LA CULTURA DE LA VIDA

LA CULTURA DE LA VIDA Opus Dei

Hay cantidad de temas sobre los que me gustaría estar mucho más informado, en ocasiones considero que la frase idónea sería estar bien formado. Tendré que saber sacar tiempo y formar mejor mi opinión sobre asuntos relevantes y de actualidad. Me doy cuenta de los pocos argumentos que tengo, por ejemplo, para, si surge la ocasión, poder debatir sobre el aborto, células madre o eutanasia, entre otros temas. Sí, conozco lo básico, pero hoy en día esto apenas vale.
Me habían hablado de unos dvd's sobre bioética. La otra noche, cuando llegué a casa, mirando si había algo interesante en la tele, descubrí en Popular Tv, que estaban emitiendo un documental sobre eutanasia. Hubo varios comentarios que me hicieron pensar; alguno decía, más o menos, que la ecología había triunfado sobre la vida humana. Cuántas personas hay que se dedican a salvar el medio ambiente, con todo su contenido, y la gran repercusión que tienen en los medios. Otro comentario decía que, a pesar de la multitud de personas que se han manifestado a favor de la familia o de la vida, la poca repercusión que se obtuvo, a diferencia de aquellos que lo hicieron con el estar de acuerdo con las bodas entre personas del mismo género (¿ahora se llama así no?, en plan progre). Da la impresión que parece que ha triunfado la cultura de la muerte sobre la cultura de la vida, pues se puede percibir la idea que por mucho que se haga es como predicar en el desierto, como hace poco alguién comentó en un escrito de este blog.
El tono optimista, y desde un punto de vista cristiano, con el que está hecha esta publicación de Goya Producciones, hace que me lleve primero a formarme mejor y después a defender con valentía, con argumentos positivos, aquello en lo creo. Sería bueno que repasáramos también lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica sobre la eutanasia o el aborto.
Por último, leí este artículo de Aceprensa dando algunos datos. ¿Seguro que no podemos hacer algo más? ¿Cuántos tenemos a nuestro lado que no saben lo que pensamos, en lo que creemos o lo que hacemos? Pensemos en los que tenemos a nuestro alrededor y ya verás como, con el tiempo, el desierto se puebla.
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *