Jornada Mariana de la Familia: en autobús-guardería

Jornada Mariana de la Familia: en autobús guardería Opus DeiYa tocaba actualizar el blog, tenía que haber sido ayer, pero en fin así ando con el tiempo. Este fin de semana estuve por Torreciudad, en la Jornada Mariana de la Familia, y fue sencillamente muy emotivo para mi.

Jornada Mariana de la Familia: en autobús guardería Opus Dei

La hora de partida estaba prevista para el viernes a las 4 de la tarde, como suele pasar salimos media hora más tarde, siempre hay que ir con margen para estos casos. Reconozco que un viaje así nunca lo había hecho, esta es la distribución: 34 pequeñajos y 22 adultos. El plan era dormir en Zaragoza para salir la mañana siguiente camino de Huesca.

Realizamos la clásica parada de mitad de camino, en medio una película de un coche -no el fantástico, pero parecido- y rezo del Rosario dirigido por Álvaro en los misterios y por Miguel las letanías. Los dos andan por los 11-12 años y en su piedad se nota que sus padres tienen mucho que ver. Después de la parada de repostaje, puesta en marcha y otra peli.

Jornada Mariana de la Familia: en autobús guardería Opus Dei

Al llegar a Zaragoza nos perdimos, no solo en Madrid hay obras y el GPS del conductor hizo catacrás. Llegada al hotel y a buscar el restaurante para cenar. Los padres se turnaban para controlar la cena de los peques, que trasteaban más que comían, algunos. Después paseo, heladito y a dormir.

Por la mañana lo habitual, te levantas, desayunas, visita al Pilar y salida, que es donde quiero ir. Aunque me quedé con las ganas de ver a mi amigo Dimas.

Hacía unos dieciocho años que no veía al Prelado del Opus Dei, al Padre (como se le llama en la Obra). Entonces el Padre era Don Álvaro del Portillo. Me había creado yo mismo expectativas para saber cómo reaccionaría. No veía al Padre desde que dejé de ser de la Obra.

¡Me emocioné! y no me importa escribirlo. Según se acercaba la hora de la Santa Misa, que el presidió, se generaba una ganas enormes de escucharle. Los primeros minutos de la homilía estuve casi llorando, no se si de alegría, intentaba que penetrase en mi cabeza y en mi corazón lo que decía, lo que me decía.

No voy por la vida con un retrovisor, mirando lo que voy dejando atrás, claro que no. No soy un nostálgico y lamentero -de lamentarme- de lo que hice en mi "fuga", pero sí que ahora tengo una percepción, creo que más objetiva o simplemente otra distinta a entonces, de lo que es eso de para siempre, para siempre… no volver la vista atrás… quemar las naves… ¡ser santo!. El tiempo no está solo para cumplir años, también para aprender y recomenzar.

Ser del Opus Dei, no es como apuntarse a un club social, a pasar el tiempo y rellenar las horas del día, bien con prácticas de piedad o con actividades varias. Ser del Opus Dei es mucho más, primero es la respuesta generosa a Dios a su llamada personal -vocación- y después luchar por ser santo cada uno en su trabajo, en su lugar en el mundo. En sus quehaceres habituales de familia, trabajo y amigos. Como todo el mundo, como todos. Ahora, como dije, soy cooperador del Opus Dei.

Jornada Mariana de la Familia: en autobús guardería Opus Dei

Después de la Misa, todos a prepararse para comer, amenizado con gente buena con sus actuaciones, sobre todo musicales. Por la tarde, a las cuatro, había tertulia con el Padre.

Una vez terminada la comida, me fui al Santuario para hacer la visita al Santísimo -es una práctica de piedad muy buena y consiste en devolver a Jesús la visita que me hizo en la Eucaristía, es lo que hacen los amigos-. En el camino me encontré con dos viejos amigos, que casualmente durante este verano me han venido mucho a la cabeza. A uno hacía, al menos, doce años que no le veía, es un granadino que coincidí con él en las Escuelas Familiares Agrarias y ahora anda por La Coruña; el otro, pues más de veinte años sin verle, en julio pregunté por él a un amigo y me dijo que se había ordenado sacerdote y estaba por Barcelona, ¡qué alegría me llevé cuando se acercó a mi en el momento que me vio!. Dos alegrías más se añadieron al día.
Llevo mucho escribiendo, intentaré, así me lo propongo, mañana escribir más sobre esta Jornada. Pongo varias fotos de los viajantes. Si sigo escribiendo ahora mismo, es muy posible que sea indiscreto conmigo mismo, más de lo que haya he sido.
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *