Juan Pablo II.

Ya no tengo hoy más ganas de seguir escribiendo y contestando mensajes. No puedo más. Me voy a rezar un rato. Por el Papa. Hoy todo va por él.

Sólo quiero dejar aquí hoy constancia, y que quede para siempre, de mi agradecimiento a Dios por haberme permitido conocer, aprender, estar, reír, cantar, caminar, crecer, pensar, dialogar, amar y rezar junto a una persona de la categoría de Juan Pablo II.

Bendito sea Dios.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *