La Prelatura es una fórmula feliz para el Opus Dei

Copio un artículo de Informadrid, que contiene un discurso del Arzobispo de Madrid sobre el Opus Dei

La Prelatura “se ha demostrado que ha sido una fórmula feliz y adecuada para recoger el espíritu, el carisma y el servicio del Opus Dei a la Iglesia en este tiempo”

Madrid. Infomadrid, 22-04-2008

El 14 de abril tuvo lugar la clausura de la sesión conmemorativa del XXV aniversario de la erección de la Prelatura personal del Opus Dei, presidida por el Cardenal. En su intervención, expresó su “alegría de que este acto tenga lugar en Madrid” y agradeció “que hayan pensado en Madrid para conmemorar el XXV aniversario de la aprobación, de la erección del Opus Dei como Prelatura Personal”, ya que “el Opus Dei nació en Madrid y, simultáneamente, en España”.

“XXV años de la Prelatura obliga a arrojar una mirada a los frutos pastorales de la obra del Opus Dei que han llegado hasta el presente de la Iglesia en Madrid y de la Iglesia en España. El que san Josemaria Escrivá incorporase a su obra apostólica, con un carisma especial del Señor, esa verdad fundamental de la vida y de la experiencia cristiana que es la vocación universal para la santidad, en el tiempo en que lo hace -década de los años veinte- tenía mucho de profético”. Recordó que los comienzos del XX fueron unas “décadas atormentadas, de una antropología doliente”, marcadas por las dos Guerras Mundiales. Que en ese contexto, afirmó, “se hiciese una propuesta apostólicamente viva y sentida, y practicada con rasgos que conocemos ahora como de santidad, de que todo cristiano tenia que vivir su vida cristiana con una vocación a la santidad, era una respuesta histórica luminosa y fecunda. Y que los seglares en la Iglesia debían asumir un papel especial a la hora de construir y edificar la sociedad nueva de Europa que Europa y el mundo necesitaban personalmente”.

“Es la hora de llamar la atención sobre la contribución de los católicos, de la Iglesia y de los grandes hombres de aquel momento, entre otros san Josemaria Escrivá de Balaguer y del Opus Dei, a la hora de superar los grandes problemas de aquella sociedad tan marcada por la cuestión social, la lucha de clases, por la apertura de nuevas formas ético-morales y ético-jurídicas para los estados democráticos del siglo XX, configurados como estados democráticos de derecho social”. En ese contexto, añadió, “es bueno recordar con gratitud, al Señor y al Fundador del Opus Dei, la forma y el modo como traduce su vocación y el carisma recibido en un servicio a la Iglesia y a la sociedad, del siglo XX y de los que vengan”.

Para el Cardenal, “era una operación canónico-pastoral la de convertir al Opus Dei en una prelatura, al comienzo de los años ochenta, nada fácil”, que “se ha demostrado que ha sido una fórmula feliz y adecuada para recoger el espíritu, el carisma y el servicio del Opus Dei a la Iglesia en este tiempo”. Después de 25 años, afirmó, los “aspectos más significativos y característicos de la labor apostólica del Opus Dei en la Iglesia, como son el servicio de los sacerdotes de la Prelatura, a la Iglesia en general; el campo de la espiritualidad seglar, de la educación de los seglares para realizar su vocación típica, apostólicamente vivida en un contexto de vida espiritual cuidadosa, de invitación al compromiso para ‘el empeño de la santificación de las realidades temporales’; el fomento de las vocaciones sacerdotales, vocaciones para la vida consagrada, el apostolado con los jóvenes, el compromiso con el mundo de la educación… Todo ello ofrece un panorama rico de servicio a la Iglesia, que tenemos que agradecer los obispos”.

Por ello, animó al Opus Dei “a seguir por el camino emprendido, sin miedo, y sin vergüenza a que uno pueda quedar anacrónico”.

Relacionados:

Un ex-socio del club, que será sacerdote en Madrid 

Rouco y el Prelado 

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *