tampoco interesa a una persona ser del Opus Dei sin tener esa vocación.

Espero haberte aclarado la duda. En caso contraro, me alegro de que al menos me hayas leído. 

Antonio. 

Relacionados:

La llamada de Dios o vocación: anécdotas, relatos y relfexiones. Alfonso Aguiló 

Los que dicen haber sido presionados prueban que esa “presión”, no sirve de nada: se fueron 

¿Cómo llega una persona a esa decisión de entrega a Dios en el Opus Dei? 

Soy del Opus Dei porque me da la gana 

La voraz directora que perseguía a mi hija
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *