JMF Valencia

Este verano he tenido la suerte, juanto a dos millones de personas más, de estar en Valencia junto al Santo Padre.

Recibimos al Papa con una fuerte ovación, intentando expresarle nuestro apoyo y afecto. Pronto el encuentro se volvió distendido y alegre, gracias a los números preparados por la organización de valencia y por el cariño del Santo Padre.

El encuentro se desarrolló muy bien. La peor de las pegas será que no todo el mundo pudo ver bien el estrado, pero es que siendo tanta gente…
Lo principal del encuentro fueron unos testimonios que dieron familias españolas y extranjeras sobre su experiencia. En todas ellas se podía ver el cariño y la alegría, pero también el sufrimiento pasado y la lucha… y es que el amor es algo más que sentimiento.

Después vino el discurso del Santo Padre: el que esperaba un discurso duro, de regañina a los gobernantes… se equivocó. El Papa habló suave, como le gusta, y dijo cosas de mucho sentido común, como que los principales responsables de la educación han de ser los padres y no el estado; como que estos deben tener libertad a la hora de elegir el colegio de sus hijos.

Al día siguiente el Papa celebró la Misa para los que estabamos allí y dió una homilia preciosa… de tres veranos, tres junto al Papa. Creo que estoy teniendo suerte.

JMF Valencia
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *