¡Vaya semanita!

¡Vaya semanita! Opus Dei

Termina una semana un poquito complicada. No todo ha salido de acuerdo a las expectativas que me había creado en ciertas materias, pero bueno, casi lo conseguimos.

Hablando con un amigo, me afirmaba que ser santos es hacer la voluntad de Dios. Me hizo pensar este comentario. ¿Qué significado doy a lo que hago, a todo lo que hago? No cabe duda que si en nuestro obrar actuáramos con rectitud de intención, buscando la voluntad de Dios, muchos de nuestros problemas de ahora no alcanzarían el grado de "problema", serían "inconvenientes" o "pequeños imprevistos".

En nuestro trato con los demás debemos ser comprensivos, que los demás se sientan con confianza para que les ayudemos a solventar sus "problemas". En la medida que nuestros amigos vean en nosotros personas de criterio, que somos coherentes siendo nuestro vivir de acuerdo a nuestro pensar, que estamos alegres, que somos trabajadores. Si lo ven en nosotros, estaremos siendo verdaderamente buenos instrumentos de Dios. Como el bisturí en manos del cirujano.

Es necesario que tomemos fuerza. Esta la encontraremos en los Sacramentos y en la oración. La Iglesia tiene muchos caminos a elegir, cada uno debe encontrar y seguir el suyo, pero TODOS tienen estos medios: encuentro personal e íntimo con el Señor. Encontrar y acudir también a Santa María y a San José, aprovechemos su ascendencia sobre el Señor para conseguir, si Dios quiere, aquello que nos ayude para avanzar en nuestro caminar.

Por fin encontré el punto que buscaba (¡gracias Daniel!):

Un secreto. —Un secreto, a voces: estas crisis mundiales son crisis de santos.

—Dios quiere un puñado de hombres "suyos" en cada actividad humana. —Después… "pax Christi in regno Christi" —la paz de Cristo en el reino de Cristo. (Camino, punto 301).
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *